Tras 55 años al aire, Palmas y Cañas todavía se mantiene con índices de audiencias favorables, según resultados de investigaciones ofrecidos en el espacio de debate Comunicar TV

En homenaje a los 55 años de permanencia en el gusto de una parte de la población a nivel nacional, Palmas y Cañas sigue moviendo sentimientos de cada uno de los que se planificaron llegar hasta el Salón de Mayo del Pabellón Cuba y participar en el espacio de debate Comunicar TV.

Como siempre, a las 4:00 p.m. inició el intercambio donde los participantes expresaron, frente a parte del colectivo invitado, lo que pensaron y  las sugerencias que desde sus perspectivas pueden aportar para que un mejor producto audiovisual salga en la pantalla.

En presencia de José Miguel Mena, director del espacio hace 19 años; Alina Medina e Isabel Troncos, asistentes de dirección; Magaly Hernández, productora; Malbyn González, productora de rodaje, así como su conductor José Mejías Osorio, una joven de 25 años les confesó que le agradece haber crecido con el programa y dijo "sentirse orgullosa de ser campesina".

"Como cubano en el contexto actual que vive la sociedad debemos pensar qué podemos hacer para mejorar nuestra televisión", fue el criterio inicial que emitiera uno de los televidentes que participa con asiduidad en este espacio de vital importancia para nuestro medio de comunicación.

Una profesora de la Universidad del Adulto Mayor sugirió que “se debe buscar valores para motivar a los niños, llevarlos para que se enfrenten a los adultos en las competencias de controversias. No solo deben buscar a niños en los campos sino en las ciudades”.

Asistió al encuentro Leonardo Laguardia, Secretario de la Música Campesina de la Empresa de la Música Antonio María Romeu, quien agradeció la realización del Concurso Eduardo Saborit, donde “se cantó la décima como se canta, con sentimiento”.

Resaltó que “deben revisar que los dictámenes del jurado le den el premio al que reúne las condiciones, dejando atrás el amiguismo y otras desidias. Se pueden hacer cosas pero sin recursos es bien difícil.

“Si la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) está auspiciando la Escuela de la Décima en los niños, creo que ellos deben asistir al programa una o dos veces al mes”, agregó Laguardia.

Otra de las sugerencias de los televidentes está relacionada con la presencia de Palmas y Cañas en las redes sociales.

En el intercambio con el colectivo de realización y su público, José Miguel Mena resaltó que “el apoyo institucional para ello es fundamental pues rige una política que garantiza que las cosas y las gestiones salgas con mayor calidad, desde siempre el programa ha carecido de este acompañamiento. A nuestro programa lo apoyan por compromiso no de corazón”.

El realizador agregó: “Nosotros a veces adolecemos de eso, de mostrar nuestras raíces a todo el mundo. Por la radio no se pone la música campesina”.  

Mena comentó jocosamente que “cuando comenzó en la dirección del programa las personas iban vestidos no de la mejor manera. Me costó trabajo defender una cultura al vestir y si resaltamos los valores de cubanía en el programa pues se debe venir en guayabera, pantalón de vestir y zapatos. Al final somos elogiados por la elegancia de nuestro colectivo”.

Además puntualizó: “Tenemos un reto cada domingo, hacemos un programa donde se sienten gratificados y donde se siente a Cuba”.

El locutor José Mejías Osorio resaltó que “Fidel siempre tuvo una admiración muy grande por la música campesina. Los primeros que deben defender este género son los propios hacedores de esta música. La televisión cubana debe darse cuenta que Palmas y Cañas pertenece a su programación”.

Otro de los criterios que generó debate está relacionado con la inserción de la música mexicana en el espacio. En ese sentido Mena explicó en la parte oriental del país esta música es tan escuchada como la campesina, es por ello que quisieron representar a la región con la incorporación de agrupaciones Mariachis.

A modo de conclusión, Vanesa Martínez, del Centro de Investigaciones Sociales del Instituto Cubano de Radio y Televisión, comentó que como parte de los resultados de audiencia “el programa sigue manteniendo los índices favorables, aun en momentos en que la programación del domingo en la tarde no sea de la preferencia de la población en general”.

Explicó que “es visto muy poco en La Habana y más en las capitales de provincia. Los que más los ven son personas de 30 años en lo adelante”.

Recomendó la especialista que “deben mantenerse siempre activos, satisfacer a su público meta y no envejecer nunca”.

Comparte en las redes sociales

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

+1 #4 Bárbara Orta Arango 28-11-2017 09:19
Recuerden que como dice la canción, lo bueno no pasa, se queda siempre.
#3 avb 27-11-2017 23:23
"Es muy poco visto..." no entiendo la secretividad del rating. ¿Eso no tiene expresión numérica? Como ese, otros datos que no se pueden obtener ni cuando escribes para medios establecidos como Trabajadores o Cubasí.
-1 #2 avb 27-11-2017 23:22
'¿Otras sugerencias de los televidentes?' Si la vista no engaña conté seis personas entre el público y siete en la mesa. ¿Se puede tomar en serio el encuentro?
#1 La viejuca 27-11-2017 12:37
Palmas y cañas es preferidos por el campesino cubano y descendieres de campesino. y no de mas de 30 años, este sector de la población es el único que ve y disfruta este programa campesino,