Acercamiento a la ficción policíaca. Aseveraciones y experiencias de laescritora Nilda Rodríguez en Tras la huellPor

Desde tiempos remotos, los villanos vienen dando “guerra”. Ese malhechor privado de principios morales es uno de los personajes-tipo más atractivos de la literatura y del audiovisual. En ocasiones, huye con el botín de maniobras deshonestas, y otras veces recibe un castigo que en el relato devuelve el equilibrio a favor de la justicia.

 Nilda Rodríguez (al centro) dialoga con la periodista y un miembro del equipo de Tras la Huella.Incluso nutre telenovelas, series, filmes; públicos no avezados en fuentes literarias descubren en el cine y la televisión sorprendentes héroes, heroínas, malhechores, quienes “viven” situaciones y acontecimientos inusitados.

 

Los géneros de ficción propician el reconocimiento de conflictos en el televidente que de acuerdo a sus intereses y subjetividades siente esos dilemas como propios al identificarse con lo presuntamente verdadero.

La televisión se apropia de múltiples voces para diseñar un discurso, el cual explora la afectividad del ser humano. De acuerdo con John Fiske: “Leer y mirar televisión viene a ser un proceso de negociación entre el espectador y el texto. El uso de la palabra negociación es significante, ya que implica tanto la existencia de un conflicto de intereses, el cual necesita ser reconocido de alguna manera, pues en el proceso de consumo el televidente es un constructor activo de significados y no un receptor pasivo de significados construidos.”

En las series suelen cautivar la novedad de la trama, las habilidades de los bandos en pugna, el juego de astucias en competencia, la crueldad o maldad que provoca rechazo, desenlace de ansiedades y distensiones.

No ha existido un pueblo sin relatos. Con independencia de las particularidades del soporte, ya sea oral, escrito u articulado por la imagen, cada historia exige una sólida estructura narrativa que le permite dosificar la solución del enigma.

De convenciones y otros ardides

La escritora Nilda Rodríguez Torres (Sector 40, Su propia guerra) es una autoridad en el policíaco televisivo.

Según precisa. “Hay elementos o códigos –como solemos llamarlos en la actualidad-, inherentes al género y siempre se mantendrán: la intriga, el suspense, la acción física o dramática, y uno que es fundamental para contar cualquier historia: atrapar al televidente en los primeros minutos con la acción (lo que hace) uno de los personajes centrales.

“Desde Sector 40 –primera manifestación del policíaco cubano-, los contenidos se vinculan a la realidad social de cada momento. Otro aspecto indispensable es el diseño de los personajes y su correspondencia con la realidad de la narración.”

Especial relevancia tiene en su memoria el personaje-tipo del Tavo, el cual creó para la serie Su propia guerra.

“Fue concebido a partir de numerosas historias que le dieron vida y del perfil de un héroe popular, el cual emerge de un barrio marginal con su buena dosis de machismo, creencias religiosas, sentido de la lealtad. Desde este presupuesto conocimos en la vida real a protagonistas reales con una procedencia similar a la que deseábamos expresar. De esa riqueza humana, contradictoria a veces, surgió Tavo, que interpretó el actor Alberto Pujol”:

Le satisfacen sus experiencias como parte del equipo de Tras la huella.

“Este programa parte de casos reales, lo cual constituye una ventaja al trasladar mensajes, destacar valores, denunciar las causas fundamentales que llevan a las personas a cometer delitos lo hace más creíble.

“Los relatos se cuentan en poco menos de una hora y realizamos 22 programas en el año. Los protagonistas son un grupo de cinco personajes quienes representan distintas aristas del trabajo investigativo en el Ministerio del Interior. En ellos tratamos de mostrar rasgos que distinguen su valía: inteligencia, preparación y valores.

“La temporada de verano incluye trece capítulos, algunos se desarrollan en dos partes. Tratan temas diversos: robo en almacenes, sacrificio de ganado, droga y otras expresiones de vandalismo.

“En lo personal, además de Sobre Ruedas que abrió el ciclo del período estival, escribí Caníbal, un caso en el cual se mezcla el robo y la estafa en las acciones de personajes muy jóvenes quienes emprenden una aventura muy peligrosa para salir ilegalmente del país”.

Anuncia Nilda Rodríguez que el equipo de Tras la huella trabaja en los guiones de programas que se transmitirán en 2016.

Sin duda, nuevas pistas e incógnitas seducirán desde la pantalla con el fin de entretener y motivar la reflexión de los públicos.

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

+1 #1 Gisel 06-07-2015 10:40
En el programa "Tras la Huella" están saliendo unos capítulos muy buenos que mirándolo desde el punto de vista vemos el trabajo arduo de la Policía Nacional, por lo que debemos estar preparado ante cualquier situación presentada en algún lugar donde estemos.