Sondando en Cuba- TV CubanaSi a un programa le encajó desde un inicio el lema que introduce las transmisiones beisboleras —“comienza la pasión”—, fue a Sonando en Cuba. Pasiones de punta a cabo, entusiastas simpatizantes y enconados detractores hasta el mismísimo final.

Al evaluar la propuesta, una colega a la que mucho respeto apeló a la simbología empleada en el circo romano para aprobar o desaprobar a los gladiadores: pulgares arriba o abajo, a favor y en contra según el caso. Ella, a nombre suyo y el de una serie de personas más, elevó el pulgar. Creo, sin embargo, que una valoración ecuánime del programa podría llevarnos a situar el indicador en un justo medio.

 

Expondré, ante todo, cinco argumentos favorables. En primer lugar,  el hecho de que la música cubana haya ocupado un plano relevante y acompañase el pulso de las conversaciones cotidianas en espacios laborales y domésticos, con independencia de favoritismos hacia uno u otro concursante o de satisfacciones o reprobaciones ha­cia la realización del programa. Pareciera esta conclusión demasiado obvia, si no fuera porque en ese mismo contexto sonoro todo lo que se haga por reforzar nuestras señales identitarias debe ser bienvenido. Esto fue lo que animó a Paulo FG, autor del proyecto inicial; al director y guionista Rudy Mora y al equipo de RTV Comercial a involucrarse en la empresa, lo cual redundó en el logro de un segundo argumento: la cercanía a los jóvenes, tanto por la vía de los concursantes como del público potencial.

De manera particular valió la pena concentrar el alcance temático a esa zona de la música popular vinculada al son y sus derivaciones contemporáneas. Si por una parte pudiera entenderse esa decisión como un rasgo reduccionista —¿dónde el bolero, la trova, la canción, la guajira, la guaracha, la rumba e incluso otras especies soneras anteriores?—, por otra facilitaba la nivelación de perspectivas en cuanto a los participantes, además de contribuir a afianzar la legitimación de obras y autores que han puesto a bailar a los cubanos durante el último medio siglo.

A diferencia de otras competiciones foráneas por el estilo, marcadas por rivalidades excluyentes, Sonando en Cuba se caracterizó por estimular un clima de participación constructiva entre todos los implicados en el programa.

En cuanto a la propuesta televisiva propiamente dicha, fue evidente desde un principio la intención de impregnar a la pequeña pantalla de un sentido espectacular atractivo, ese que de­man­da­mos para los sábados y domingos por las noches y por largo tiempo inexistente, o frustrado, o interrumpido.
Vivimos en el reino de la imagen y no hay por qué dar la espalda a que la música nos entre además por los ojos. De ahí la preocupación por concebir un espacio de presentaciones con cierto em­paque en el manejo de luces, el uso de pantallas y efectos visuales; el vestuario y la imagen personal de los protagonistas, aunque un tanto exagerada en el caso del presentador.

Pero también por ese reino de la imagen co­mienzan a inclinarse los pulgares hacia abajo. So­nando en Cuba pudo contar con una estructura original, a distancia de la saga de imitaciones que va desde British Idol y American Idol has­ta los lamentables epígonos iberoamericanos de reciente data. No se trata de dejar de asimilar ex­periencias, pero no debemos confundir esto con el calco de fórmulas.
El seguimiento del proceso de selección de los participantes derivó hacia lo rutinario, por lo repetitivo de las acciones y las reacciones y la  pretensión de dar un innecesario viso de telerrealidad (reality show) a esas escenas.

La iniciativa de colocar como presentador a un joven actor con resultados ostensibles en ese campo no es, de por sí, rechazable, pero las carencias en el nuevo oficio asumido laceraron el resultado. Sobre todo el uso de muletillas —quedarse “sin palabras”— y un nerviosismo contagioso.

Me hubiera gustado que el jurado estableciera una relación más profesional con los concursantes y el público, y menos emotiva y diletante.

Como también que tanto sus integrantes co­mo el equipo de realización insistiesen en que los nuevos talentos se desprendieran de lugares comunes —“una bulla”, “arriba Cuba”, etcétera— y se trabajara más en un perfil exclusivo para cada aspirante.

Hasta aquí una valoración del programa en su conjunto. La emisión final merece punto y aparte: descontrolada y caótica por momentos, dilatada en extremo, desconsiderada hacia la ganadora del segundo puesto —el tratamiento televisual fue injustamente el de una “perdedora”—; y con algunos elementos rayanos con el kitsch, como la vasija de barro para resguardar la papeleta de la votación definitoria.

Dio la impresión de que nos hallábamos ante lo que alguien calificó como el imperio absoluto del estereotipo.

Comments are now closed for this entry

Comentarios

#12 Wendy 09-10-2015 12:38
Yo no soy músico, por tanto me reservo criterios al respecto de la decisión final, solo kiero felicitarlos a todos por la valentía de ser los primero en presentarse a un Concurso como este en la TV. En mi opinión Karen es excelente, pero aún la veo muy verdecita, yo me identificaba mucho con el muchacho, es un espectáculo, y un concierto de él debe ser algo muy bueno, porque emite muy buena energía y tiene buena presencia y buena voz, para mí el más completo, sin embargo Rosalía tiene una voz sonera como muy pocas tenían ahí y un ritmo, comunicación con el público, proyección, carisma.
Yo lo que sí lamento mucho como espectador es que hayan hecho tan mal la parte en vivo, creo que hubo una desorganización total de esta parte, Carlos Luis es muy buen actor, pero como conductor aún está mal, un conductor NUNCA debe quedarse SIN PALABRAS, además el papá de Karen parecía que estaba borracho, todo lo que hablaba era sin sentido y sin coherencia.
Lo que más me molestó es que al final se pusieron a discutir entre Pablito, el Tosco y Cándido Fabré, y se les olvidó que ellos ahí no eran la figura, si no la ganadora, las finalistas, el jurado, y estos útimos fueron totalmente opacados por una "discusión" sin sentido. No obstante estoy de acuerdo en que fue una falta de respeto dejar de mencionar a Rudy, un grande de este país. Tienen que dejar de hacer esos ridículos en público, y darse cuenta de que no siempre ellos son el centro, lo de Cándido para mí fue una falta de respeto, estar fajado con Pablito, y el Tosco a la cara le discutió algo... SEñORES EL PÚBLICO TAMBIÉN MERECE RESPETO!!!! Esa final mató tantos meses de trabajo de un programa que seguí cada domingo, pero fue una decepción y en gran medida una falta de respeto. Es una verdadera lástima que haya habido presentes tanto grandes de la música cubana que quedaron opacados por una situación desagradable, menos mal de Yumury salvó la ocasión sacando a Karen y a Rosalía del fondo, y dándoles otra vez el protagonismo que merecían.
Esa es mi opinión. Al menos un granito más en la montaña de arena.
#11 DIANE 09-10-2015 12:01
espero q en años proximos sigamos disfrutando de este programa solo q no exista el favoritismo la santiaguera era la mejor y ademas ni un gracias por su participacion le dieron
#10 idloyed 09-10-2015 09:13
Le faltó autenticidad para que verdaderamente sonara a Cuba. Un montón de errores tanto estructurales como televisivos:
- Pésima la conducción, parecía una obra de teatro. Y eso de ¨sin palabras¨... Charles Chaplin hubiera hecho mejor la conducción.
-Por pué esa votación en secreto. Qué secreto si hasta un afiche ya había hecho montado con la foto de la ganadora para una gira con pablo FG.
-Pobre santiaguera, que digna con su familia y que pésimo el tratamiento que le dieron.
-Por qué no hicieron completamente en vivo el show final?
-Qué ridículo lo del secreto por 80 días: Nadie lo sabe.

Ojalá siga, pero que mejore!!!!
#9 mariela 08-10-2015 10:00
El programa estuvo bastante bien, claro liberado de todo el exceso de propagandas si el objetivo concreto, pero el final fue pésimo, sin comentarios
#8 leandro 07-10-2015 11:54
considero un exito el programa pero creo que el final lo echo todo a perder... primero en un escenario habanero y con una finalista habanera estuvo de mal gusto que el publico contestara a la pregunta de quien gano.. no estoy en contra de los habaneros que no se me interprete mal.. las dos tenian calidad y creo que la santiaguera tenia mucha mucha mas.. otra cosa es que para que hicieron esperar a la perdedora 81 dias en conocer el resultado y la llevaron como un bucaro pues ni le tuvieron en cuenta en un diploma el resultado siendo opacada totalmente con gazajos a la "ganadora" .. para i eso estuvo pesimo
#7 Sonia Martín Martíne 07-10-2015 11:37
Levanto mis manos para aplaudir este proyecto, realmente se homenajeo y se prestigió nuestra gran música cubana, se demostró que los cubanos llevamos el son dentro y que hay muchas grandes voces aún por descubrir. Las criticas que se han hecho, de edición considero si fueron muy desacertadas en el último programa, creo no soy experta para dar evaluación pero fue un no buen cierre. Sugiero hagan un programa especial para los cuatro finalistas o algo que sirva de un reconocimiento especial.
#6 genisel 07-10-2015 10:05
Este concurso ha marcado tanto a sus integrantes como a la población en general, ha demostrado el talento de sus competidores y la valida presencia de la musica cubana, fue una gran idea hacer en nuestro país un proyecto de tal magnitud
#5 yini 07-10-2015 09:12
Además de darle a la Santiaguera el tratamiento de una perdedora, porque ni un ramo de flores le pudieron dar, apenas ni la palabra cuando la estaba pidiendo en el programa final. Pero la felicito porque se mantuvo firme, mostrando hasta el ultimo momento su preparación, naturalidad,cap acidad y simpleza; y su firme opinion de representar dignamente la musica cubana, no siendo así por la ganadora que entre sus tres deseos(el primero marcar diferencias), de los otros 2 ni hablar. Si de marcar diferencias y de ser justos se trataba, entonces LA SANTIAGUERA hubiese sido la ganadora del premio final.
#4 Ramiro.almenares 07-10-2015 08:42
El resultado estaba preparado, pues despues de 81 dias para saber el resultado final que estuvo guardado por ese tiempor ese tiempo y se aparecen con afiche que acompañará a la ganadora en la gira con paulito, entonces de que estamos hablando
+1 #3 Lianne 06-10-2015 17:06
El concurso Sonando en cuba, al principio me pareció una copia, pero luego resultó atrayente. No me gustó que en las últimas emisiones no se conociera la puntuación, ni se dijo al final. Se apagó a la concursante que obtuvo el segundo lugar. Parecía todo cuadrado. La presentación del actor fue un desastre que solo aportó imagen. El programa pudo quedar mejor