0
0
0
s2sdefault

En reconocimiento a su trayectoria profesional le fue conferido el Premio Nacional de TV 2017

La historia de la Televisión Cubana está llena de personas y personajes que han mantenido viva su imagen. Una de las personas que tienen mucho que contar al respecto es: Julio Vega Quinteros. 

Este excelente comunicador, en estos días con algunas afecciones de salud,  accedió sin demora al recuento de su trayectoria profesional.

Comenzó a trabajar en 1951 en Unión Radio Canal 4, como dibujante a prueba. Al año siguiente obtuvo la plaza fija de escenógrafo. Tenía 24 años.

Entre 1954 y 1955 laboró en Telemundo Canal 2. Para 1956 pasó a formar parte de  Televisión Nacional S.A. Canal 4. Refiere con mucho cariño la influencia de Garcés Gual, su profesor de Diseño comercial en la Academia Garcés.

Recuerda algunos de sus primeros programas: Clavelito,  y un show llamado Gaby, Fofó y Miliki, con la actuación de unos humoristas españoles que estuvieron varios años en Cuba.

Vega se esfuerza en superarse y deviene camarógrafo. Posteriormente pasa al Canal 2, en P y 23, con Fandiño. Luego de que este abandona el canal, Julio se queda como  responsable de escenografía durante tres años. De esas experiencias menciona El Bar Melódico de Osvaldo Farrés y El Circo en Televisión.

Posteriormente pasa a trabajar con Amadeo Barletta durante tres años. Vuelve a laborar con Pumarejo y el programa que con mayor satisfacción de esa época menciona es: Cocina al Minuto, con Nitza Villapol, que se trasmitía desde la casa de Pumarejo.

De Telemundo se traslada a CMBF Canal 4 para desempeñarse como escenógrafo principal. Allí realizó muchos programas: dramáticos, musicales, infantiles, policiacos, educacionales, políticos, aventuras, novelas. Integró el equipo de realización de varios eventos como el Concurso Adolfo Guzmán y otros. 

Rememora su contribución a la puesta en pantalla de: Historia del Puerto, Mi esposo favorito, Un romance cada jueves (con Raquel Revuelta y Manolo Coego), Tensión, El mundo en que vivimos, La canción cuenta su historia, teatros como La luz que agoniza, Mundo de cristal, Los incendiarios,  Tartufo y varios más. Entre las aventuras refiere Los Mambises, Santa Juana de América, El águila.

Realizó varios seriados  e infantiles como La boda del rey de los gatosAladino y la lámpara maravillosa. También trabajó en programas de participación como el inolvidable ¿Qué traigo aquí?, todavía recordado por muchos, escrito por Enrique Núñez Rodríguez.

Acota que todos esos programas se hacían en vivo. Dice sentirse orgullosos de haber trabajado con los grandes directores: Severino Puente, Ana Lasalle, Antonio Vázquez Gallo, Paco Alfonso, Joaquín M. Condal, y su amigo de siempre, Manolo Rifat, José Ramón Artigas, Sirio Soto, Luciano Mesa, Loly Buján y Mirta González, “que han marcado la calidad de los programas televisivos”.

Fue seleccionado para viajar a Nicaragua y participar en el Primer Festival de la Canción Romántica en el teatro Rubén Darío.

Destaca en su anecdotario el reto de armar “en un santiamén” una escenografía. Cuando ocurrió un incendio en el estudio 11 de TV, preparado para salir al aire en pocas horas, Julio y otros compañeros cargaron con la escenografía para los estudios del FOCSA, donde la armaron en tiempo récord y no hubo que suspender el programa.

Otro de sus triunfos laborales pudo evidenciarse en los terrenos que hoy ocupa la Ciudad Deportiva: una mañana apareció un platillo volador. Curiosos y con un poco de miedo, muchos habaneros se fueron acercando al artefacto gigante, y de momento salieron de su interior la Gran Vedette Rosita Fornés y elenco del programa Mi esposo Favorito. El platillo fue  obra del escenógrafo Julio Vega.

Asimismo trasciende su aporte a la formación de escenógrafos en Nicaragua y Cuba.

Este hombre, que ha sido testigo de la historia de la televisión cubana, ostenta varios premios y condecoraciones otorgados por el Sindicato Nacional de la Cultura, de la Central de Trabajadores de Cuba (por su destacada contribución en el Salón de la Propaganda Gráfica 26 de Julio que dedica el movimiento obrero al XXXI aniversario  del asalto al Moncada). Recibió la Orden por la Cultura Nacional, la condición de Artista de Mérito del Icrt en 2008 y el Premio Nacional de Televisión 2017.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más