0
0
0
s2sdefault

El 24 de Octubre es el aniversario de la inauguración oficial del primer canal de Televisión que estableció las operaciones regulares de transmisión de sus señales en Cuba. Con ello nuestro país, junto a México y Brasil en ese mismo trimestre de 1950, integró la trilogía fundadora.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

La descomunal significación comunicativa y cultural que la televisión ha tenido para la sociedad cubana rebasa con creces el marco de esta reflexión.

Su etapa fundacional incidió ineludiblemente en su desarrollo ulterior y devino  fenómeno y proceso comunicativo peculiar y de gran complejidad, que  interrelacionó dialécticamente múltiples ámbitos de la sociedad cubana y ha mantenido --desde entonces ininterrumpidamente-- la señal de la televisión en el aire, gestión en la que se gestaron y  gestan cada día;  muchos de los saberes, modos de hacer, valores y estéticas que hoy atesoran y renuevan las nuevas generaciones en una cultura televisiva de larga data expresada, entre otros en los productos que crearon y también en aquellos quienes devinieron, ya para siempre, los receptores de su programación.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

La historia quiso que una de las televisoras mas jóvenes de nuestro país, radicara en el sitio dónde operó la primera planta televisiva cubana (UNION RADIO TELEVISION, Canal-4), inaugurada el 24 de Octubre de 1950; hermanadas en un quehacer continuo de 56 años de producción y emisión de Televisión en Cuba, pero también en una gestión fundacional común pero muy diferenciada.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

En 1959, el sistema televisivo cubano se caracterizaba por una propiedad atomizada de las televisoras pertenecientes a diversos propietarios y empresas con fines comerciales que operaban, mayoritariamente, plantas con un equipamiento de segunda mano obtenido en su etapa fundacional que ya evidenciaba su obsolescencia.

Mientras diversificaban su programación, la cobertura de sus señales, era marcada por el modelo comercial, que privilegiaba el mercado habanero y las capitales de provincias donde se asentaba la población cubana con mayor poder adquisitivo, factor gestor del consumo de bienes de consumo promovido por la Comunicación Comercial en sus más diversas disciplinas.

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más