Informaciones

 El espacio Comunicar TV acogió el debate acerca de aspectos de las propuestas de verano, analizadas desde su posible variedad, carácter inclusivo y dinamismo

El espacio habitual Comunicar TV, como cada martes, llegó este 17 de octubre de 2017 con propuestas novedosas para motivar el debate con su público. En esta edición colocó en el tintero la valoración de aspectos negativos y positivos de la programación de verano de la Televisión Cubana en su generalidad.

Los que decidieron disponer del tiempo de su rutina diaria para llegarse hasta el Salón de Mayo en el Pabellón Cuba, no vieron en vano su esfuerzo. Se gestó un debate profundo con diversos criterios que valoraron cada estreno receptado en las pantallas de los hogares cubanos.

            “Tensión y cansancio” me respondió Mirta Muñiz Egea cuando le pregunté sobre lo que sentía el primer día que se transmitió la televisión en Cuba.  Y  me dijo que si era consciente de aquel hecho “ese día fue el resultado de muchas jornadas de trabajo desde que serví de intérprete a Gaspar Pumarejo con dirigentes de la RCA Víctor y Humara y Lastra, sus representantes en Cuba,  para la adquisición de los equipos hasta cuando el mismo primer día nos preguntamos quien nos iba a ver, porque aún no había muchos televisores en las casas y yo propuse coordinar con las tiendas para ponerlos en las vidrieras y mantenerlos encendidos. Fue muy hermoso ver como la gente disfrutaba por primera vez la televisión. Además, Pumarejo se encargó de hacérnoslo entender cuando nos reunió el día antes y entregó a todos y cada uno de los que trabajábamos una carta bien importante, asignando tareas a cada uno. Te copio un párrafo: “Agradezco anticipadamente desde lo más profundo de mi alma, la cooperación que me brinden mañana, día señaladísimo en los anales no sólo de la historia de Unión Radio y Unión Radio Televisión, sino en la historia de Cuba, ya que nos cabe la gloria de haber sido los primeros en incorporar nuestra patria al más moderno invento de nuestra época.” Tengo la carta en mi poder con la organización y la asignación de tareas. Nombres de actrices como Raquel Revuelta, periodistas como Juan Emilio Friguls, locutores como Roberto Canela, entre otros que aparecen en esas listas que son realmente  los verdaderos fundadores  de la televisión en Cuba.”

              Ella bajó del avión junto con los equipos que se encargarían de lanzar la primera señal televisiva. Ese solo hecho bastaría para que el nombre de Mirta estuviera en la historia de los medios de comunicación en Cuba. Pero ella hizo mucho más: trabajando en CMQ puso a disposición del Che el poderoso instrumento de divulgación: “Llamé al Che a La Cabaña y le dije que teníamos CMQ en las manos. Preguntó si poseíamos planta, si era posible comunicarse con Fidel. Esto fue imposible, pues él ya había iniciado su recorrido hacia la capital.[ (…)Che dijo que Fidel venía para Columbia y dio indicaciones. Por eso se pudo grabar su entrada triunfal a La Habana y quedó guardado para la historia aquel discurso famoso de… ‘¿voy bien, Camilo?’. CMQ estuvo al aire 24 horas diarias durante toda una semana, desde el 1º hasta el 8 de enero. (…) Teníamos que hacer algo para que los medios, todavía en manos de los dueños, reflejaran lo que estaba ocurriendo.”

Mar, un poco de calor en la mañana, lluvia en  la tarde y un  ambiente familiar reinaron este último sábado en el Círculo Social Obrero Armando Mestre (Ferrtero) del municipio Playa, lugar escogido para celebrar el primer aniversario del club de seguidores del Canal Habana.

Baby Herrera, su presidenta es una incansable trabajadora que aúna voluntades para conseguir  más números de miembros de ese grupo de personas que se adhieren a los amigos del canal capitalino. La alegre líder de seguidores ha conseguido reunirse con sus huestes en el Club Karachi y en ese empeño Sunais García, es su brazo derecho desde el departamento de comunicación de la señal televisiva.

Bajo la premisa del legado de Fidel, de que “La cultura es escudo y espada de la nación”, hoy fue entregada la Distinción por la Cultura Nacional al camarógrafo Antonio Gómez, “El Loquillo”, en una cita que tuvo lugar en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), con la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura.

Durante la reunión de intercambio de experiencias acerca del accionar de la Radio y TV antes, durante y después del paso del huracán Irma, Nereida López Labrada, Secretaria General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC), dio lectura al documento que refleja el otorgamiento de tan importante distinción.