Algunos telecentros provinciales tienen su génesis en las televisoras fundadas en los años 50 pasados.

El tiempo, la ausencia de investigación y la superficialidad en el abordaje de los contenidos de algunos reportajes y coberturas periodísticas, pueden generar la ignorancia e incluso la distorsión de los sucesos históricos.

Este fenómeno se evidencia en la trayectoria de los actuales telecentros provinciales, ubicados en las que fueron las originales cinco provincias no habaneras.

El desarrollo de la televisión fundacional cubana en los años 50 pasados, lo predeterminaron diversas condiciones objetivas:

 

  • Cada empresa propietaria de radioemisoras o televisoras, corría con los costos de construccción y gestión de la infraestructura tecnológica que enlazaba zonas lejanas.1
  • Nuestra configuración geográfica alargada y la tecnología de transmisión de la época implicaban altas erogaciones en redes de enlace.
  • Las primeras televisoras se ubicaron en provincias con mayor desarrollo económico y poder adquisitivo para garantizar la inversión de las firmas productoras de bienes de consumo y servicios, las publicitarias y las propias empresas mediáticas.

Camagüey: Provincia central del país2, con gran auge agrícola-ganadero. Una de las primeras villas coloniales:

1) El sábado 8 de diciembre de 1951 -menos de un año después de inaugurar su planta habanera- CMQ TV3 funda allí la primera televisora radicada en otra provincia.

Como no existían aún las redes de microondas, aplicó una modalidad sui generis: Las copias fílmicas de los programas4 estrenados en La Habana, se emitieron allí dos o tres días después de manera diferida, alcanzando la cobertura de su transmisor.

2) El 19 de febrero de 1959 se inaugura TV Camagüey, la única planta de video de nuestra radiodifusión comercial, creada con capital y gestión local independiente a los consorcios mediáticos capitalinos.

Allí se presenta el Comandante Camilo Cienfuegos, uno de los máximos líderes revolucionarios, que avanza con el Ejército Rebelde hacia La Habana. 5

Desde 1962, el otrora Instituto Cubano de Radiodifusión asume los objetivos del servicio público y se propuso: extender las señales hacia las zonas de silencio electrónico por razones mercantiles, concentrar el sistema televisivo disperso, disolver algunas plantas6 y redistribuir su tecnología a escala nacional.  

Santiago de Cuba: Nuestra segunda villa colonial, capital de la gigantesca provincia de Oriente, la segunda ciudad en importancia económica, social y cultural del país y entonces, la más oriental.

El 28 de abril de 1952, estrena su filial de la cadena CMQ TV.

Allí, en los años sesenta, surgió Tele Rebelde, primera cadena regional con planta matriz fuera de La Habana, de notable gestión fundacional. Posteriormente se disolvió para dar paso al telecentro Teleturquino, de cobertura provincial.  

Villa Clara: Situada en el centro del país, como capital de la provincia de Santa Clara. Era el eslabón clave en el intercambio mercantil de la nación.  

En la noche del 2 de enero de 1953, CMQ TV inaugura su filial y realiza el primer enlace televisivo interprovincial, a través de redes de microondas entre La Habana y una provincia distante, al transmitir en tiempo real el partido de béisbol celebrado en el habanero estadio del Cerro.

Matanzas: Provincia colindante con La Habana, que gracias a la potencia de transmision de la casa matriz de CMQ TV, permitió ver en ese momento dicho partido de béisbol.

Para 1956, las cadenas de televisión del Canal 6 (CMQ TV), Canal 4 (Televisión Nacional) y Canal 2 (Telemundo) avanzaban en la construcción de la red de microondas7 e incrementaban sus filiales en los núcleos urbanos más relevantes.

Holguín: El 17 de febrero de 1958, desde La loma de la Cruz, se inaugura la última filial de CMQ TV en Cuba.

El primero de enero de 1959, La caravana de la Libertad hizo escala en Villa Clara -donde coexistían las filiales televisivas de CMQ y Telemundo. Esta última, con la única tecnología capaz de enviar señales en ambos sentidos. Así se realizó y difundió la primera entrevista televisiva de 1959, a Fidel Castro, líder de la Revolución.

Pinar del Río:8 La más occidental y con menor poder adquisitivo. Sostenía una polémica en la prensa con los dueños de CMQ TV, por no extender hasta allí la televisión.  

Esta historia nos enorgullece. Gracias a ella, cubanos residentes en varias provincias conocieron y vieron televisión, incluso antes que en España, y la extensión progresiva de su recepción configuró una de las prácticas culturales de la cotidianidad más importante de nuestros ciudadanos.

Nuestra televisión es una sola: la de los años 50, con sus objetivos comerciales, y la iniciada en los 60, con los de servicio público.

Ignorar parte de esta trayectoria no solo mutila una historia mediática de alto valor simbólico y trascendencia histórica, comunicativa y cultural, es una práctica reduccionista malsana que atenta contra nuestra identidad.

Por encima de las diferencias entre sistemas económicos, políticos y sociales, está el patrimonio de la nación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#1 Susana Penley 29-12-2016 12:56
Es posible obtener el correo electrónico de Mayra Cue Sierra?

Muy agradecida,
Susana