Reconocida como una respetable profesional de la publicidad, Mirta Muñiz estuvo en el núcleo fundador de la televisión cubana hace 60 años.

Fue también protagonista de la transformación del poderoso medio a partir de 1959. Trabajó haciendo de todo, desde secretaria hasta directora de programas, durante dos décadas. Le entregó prácticamente toda su juventud, por eso tal vez confiesa sin ambages el sincero amor que le profesa al mundo que enseña y esconde la pequeña pantalla.