La filmación del popular programa de la Televisión Cubana Entre amigos —tradicionalmente grabado en los estudios de la TV— en el acogedor club El Gato Tuerto, situado a pocos metros del Malecón y muy cerca de la plaza de La Piragua, propició un cambio de imagen a ese espacio.

La «mudanza» atrajo el interés de la teleaudiencia, que conoció —o rememoró— la significación de este sitio en la historia del bolero y del filin en Cuba.

Por el pequeño y acogedor escenario de este centro pasaron los más célebres cultivadores de esos géneros, tales como Elena Burke, Omara Portuondo, Moraima Secada, José Antonio Méndez y César Portillo de la Luz, entre otros muchos.

Considerado como uno de los diez mejores lugares nocturnos de la capital, fundado en el año 1960, en la barriada de El Vedado, y devenido emblema de la vida artística y cultural en las cálidas noches de esa porción costera del Caribe insular, fue seleccionado, con acierto y palmas de los espectadores, para realizar durante el verano el popular espacio Entre amigos, fruto de una idea de dos reconocidos: Julio Pulido y Acanda, para, además, homenajear a La Habana ante el advenimiento de su aniversario 500.

Figuras de la talla de Gabriel García Márquez, Virgilio Piñera, Cheo Feliciano, Miguel Barnet, Héctor Quintero —uno de los animadores, cuya voz grabada aún da la bienvenida a los visitantes— y Pablo Armando Fernández, igualmente frecuentaron este establecimiento inaugurado el 31 de agosto de 1960, sobre la base de un proyecto de Felito Ayón, también creador de La Bodeguita del Medio en la década de 1950, animador cultural e impresor, quien tuvo a su cargo la primera edición del poema Elegía a Jesús Menéndez (1951), de Nicolás Guillén, el Poeta Nacional, de quien también publicó la Elegía a Jacques Roumain en el cielo de Haití (1948).

 Asimismo, en el Gato Tuerto se rememora al argentino Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón mundial de Fórmula 1, quien fue secuestrado por jóvenes del Movimiento 26-7 durante su viaje a Cuba en el año 1958 para participar en el Segundo Grand Prix.

Sede de exposiciones —en el restaurante que radica en la planta alta— de reconocidos pintores como Nelson Domínguez, Maikel Herrera, Jesús Lara y Zaida del Río, además de infinidad de jóvenes creadores, en el año 2001 en ese centro se realizó el bolero más largo del mundo, con una duración de cinco días ininterrumpidos y la participación de 498 cantantes, proeza sin precedentes en la música internacional en la que se interpretaron dos mil 175 temas, para constituir un récord Guinness.

En los últimos años, bajo la dirección artística del experimentado colega y cronista Julio Acanda, el escenario del seductor club ha acogido a connotadas figuras de la música cubana, en diversidad de géneros y estilos, entre ellos Migdalia Echevarría, Raquel Hernández, Félix Bernal, La Santiaguera, Vocal Retro, Carlos Vargas, Antonio Lascano, Alexis Rivero, Reynaldo Campoalegre, Osdalgia, Freddy Vera, Ana M. Pedraza y María de Jesús, quienes conformaron los elencos invitados a las diferentes grabaciones de Entre amigos, además de otros especialmente convidados, como el reconocido saxofonista César López, el quinteto de vientos MN, de Bayamo, y distintas variedades del Circo Nacional de Cuba.

Bajo el profesional desempeño de Julio Acanda en la conducción del programa, dirigido por el maestro Julio Pulido, célebres expertos en la realización de musicales para la Televisión, concibieron la idea de hacer «pases» a simbólicos lugares de La Habana, en los que prestigiosos locutores, animadores o actores, como Marino Luzardo, Diana Rosa Suárez, Alden Night, Mario Aguirre, Paula Alí, Joan Cabrisas y Ariana Álvarez, entre otros, dialogaron con los televidentes sobre la historia y la cultura de estos, bajo la producción de la amigable comunicadora Malú Bacallao.

Entre amigos en El Gato Tuerto, cuyo tema de presentación para este verano fue de Ernesto Blanco, constituye una loable iniciativa acogida por la Televisión Cubana que no solo propició acercar a los espectadores, desde su hogar, a este característico lugar, sino, además, disfrutar de la música de reconocidos exponentes del pentagrama nacional, en tanto conocer algo de la historia y la herencia cultural de varios sitios significativos de la capital. Enhorabuena para su equipo de realización, integrado, además, por Miguel A. Izquierdo (director de post-producción), Mandy Rodríguez (productor general), María Luisa Muzaurieta (primera asistente de dirección) y Leticia Álvarez (directora asistente), entre otros.

Comentarios   

#2 habanero1971 20-09-2018 15:23
Comparto totalmente el criterio de la comentarista 1 (Amelia). Indiscutiblemen te el “periodista”, trató de tirarle tremendo salve al programa por las críticas de la PERIODISTA Paquita en días recientes en su sección La Columna, evidentemente debe ser socio de J. Pulido y J. Acanda, que clase de falta de ética!!!. El programa está fuera de código y fuera de todo, además ninguno de los invitados (o mejor la mayoría tanto los del gato como los trasmitidos en estudio de tv), son rostros ya calcinados por el tiempo, que para un cabaret ok, o para una descarga intima con amigos y familiares en sus casas ok; pero para televisión no. Si no lo pueden quitar por motivos de “fuerza mayor” pues déjenlo en horario de la madrugada, pero jamás en un horario estelar, pero creo que no sea la solución. Con periodistas como éste la TV Cubana y sobre todo Cubavisión, va a seguir por los siglos de los siglos en el estancamiento y fanguero en que se encuentra….ahh y toda esa clase de historia sobre el gato tuerto esta fuera de contexto, pero bueno es parte de toda la muela y el montaje del objetivo del reportaje; al televidente no le interesa tanto la historieta del lugar como el recibir un programa con códigos modernos y en correspondencia con la tendencia del mundo, ese estilo de programa para la década del 70 u 80 era lo máximo pero para el añ0 18 del siglo XXI, es una momia o mejor UNA RIDICULEZ.
Reportar al moderador
#1 Amelia 19-09-2018 20:49
Estimado periodista, ¿acaso realmente cree que la puesta en pantalla de este espacio desde El Gato Tuerto funcionó? Porque para nada este resultó un programa atractivo, capaz de atrapar audiencia alguna y las locaciones del "Gato" no resultan para nada acordes a la construcción audiovisual para la tv. Abría que pensar en la iluminación, la composición de los planos, encuadres, etc. Tal vez pudo haber sido una buena idea la de sacar del estudio este programa cuyos añejos códigos no atraen a una teleaudiencia con fuerte competencia audiovisual extranjera, pero, lamentablemente no pasó de eso, tal vez una buena idea. El resultado final, fue fatal. Gracias.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar