Al pensar en ella, la primera imagen nos trae a la cubana genuina, llena de vida, que no se cansa de expresar sus argumentos con agudeza, pero certera, contra lo que estima es incorrecto. Al pensar en ella, se le imagina siempre alegre, optimista, combatiente, madre, abuela, amiga …

Por todas sus virtudes se hace difícil pensar que ya no está más, porque simplemente se nos va un día lluvioso de octubre, con sus lúcidos 87 años repletos de sueños.

Un premio merecido al amor

¡Qué alegría! Es 24 de octubre de 2014, 51 aniversario de la Televisión Cubana, cuando recibe el PREMIO NACIONAL DE TELEVISION. Y es que Mirta Muñiz Egea, es fundadora de este importante medio de masas, por partida doble. Primero en ocasión de la salida al aire del canal 4 Unión Radio Televisión en 1950 y más tarde su trabajo en las empresas de televisión y de publicidad nacionalizadas, que devino en la fundación del Instituto Cubano de Radio y Televisión, el 24 de mayo de 1962.

Y allí, en el solemne escenario del Memorial José Martí, en Ciudad de la Habana, está una feliz Mirta, que extremadamente emocionada, lo que es difícil en ella, según sus propias palabras, contempla rodeada de compañeros y amigos que ella invita, el breve documental donde narra aspectos imborrables de su paso por la Radio, primero, y más tarde por la Televisión.

Por su acercamiento adolescente aún, primero al ambiente radial de los años cuarenta, y después a la televisión, mucho antes de salir la primera imagen al aire, suponemos que inmediatamente se gana el sobrenombre de la primita del destacado actor Eduardo Egea Muñiz, su primo hermano por partida doble.

Y es que Mirta, deseosa ya de comenzar a trabajar y como joven inquieta por conocer el mundo del arte por dentro, acompaña a su primo, unos años mayor que ella, a las emisoras donde Bebo, como le dicen cariñosamente familiares y amigos, labora desde Difusión OShea, la Cadena Azul, hasta llegar al Circuito CMQ, la empresa que se impone desde que llegan los hermanos Mestre, en los albores de los cuarenta hasta convertirse en el enclave de radio y televisión más importante del país.

Así comienza su aprendizaje, primero los secretos de la Radio, con uno de los grandes maestros, nuestro primer novelista Alejo Carpentier, quién tiene varios programas en emisoras como Radiodifusión OShea, Radio Salas, la CMZ, Cadena Azul y el Circuito CMQ,

Al recordar estos momentos del primer lustro de los años 40, Mirta me dice:

---En la CMQ, Carpentier tenía un programa que se llamaba Los dramas de la guerra, sobre los hechos de la segunda guerra mundial. Un día, Bebo le pidió a Carpentier que me permitiera estar en el estudio.
A partir de ahí se convirtió en mi maestro. Aprendí mucho de él, porque no solo escribía, también musicalizaba sus programas.—

Más tarde Mirta comienza a trabajar de forma remunerada en Unión Radio, emisora que también está en la calle Prado. Primero la contratan como secretaria del dueño: Gaspar Pumarejo. Pero como le interesa sobre todo la creación radial, llega más temprano. De esa forma va a los estudios a disfrutar de la dirección de gente como Roberto Garriga, que le aporta mucho desde el punto de vista del uso de la técnica, de los planos, la colocación ante el micrófono, la utilización de la música en función del texto.

-- Ante todo debo decirte que soy totalmente autodidacta. Eso sí, todo me interesaba a mi alrededor. Yendo a la cabina, escuchando a todo el que me podía aportar algo interesante. Un día hubo que poner un disco, y yo lo puse. Un día hubo que operar un control de audio y yo me arriesgué. Y así fui aprendiendo de todo y por el camino hacía las cartas y los papeles de Pumarejo. Como era una emisora chiquitica, teníamos que hacer de todo---.

Y llega para ella el momento deseado: ser artista de la Radio. Así me lo cuenta:

---En Unión Radio yo escribía los comerciales para la pelota, ya que en esa época no estaban desarrolladas las agencias de publicidad como sucedió después. Preparaba los libros para los narradores y comentaristas Felo Ramírez, René Molina y Alberto Gandero. También empecé a dirigir algunos programas menores de música. Así continué avanzando en la dirección que era lo que más interesaba y llegué a dirigir la novela de las 8:00.--

En Unión Radio, la sorprende la llegada prematura de la televisión, el canal 4 Unión Radio Televisión, que inaugura Gaspar Pumarejo, el 24 de octubre de 1950. A Mirta hay que considerarla entre los primeros fundadores de la Televisión en Cuba, porque participa destacadamente desde muy temprano. Veamos como lo cuenta:

--- Serví de traductora para la compra de los equipos de la RCA Víctor, reunión que se hizo en el restaurante El patio, que estaba en Prado. Se negoció traer equipos desactivados de una emisora de televisión de Estados Unidos para montar la televisión antes que Goar Mestre--.

Al triunfo de la Revolución, Mirta integra el grupo de compañeros que se hacen cargo en CMQ de garantizar las transmisiones con una programación especial, de radio y televisión, para llevar a todo el país el gran acontecimiento, desde el acto en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, en la madrugada del día 2 de enero, hasta el recorrido y la entrada triunfal de Fidel a la Habana, que culmina con el acto en el otrora Cuartel de la tiranía en Columbia. Esta fue la primera gran cadena nacional de la libertad, porque poco a poco emisoras del interior y de la Habana y los radioaficionados se suman a la transmisión de forma espontánea.

En los primeros meses de 1959, se produce la intervención del Canal 12, primera emisora de televisión nacionalizada, donde Batista también tenía intereses. Y allí está Mirta Muñiz al frente del área comercial.

Incursiona anteriormente en las publicitarias que comienzan a abrirse paso en los años cincuenta. Entra en McCann-Erickson y llega a ser jefe de radio y televisión en esta agencia que tiene mucha influencia. Allí está hasta después del triunfo de la Revolución. Es la interventora de todas las agencias de publicad que hay, en la medida que sus dueños abandonan el país. Las más importantes Crusellas y Sabatés.

Sabatés subsidiaria de Procter and Gamble y Crusellas de la Colgate-Palmolive Peet. Estas empresas tienen mucha importancia e influencia en la radio y la televisión porque no solo ponen los comerciales en los programas. Ellas hacen los programas. Solo Crusellas ocupa el sesenta por ciento del tiempo de la CMQ. Y los artistas que trabajan allí no son artistas de CMQ, son de Crusellas y Compañía.

Cuando se interviene la CMQ, el 12 de septiembre de 1960, a Mirta le asignan el departamento de ventas de publicidad, el que asume sin dejar su responsabilidad al frente de las publicitarias intervenidas, hasta el 27 de marzo de 196l que se suprimen los comerciales en la radio y la televisión.

Y cuando el 15 de diciembre de 1960, se produce el incendio brutal para destruir el Circuito de Radio y Televisión de la CMQ, el mayor del país, entre los heroicos trabajadores, técnicos y dirigentes, está en primera línea Mirta Muñiz, para enarbolar la consigna: Pero seguimos en el aire. Viva Cuba.

Entre las grandes hazañas de la Patria, la Campaña de Alfabetización y ella dedica su mejor empeño al gran éxito. Así habla sobre esta experiencia:

---A finales de 1960 me dieron indicaciones y comienzo a ayudar en el plan de publicidad que había que desarrollar.--

--- Recuerdo que nos reunimos Eduardo Saborit, el Indio Naborí, Celia Torriente y yo para hacer un himno. Cada uno aportó una frase que Saborit le dio forma y le creó la música. Así surgió el Himno de la Alfabetización que fue aprobado y después hicimos la estructura de la campaña. Se logró una concientización de todo el pueblo. Y en ello tuvo mucho que ver el diseño de la campaña que se hizo por todos los medios gráficos, radiales y televisivos.---.

Como fundadora del Instituto Cubano de Radiodifusión, el 24 de mayo de 1962, es primero Jefa de Divulgación del nuevo organismo, después jefa de los programas infantiles y más tarde de la programación dramática de la televisión, Imposible no recordar que es Mirta la que aporta las ideas para llevar al aire dos programas emblemáticos para la niñez: Tía Tata cuenta cuentos y Amigo y sus amiguitos, que se mantienen más de 20 años en el aire.

También dirige algunos Teatro ICR. Destacar el primer largo metraje de cine para la televisión que dirigen Amaury Pérez y Mirta Muñiz. Es la obra Yerma, de Lorca, protagonizada por Consuelo Vidal y Sergio Corrieri. Además trabajan, entre otros, Erdwin Fernández, Parmenia Silva, Cristy Domínguez, con más de tres horas de duración. Así lo recuerda:

---Lo estábamos ensayando para Teatro ICR pero cuando Marcos Behmaras vio el ensayo sugirió que lo filmáramos y le pidió ayuda a Ñico Ruiz, camarógrafo de los incipientes Estudios Cinematográficos del ICR. Desocupamos un estudio del Focsa. Después se buscó una locación en el Río Almendares para la escena de las lavanderas. En total aquella realización desde la idea, la filmación, la edición y la musicalización, hasta el día que se puso en pantalla demoró solo treinta y un días.

--Esta película se pasó en la Cinemateca, como un logro de la televisión. Por el nivel con que fue realizada y por el valor de haber sido la primera película hecha por la televisión con recursos mínimos.---

Mirta permanece físicamente en la Televisión Cubana hasta 1969, ocasión que se le designa para ocuparse de la divulgación de la zafra azucarera de ese año y el gran proyecto de los diez millones en 1970.

Más tarde se dedica a escribir. Entre, los valiosos títulos se destacan Rendir montañas y amasar estrellas, Publicidad, mito y realidad en el socialismo, El pan cierto de cada día… Y una obra maestra, Mi profesión a debate.

Todo ello sin abandonar esa gran pasión que siente por diseñar campañas de publicidad, gran reto que acepta, para siempre salir airosa. Pero con su aguda mirada hacia la pantalla chiquita. Por eso no se extraña cuando al hacer una profesión de fe, diga la frase sincera y simbólica --- Yo amo a la Televisión---

Comparte en las redes sociales




 

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.