Está claro que a Sonando en Cuba (Cubavisión, domingos, 8:30 p.m.) no le faltan detractores, mucha gente ve en la producción de RTV solo la copia de los concursos devenidos reality shows que suelen presentar tantos canales “de afuera”. Y sí, bien mirado el programa que dirige Rudy Mora tiene muchos puntos en común con esas propuestas, tanto desde el punto de vista formal como desde la concepción misma de la competencia. Pero la pregunta es: ¿quién ideó el formato? ¿Alguien puede alegar derechos de exclusividad? Sonando en Cuba tiene que ver, claro, con American Idol y Operación Triunfo; pero también con La Suprema Corte del Arte y más recientemente Todo el mundo canta, que fueron programas muy cubanos.

 

Convengamos en que nuestro público (que por medios alternativos ve hace rato programas extranjeros por ese estilo) estaba reclamando hacía mucho un concurso para nuevos talentos de la música. Se imponía, no se puede vivir de espaldas a esquemas de consumo establecidos. Sonando… es una propuesta más que digna, que de muchas maneras renueva la estancada visualidad de casi todos los musicales de nuestra televisión. Aquí, es evidente, hay un sentido del espectáculo que no abunda.

La apuesta por la música popular bailable cubana es un acierto, aunque el espectro parece estrecho: también contamos con una rica tradición en la canción, por ejemplo; contemplar esa vertiente hubiera sido excelente. Pero al menos aquí se hace honor al gran patrimonio nacional, y esa ya es una apuesta respetable. A Sonando en Cuba habrá que dedicarle más espacio en estas páginas. Apuntemos, eso sí, dos puntos polémicos: Aunque en las últimas entregas se ha ganado tiempo en la edición, todavía hay más parafernalia de la cuenta antes del pollo del arroz con pollo, o sea, la interpretación de los concursantes. Demasiadas entrevistas, castings, carreteras, pruebas de cámara…

Haría falta más música y menos crónica. Y segundo: la estructura para la calificación puede llegar a ser injusta. Con esa decisión de que cada día pasen dos y no clasifiquen dos puede darse el caso (y se ha dado) de que un día se quede fuera alguien que hubiera recibido más puntos que los clasificados de jornadas anteriores. Mejor hubiera sido que compitieran todos contra todos. Pero demos tiempo, a Sonando

Tomado de TRABAJADORES

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

+1 #3 jose silva barrueco 07-10-2015 15:57
no soy critico de arte y menos musico ,y sin regionalismos tampoco hablando, pero solo hay q tener oreja fina para saber q fue una injusticia... ella sabe q no se lo mrece..el son nacio en stgo y ese premio sin duda era de stgo pero bueno (ellos son los que supuestamente saben)....
+1 #2 MFR 07-10-2015 12:29
El programa está muy bueno, es lo mejor que se puede ver en la Tv, así se captan prestigiosas artistas que andan ambulando sin saber sus méritos y logros. Hay que ser rasonable, no importa si estamos copiando o tomando ideas de otros programas lo que hace falta es que se mantenga en vivo SONANDO EN CUBA, recuerdo el programa PARA BAILAR, de ahí salieron buenos bailadores igual de TODO EL MUNDO CANTA, que siga el animador y el jurado que han sido muy justos. felicidades al programa y a Karen.
+1 #1 Bravo 06-10-2015 16:39
buen articulo, no se de que se quejan los que dicen fue muna copia, acaso ¿La Voz ya sea kids o adulta no son todas iguales sin importar el pais? entonces por qué Cuba vive en ese mudo donde no lo pueden hacer igual? si al final el objetivo es el mismo, mi criterio es que por quererlo hacer tan diferente lo que hicieron no sirvió, con el mayor respeto, es hora de que dejen "eso" a un lado y le den al televidente lo que desea y si no hay recursos (q no es lo q hace falta) que hagan tv privada a ver si asi salimos del bache en que se han metido... por no ser iguales