0
0
0
s2smodern

Walcyr Carrasco, el creador de El otro lado del paraíso, fue muy acertado en la decisión de otorgar un papel positivo a Juliana Caldas, quien interpreta a Estela, una enana que es rechazada por su propia madre.

Al margen de la calidad (o no) de los argumentos e historias que recrean las telenovelas brasileñas, estas tienen, sin lugar a dudas, el mérito indiscutible de abordar —casi siempre de una manera bien llevada— problemáticas que aún persisten en nuestras sociedades, como el racismo, la homofobia y transfobia, la xenofobia, y ahora el enanismo.

Walcyr Carrasco, el creador de El otro lado del paraíso, fue muy acertado en la decisión de otorgar un papel positivo a Juliana Caldas, quien interpreta a Estela, pudiéramos decir que la única persona de buenos sentimientos, conducta, inteligente y estudiosa, de la malvada familia que encabeza su madre, Sofía (Marieta Severo), quien la rechaza por su condición de enana.

Estela (Juliana Caldas) junto a su madre, Sofía (Marieta Severo), en El otro lado del paraíso.

Sobre su personaje, Estela ha dicho: «es una persona que, además de ser romántica e inteligente, tiene un propósito. Ella conoció otro país, otra cultura. Y el hecho de que regrese a casa y ya no quiera quedarse en Suiza tiene una intención que va más allá de su amor por su familia. Estela es divertida, soñadora, y quiere mostrar algo, especialmente a su madre».

Juliana Caldas mide 1,22 metros y es una actriz y modelo que comenzó su carrera a los 16 años. En el teatro ha actuado en espectáculos como La bella y la bestia, Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas. En tanto, como modelo, estuvo inscrita en una agencia de fotografía para ensayos de moda y posó para un catálogo de una marca de ropa.

Según su propia visión encontrada en las redes, Juliana está orgullosa de su carrera y, a través de su visibilidad en la pantalla y en otros medios, trata de concientizar acerca de la condición de las personas que tienen necesidades especiales y luchan contra todo tipo de prejuicios.

En conversación con Purepeople (un sitio web de entretenimiento), comentó: «No tengo miedo de llegar a los hombres que encuentro interesantes. (…) cuando el chico es enano, es más fácil. Si el hombre es más alto, se inclina un poco para besarme (…). Hay personas que tienen fetiche con enanos. Pero salgo mucho para divertirme».

Estela (Juliana Caldas) tendrá un romance con Amaro (Pedro Carvalho) y con Juvenal (Anderson Di-Rizzi).
El enanismo es una anomalía por la que un ser humano tiene una estatura considerablemente inferior al común de su especie. Se considera una persona de talla baja al hombre que mide menos de 1,40 metros y a las mujeres con menos de 1,30 metros. Es decir, estándares por debajo de la media.

No obstante, tales cifras han de manejarse con cuidado, pues dependen del grupo poblacional a que pertenece el individuo, y hay que tener en cuenta también la altura de los progenitores.

Según criterios especializados, las bajas tallas pueden tener múltiples causas, ya sea una alteración genética o el resultado de una enfermedad que provoque la falta de crecimiento. Por ello, existen diversos tipos de enanismo.

El otro lado del paraíso recién ha comenzado y ya ha atrapado a los televidentes cubanos. Mucho queda por ver, asombrarnos y sufrir con las maldades que aquí se ponen a toda prueba, pero también con las magníficas actuaciones a las que nos tienen acostumbrados los elencos de Brasil, de los cuales ahora Estela forma parte y cuyo propósito —al margen del arte— es demostrar que seres como ella tienen sueños, esperanzas, y también sufren de amores.

0
0
0
s2smodern

Desde muchos años atrás el horario estelar de la televisión cubana, las nueve de la noche, no presentaba un producto nacional capaz de hacerle competencia en preferencia y calidad a las tradicionales novelas brasileñas. Por estos días la telenovela Entrega, del director Alberto Luberta Martínez, ha comenzado atrapar a muchos televidentes.

El tratamiento de un tema actual como el regreso de un maestro a la escuela y su lucha entre el dinero (para poder satisfacer los pedidos materiales de su esposa) y su pasión por impartir clases, centra la trama de la obra.

Sin ser un crítico de actuación, me atrevo a decir, que Entrega ha podido sacar de cada uno de sus personajes la mayor naturalidad posible. En este sentido actores como Hilario Peña, Patricio Wood, Carlos Gonzalvo, Nancy González y Jorge Martínez, hacía tiempo no se les veía en personajes tan diferentes para extraerles todo su potencial y verlos de una manera distinta. También es justo destacar el trabajo del protagonista Ray Cruz, que sin ser de los artistas más solicitados en novelas y películas, ha logrado hacerlo de una manera tan real que parece que lo tenemos en la sala de la casa. Vale apreciar además, el manejo del toque policiaco que le ha dado el escritor de la telenovela, Amílcar Salatti, para buscar una manera más de atraer a los espectadores.

0
0
0
s2smodern

Acercamiento a programas televisuales que  rinden homenaje a los 500 años de La Habana

La Habana se acerca al medio milenio. Singularidades arquitectónicas, recreaciones artísticas, y los modos de relacionarse entre las personas, son destacados en espacios televisuales, entre ellos Signos (lunes, CE/2, 6:30 p.m.), Noticiero Cultural (CV, de lunes a viernes, 6:30 p.m.), Escriba y Lea (miércoles, CE, 8:30 p.m.).

Diferentes puntos de vista asumen guionistas y directores al contar la historia de monumentos, esculturas y lugares emblemáticos de La Habana Vieja. Son conscientes de un reclamo expresado por los artistas e intelectuales en el noveno congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba: “La Revolución Cubana, como nunca antes, colocó el rescate del patrimonio entre las máximas prioridades de la política cultural, lo cual se ha expresado no solo en el plano conceptual, sino mediante prácticas, estas muchas veces sobrepasan la solvencia económica y financiera de una nación hostilizada por el enemigo que arrastra la pesada herencia del subdesarrollo”.

Ileana Mulet se inspira en el paisaje urbano.

Creadores ilustres propician reflexionar sobre la memoria y el devenir en muestras expositivas, las cuales son visibles por el medio televisual. Lo patentiza la pintora y poeta Ileana Mulet, quien disfruta los balcones de La Habana, sus techos a dos aguas, las atmósferas, la luz natural. Su obra pictórica se caracteriza por el tratamiento expresionista del paisaje urbano mediante poéticas y recreaciones de la ciudad colonial.

Figuraciones del maestro Manuel López Oliva.

Por su parte, el maestro Manuel López Oliva, pintor y crítico de arte, comenta que hasta los años 90 La Habana ocupó un prolongado período temático en su hacer. “En un momento imaginativo marcado por la influencia de la música, mis catedrales gestuales en lienzos y cartulinas fueron resueltas con gamas y facturas, las cuales unían el impulso de la pasión y las búsquedas de oficio, llegaron a ser una especie de tema con variaciones que dio paso a La catedral sumergida, serie nombrada como la célebre composición de Debussy.

En la actualidad, las máscaras y la teatralidad forman parte de la paisajística emocional que con placer descubre el maestro López Oliva en espacios citadinos.

A la percepción de músicos y cantores no escapa el universo sociocultural de la capital, su idiosincrasia, la gestualidad de los moradores. Sábanas blancas, de Gerardo Alfonso, es uno de los temas más populares que entonan varias generaciones.

De igual modo, la cálida filiación habanera emerge en títulos presentados en el espacio Entre libros (CV, sábado, 12:15 p.m.), que convoca a jóvenes y consagrados escritores para estimular el conocimiento de expresiones literarias.

Promocionar el interés por la cultura, una prioridad de los medios de comunicación audiovisuales.

Sin distancias ni olvidos, la urbe legendaria que llena de vida llega a sus 500 años motiva a creadores de diferentes generaciones.

0
0
0
s2smodern

 En la Gran Final del Concurso Guzmán 2019 fue elegida la canción “Será” como Gran Premio, mientras que “Haciendo fe” y “Tentaciones” ocuparon el segundo y el tercer lugar, respectivamente. “Pretexto” ganó el Premio de la Popularidad.

La noche final del Concurso de composición e interpretación Adolfo Guzmán 2019 entregó mucho más de lo que había anunciado. La participación de reconocidos intérpretes de la canción cubana posibilitó la concepción de un espacio donde la música alcanzó una altura que le es propia dentro de la tradición de este certamen.

Después de transitar por las etapas anteriores de la competencia, los concursantes que llegaron a la última noche del Guzmán dejaron en el escenario todo su talento y amor por la música. Los criterios de los miembros del jurado resultaron válidos para el crecimiento profesional y el alcance de mejores resultados en las presentaciones.

Invitados muy especiales participaron en la Gran Final del Guzmán 2019.

Los seis temas que llegaron hasta la última fase recibieron el aplauso del público y la noticia de que el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) junto a RTV le regala a los intérpretes y compositores la producción de los videoclips de sus canciones. El prestigio de los realizadores convocados para este propósito posibilitará la buena factura de los materiales y su posible éxito.