El Aniversario 65 de la Televisión Cubana también fue tema de interés en el Caracol 2015

El Concurso y evento teórico Caracol, en su última jornada, devino un encuentro propicio para celebrar los 65 años de fundada la Televisión Cubana.

A la cita del 6 de noviembre en la sede habanera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), asistieron directivos, fundadores, realizadores y periodistas de los medios radial y televisivo.

 

La locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Uneac presentó el panel “Aniversario 65 de la Televisión Cubana. Tientos y resultados”, moderado por Mayra Cue Sierra, asesora, guionista e investigadora, Paquita Armas Fonseca, periodista especializada en la crítica de televisión, y Cecilia Linares Fleites, investigadora del Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”.

En el encuentro se rindió homenaje al profesor e investigador Enrique González Manet, recientemente fallecido. La periodista Mayra Cue hizo alusión a su humilde personalidad y vasta obra que elevaron el prestigio de la nación cubana a nivel internacional.

“Ha sido el investigador de los medios de comunicación, de las nuevas tecnologías y de todo lo que se refiere al ámbito de la Comunicación Social. Manet es el teórico más importante que ha tenido Cuba después del triunfo de la Revolución, y el único que realmente en los años de bloqueo logró tener el reconocimiento internacional en el ámbito de la Comunicación Social”, apuntó.

Posteriormente, el panel reseñó la historia de la televisión que se fundara en 1950 bajo el sello de dos etapas de un mismo proceso. “No se puede hablar de la historia de la televisión cubana sin considerarlas especificidades que tuvo su Televisión Comercial y las especificidades de su Televisión Pública. No podemos obviar a esos hombres y mujeres de la Radio y la Televisión Comercial que fueron los que hicieron la Radio y la Televisión Pública”, expuso Mayra Cue.

“La radio y la televisión, fundamentalmente por su demanda de tantas horas diarias, es realmente la obra de hombres y mujeres que han consagrado a vida por ella, porque cuando uno se enamora de ello no puede dejar de trabajar para ello”, apuntó.

También se precisó que la TV, en la etapa republicana, competía exitosamente con las televisoras argentinas, brasileñas y mexicanas. Con el triunfo revolucionario en 1959, la misma sufrió un cambio radical en cuanto a su estilo y formato, dando paso a una programación educativa.

El evento fue escenario también para analizar otras temáticas como la imperiosa necesidad que vive hoy día el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) de recuperar su patrimonio, con el objetivo de legar a los más jóvenes la experiencia de los que han construido nuestra televisión; y la importancia de promover espacios de crítica audiovisual que abogue por un producto más atractivo y de calidad.

El uso de las nuevas tecnologías y las múltiples ofertas que hoy exhibe el paquete semanal fueron otros temas de interés en el encuentro. Trascendió en el debate que se trata de que la existencia de este producto y su consumo masivo demanda mayor calidad y variedad de los productos que se exhiben a los televidentes.

Los retos que enfrenta el Icrt se hacen cada vez mayores. La actual situación que vive la Televisión Cubana, marcada por la carente economía que atenta contra la calidad de sus producciones, producto de la escasez de recursos materiales, requiere el talento, profesionalidad y amor de sus trabajadores. Urge confeccionar programas que impacten artística y estéticamente a la teleaudiencia nacional.

El proceso de digitalización impone, por otro lado, una educación audiovisual o ciberalfabetización, que dote a los televidentes de una visión crítica ante el momento de selección del producto a consumir.

En ese proceso, desempeñan una función clave los hallazgos de las investigaciones que, periódicamente, debe emprender el Centro de Investigaciones Sociales del Icrt, institución que debe pesquisar con mayor profundidad el polémico fenómeno del paquete y no prohibirlo, sin antes haber hecho un exhaustivo análisis crítico desde una óptica desprejuiciada.

El paquete semanal, al igual que nuestros espacios televisivos (dramatizados, filmes, teleseries, musicales, informativos) contiene productos audiovisuales buenos, regulares y pésimos. Además, el mismo se ha convertido en una opción más de difusión de nuestros espacios nacionales.

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.