Entrevista a Caridad Rodríguez Riverón, bailarina, profesora y coreógrafa del Ballet de la Televisión Cubana durante 45 años y Premio Nacional de Televisión 2009

Conversamos con Caruca, como la conoce todo el mundo, mientras transcurren los ensayos del Ballet de la Televisión Cubana, en uno de los salones del teatro América. Ella, excelente comunicadora, dialoga con mucha fluidez. Menciona sus inicios en el baile a los cinco años, en la Sociedad Artística Gallega.

A los quince años pasa a formar parte del ballet del “Sevillanito” en la TV. Durante su estancia en este grupo danzario, la dirección del medio en esa época lanza una convocatoria para conformar el cuerpo de baile del Ballet de la Televisión Cubana. Ella, por supuesto, aprueba y a partir de ahí comienza su vida profesional. Interesada ampliara su diapasón cultural y estudia canto, ballet y actuación, todo esto le sirvió para continuar superándose en el baile que tanto ama.

Comenzó en el Ballet de la TV Cubana bajo la dirección del maestro y coreógrafo Luis Trápaga y aunque también estuvo vinculada a espectáculos en cabaret, decidió que verdaderamente le gustaba era la televisión. También recibió las enseñanzas de la maestra Cristi Domínguez. Fue solista del Ballet de la TVC  y más tarde formó pareja con Rosendo.

A sus 90 años, la destacada actriz y locutora recibió el Premio Nacional de Televisión 2016.

Siempre es tiempo para un merecido reconocimiento, por eso conversamos en la mañana del 23 de noviembre del 2016 con la acreedora del Premio Nacional de Televisión este año, nuestra querida actriz y locutora Gladys Zurbano Lanza.

(San Nicolás de Bari, 2 de junio de 1926) Actriz.

En 1938, con 12 años, debuta en un programa radial muy gustado en aquella época, La Corte Suprema del Arte.

Durante muchos años toma prestado el segundo apellido de su padre y realiza su labor artística bajo el nombre de Gladys Pinillos.

 Con una vasta obra en la televisión y el cine

Luis Rielo Morejón1 era un niño cenaguero que ayudaba a su padre en el campo sin conocer el Día de reyes, ni la electricidad. Sin embargo, cuando a los nueve años vio El Zorro -en la matiné de cine mudo del batey Horquita-asombró a todos al proclamar: “Cuando yo sea grande, voy a ser artista”.      

En La Habana, desde la década del cuarenta pasado, con solo tercer grado de instrucción, lucha por la subsistencia y se compra una guitarra.

Los años 50 del siglo XX definirán su vida: gasta un tercio de su salario2 en clases interrumpidas cuando le toca leer –con frenillo y falta de fluidez- la poesía de José Martí. Tras veinticuatro horas leyendo en su casa, retorna y lo aceptan.

La operación quirúrgica y el estudio incensante mejoran su dicción y recibe clases de actuación con Enrique Santiesteban3 y Hortensia Gelabert en el Centro Gallego.

 La Premio Nacional de TV, Aurora Pita, regresa a las tablas con una revisión del clásico Romeo y Julieta.

Luego de una versión del clásico de William Shakespeare, Romeo y Julieta, la primerísima actriz Aurora Pita regresa al espacio del teatro El Sótano para protagonizar una nueva mirada de la obra, junto al proyecto teatral La Bernarda.