0
0
0
s2sdefault

 Con una vasta obra en la televisión y el cine

Luis Rielo Morejón1 era un niño cenaguero que ayudaba a su padre en el campo sin conocer el Día de reyes, ni la electricidad. Sin embargo, cuando a los nueve años vio El Zorro -en la matiné de cine mudo del batey Horquita-asombró a todos al proclamar: “Cuando yo sea grande, voy a ser artista”.      

En La Habana, desde la década del cuarenta pasado, con solo tercer grado de instrucción, lucha por la subsistencia y se compra una guitarra.

Los años 50 del siglo XX definirán su vida: gasta un tercio de su salario2 en clases interrumpidas cuando le toca leer –con frenillo y falta de fluidez- la poesía de José Martí. Tras veinticuatro horas leyendo en su casa, retorna y lo aceptan.

La operación quirúrgica y el estudio incensante mejoran su dicción y recibe clases de actuación con Enrique Santiesteban3 y Hortensia Gelabert en el Centro Gallego.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 La Premio Nacional de TV, Aurora Pita, regresa a las tablas con una revisión del clásico Romeo y Julieta.

Luego de una versión del clásico de William Shakespeare, Romeo y Julieta, la primerísima actriz Aurora Pita regresa al espacio del teatro El Sótano para protagonizar una nueva mirada de la obra, junto al proyecto teatral La Bernarda.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 A sus 75 años, Nilda Collado continúa trabajando en función de los medios cubanos

Nos acomodamos para conversar en los sillones de la bella casa que sirve de sede nacional a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en el Vedado. Ella, simpática y muy conversadora, no necesitó muchas preguntas para rememorar su trayectoria artística, llena de hermosos personajes que le ganaron el amor de niños y adultos.

Nilda Collado García menciona primero, sonriente, su raíz “gallega por las dos partes”. Explica que desde los seis años cursó estudios de piano, canto y ballet en el Conservatorio Municipal de Música, actualmente Amadeo Roldán.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

El Portal de la Televisión Cubana desea homenajear  a una de las actrices más queridas y admiradas por el público cubano en la actualidad, a la imprescindible Luisa María Jiménez.

Licenciada en Artes Escénicas, egresada de la Escuela Nacional de Arte (ENA) y del Instituto Superior de Arte (ISA), Luisa María ha desempeñado papeles protagónicos en numerosos montajes teatrales, así como en producciones para la televisión y el cine.

Su relación con la Televisión comienza desde muy temprana edad, cuando  junto a su hermano Néstor Jiménez obtuvo el primer premio en el Festival Nacional de La Habana. Inolvidable resulta su participación en la novela Tierra Brava protagonizando a la niña Lala. Perenne nos deviene  aquella desgarrante escena de amor en  la que el galán no era más que el lente de una cámara y en la que convenció al mismísimo Roberto Garriga de que estaba lista para protagonizar su inmortal personaje de Tojosa con el cual  deslumbró a la crítica y al  televidente.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

En 1994 publiqué “Juan Padrón y los dibujos animados”, larga entrevista con el creador de Elpidio Valdés, en la revista Chasqui. Vivíamos entonces relativamente cerca y fui a su casa al atardecer, bajo un apagón (estaba programado). Grabé por lo menos dos horas de conversación mientras La Gallega, la gentil esposa de  Padroncito (como mucha gente le sigue diciendo), nos servía café en más de una oportunidad.

Por ese tiempo, el italiano Dario Mogno, amigo común, hacía que nos encontráramos al menos una vez al año, con bebida y, a veces, comida incluidas. En uno de esos encuentros Padrón se me develó como un actor formidable. Transitaba con gran facilidad del papel de samurái al de un ruso, y nos hacía prepararnos para la carcajada cuando llegara la hora al cubano que daba órdenes.

0
0
0
s2sdefault