0
0
0
s2sdefault

 Reflexiones sobre una serie, su posicionamiento ante la realidad y el lenguaje audiovisual

Los medios de comunicación audiovisuales lideran en el proceso constructivo de la identidad narrativa de toda sociedad. Con independencia de las transformaciones condicionadas por perspectivas intermediales, la TV continúa siendo privilegiada, pues en ella, filmes, telenovelas, series, otros formatos, patentizan que la industrialización de relatos e imágenes se ha vuelto una cuestión de envergadura antropológica.

¿Cómo hacer televisión en una época en que somos a la vez espectadores, audiencias musicales, lectores, internautas, participantes activos en relatos intertextuales? Guionistas y directores son conscientes que un buen relato es una experiencia emocional llena de sentido, cuando más perfecta es la obra tanto más ausente de ella están las intenciones.

Este precepto lo asumen, en ocasiones, series estadounidenses que se producen y reproducen por diferentes vías desde una perspectiva de la cultura global, la del entretenimiento, esta ocupa el primer plano en las entregas audiovisuales de mayor demanda. Signos y códigos urden tramas simbólicas, discursivas, de acuerdo con grupos que dominan el mercado y establecen su hegemonía.

La diferencia entre una práctica artística y otra es el posicionamiento ante la realidad y el lenguaje, por esto es importante la crítica de la cultura que abarca diferentes campos mediante un enfoque transdisciplinario e incluye aportes de varias disciplinas: la sociología, la filosofía, el psicoanálisis.

0
0
0
s2sdefault

Acercamiento a desafíos que asumen los medios de comunicación audiovisuales en un nuevo ecosistema comunicativo

El escenario audiovisual se transformó debido a las ya no tan nuevas tecnologías, contaminaciones estéticas, redes, pantallas, dada la avalancha de medios y experiencias interactivas que satisfacen las necesidades de la comunicación y del entretenimiento. Sensibilizar a los públicos con las problemáticas más complejas de la sociedad es uno de los desafíos que afronta la televisión, esta deviene escenario de producción y apropiación de significados, construcción de imaginarios e identidades, dentro de los cuales lo educativo constituye una dimensión primordial.

0
0
0
s2sdefault

En abril de 1994 la entrevista Chasqui, de la Ciespal publicó este texto: Juan Padrón y los dibujos animados: UN HUMOR MÁS QUE BLANCO...TRANSPARENTE.

Veintiséis años después gracias a la digitalización puedo reproducirla para los lectores cubanos.

A Padroncito, Juanito, Juan Padrón le gustó, me lo dijo. Habría que actualizarla, por ejemplo con lo que confesó en una entrevista posterior que había recibido “la orden Félix Varela de primer grado, Medallas Alejo Carpentier y Por la Cultura Nacional, Premio El Diablo Cojuelo, ocho Premios Coral, etc”. El etcétera es tan largo como su obra lo merece, pero añado el Premio Nacional de Cine.

0
0
0
s2sdefault

 La telenovela Entrega y la serie LCB: La otra historia ofrecen dos interesantes miradas a la historia nacional

Vista más allá de la consecución de hechos que condicionan el presente, hoy la pequeña pantalla cubana ofrece dos interesantes miradas a la historia nacional a través de los dramatizados: uno, la telenovela Entrega, y el otro, la serie LCB: La otra historia.

De muy buenas facturas en cuanto a las puestas en pantalla, estos audiovisuales, desde sus contextos, rescatan el trabajo en exteriores, lo cual acentúa la veracidad y el necesario realismo que el televidente espera de tales producciones. Un uso de la cámara para privilegiar los primeros planos, especialmente en LCB, hace que el lente actúe como un personaje más. También ese elemento refuerza el valor de un discurso directo, por el que el televidente clama para interactuar con el universo que le muestran los numerosos personajes de la serie.