Si bien prohibir nunca será la solución, instruir a la población en cuanto a cómo se engrasa la maquinaria de esa fábrica de manipulaciones y engaños que es la televisión basura, podría ser un paso inicial.

TV BasuraUna jueza con voz punzante expulsa una ráfaga de insultos. Frente a ella, una pareja se presenta buscando una solución legal a su «conflicto»: no logran decidir qué tipo de ropa interior debe usar su hijo. Mientras la madre aboga por unos bóxer anchos, el padre insiste en que deben ser ajustados; «tradición familiar», alega él, y a partir de ahí cada palabra pronunciada se vuelve más irracional que la anterior.

Es tan simiesca la escena vista en la pantalla, que dudo si tomarlo como una parodia y reír por lo ridículo de la situación, o sentir insultada nuestra inteligencia al vendernos como real tanto absurdo. Pero no fueron los agravios literalmente gritados por la doctora o aquellos padres discutiendo sobre calzoncillos lo que realmente me sorprendió: junto a mí, miraban el show dos personas, y ambas, con estudios universitarios y una cultura estándar, aseguraban la total veracidad de los acontecimientos mostrados por el reality.

Caso Cerrado es un programa de televisión que desde hace más de 10 años emite la cadena Telemundo para la comunidad hispana de Estados Unidos, aunque se puede llegar a ver hasta en una veintena de países. Tiene como característica principal lo exagerado, ridículo e inverosímil de los casos. El problema no es que le paguen a actores para simular o recrear argumentos ante una «doctora en leyes» llamada Ana María Polo, sino que muchas veces los propios figurantes no se acercan ni a los bordes de la credibilidad, al extremo de que no pueden aguantar la risa mientras exponen su caso.

Incluso la propia Ana M. Polo, el 4 de enero de 2008, concedió una entrevista al diario chileno La Tercera, donde declaró: «Muchos casos tienen que estar arreglados. A veces se usan personas diferentes, actores, para representar los acontecimientos».

El programa ha sido considerado el «hazmerreír de lo grotesco» por críticos televisivos de medio mundo, sin conseguir que la audiencia se resienta; al contrario, cuando se han publicado críticas a la emisión televisiva, la reacción de los televidentes se ha balanceado a favor del reality, el cual en los últimos tiempos ha ganado un espacio de aceptación en parte del público cubano.

En un país abierto a las influencias externas, como es Cuba, y donde los paradigmas tradicionales de consumo cultural se han redireccionado, debido al uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, emerge este show como la más completa alegoría de un marasmo intelectual. A pesar de ello, de imponer gustos o decirle a otros qué deben ver o no, es elección que le atañe a cada cual como dicta el libre albedrío, y por tanto, las obsesiones castradoras son infructíferas.

Las nuevas tecnologías nos encauzan hacia un campo desconocido y la pluralidad de ofertas ofrecidas por la era digital, donde ya no dependemos solo de lo transmitido por los canales de televisión nacionales, nos ponen en la parrilla de consumo tantas opciones como intereses, ya sea en el ámbito del conocimiento, los servicios, el marketing, los audiovisuales. Entre estos últimos, hay algunos de sólida factura; otros, como Caso Cerrado…

No puede olvidarse que la mayoría de las actividades culturales y prácticas están siendo mediadas por el consumo, y  que el consumo progresivamente implica la apropiación y uso de signos e imágenes; pero no se debe demonizar cuestiones como el entretenimiento: el placer, el ocio, son tan válidos como la instrucción. No todo el tiempo necesitamos centrarnos en propuestas elevadas o cultas. Hay momentos que solo buscamos «desconectar» y reír con lo absurdo.

Entonces, si bien satanizar o prohibir nunca serán soluciones, instruir a la población en cuanto a cómo se engrasa la maquinaria de esa fábrica de manipulaciones y engaños que es la televisión basura, podría ser un paso inicial para desterrar actitudes pasivas en los receptores, y que estos sean capaces de absorber las más variadas propuestas con juicios críticos.

Para ello sería esencial partir de una educación inclusiva, capaz de otorgar las herramientas para valorar y enjuiciar toda la parafernalia que nos trae la industria cultural. Y luego, cuando fomentemos receptores críticos, cada cual sabrá hallar lo valioso entre la hojarasca.

TOMADO DE CUBASI

Escribir un comentario

No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo

Comentarios   

#25 neoly 11-05-2017 13:47
Concidero el programa no una burla pero si algo ficticio que amen de ser dramatizado expone a millones de personas problemas intimos los cuales la mayoria de las veces no quisieramos ni que el vecino supiera. Estoy de acuerdo tambien que ya es hora de que la TV cubana realice programas de ENTRETENIMIENTO y como alguien aqui comentaba cada programa en su momento, creo que material para estos programas los hay, solo falta voluntad y ganas de trabajar, repitiendo algo que se escribio aqui el cubano se rie hasta de su desgracia asi que aunque es un espectador dificil de complacer repito material hay solo faltan los deseos de hacer esos programas y con la misma fuerza que criticamos este y otros programas del paquete, empeñemonos en hacer nuestros propios programas que aseguren un entretenimiento sano y divertido a nuestra población.
#24 Dango 05-05-2017 15:46
Creo que todo lo que dice el artículo es real, pero me parece que también es real que ese "programita televisivo" como unos cuantos más no tienen competencia en Cuba, Si los que se dedican a crear o dar permiso para crear en nuestro país programas de ENTRETENIMIENTO hicieran algo para que lo que aquí se exponga sea más atractivo que esos que hoy cuestionamos no existirían tantos cientos de miles de cubanos buscando el paquete para lograr ver en su casa algo que le sirva para entretenerse.
no hablo de la factura y de lo que se dice o se hace, caramba no llevan tantos recursos, un poco de gentes y dos o tres gritones y basta y logran más audiencia incluso en Cuba que el mejor programa que nuestra TV pueda trasmitir.
ya es tiempo de separar las cosas, para formar valores hay un horario, hay programas que su destino y origen es ese, claro que ni eso es abundante, pero amigos, se habla de entretenimiento , ya nadie se entretiene con un acto, con un grupo de panelistas discutiendo algo, que por cierto en ocasiones el público está mas claro de lo que dicen que ellos mismos.
hay que crear, hacer programas que entretengan, que te hagan reír aunque sea de nuestras propias desgracias, para estrés ya tenemos el noticiero con todo lo que pasa en Cuba y el resto del Mundo
Necesitamos programas que cautiven al espectador, que lo dejen pegado en sus asientos, por favor como ya dije para formar valores y llevar a las masas unidas en un mismo propósito e ideal ya tenemos suficiente y podemos continuar viendo más, pero necesitamos poder ver espacios que su objetivo no sea ese, que su objetivo sea el solo hecho de entretener, de visualizar lo bonito, lo estético, nos cansamos de ver y escuchar las críticas por ejemplo a las famosas Bellezas Latinas, y unos cuantos programas de ese tipo, acusadas de fomentar las banalidades y cosas así, hagamos nosotros programas de vergüenzas para no tener que recurrir a esos y no nos excusemos más con la consigna de que somos un país bloqueado que no tiene recursos y esto y lo otro.
si no tenemos lo que hay que tener (vergüenza) para hacer programas agradables y competitivos, entonces tampoco critiquemos a los malos que hacen esos para cautivarnos a nosotros, además ya las escusas se envejecen, siempre pensamos que todos esos programas están hechos por y para destruirnos a nosotros, que el enemigo gasta cifras millonarias cada año para la subversión y esto y lo otro, eso es real, pero amigos nosotros no somos el ombligo del mundo, basta ya, y hagamos nosotros programas de vergüenza, bonitos agradables y competitivos para no tener que estar viendo las atrocidades que llegan desde esos contornos que como dice el comentario lo único que da es risa y no aportan nada. hasta Haití ya está haciendo programas que su estándar está infinitamente por encima al nuestro. ojo con esto que la pasión no nos siegue.
#23 TAY 28-04-2017 11:12
ESO NI VERLO, LO ÚNICO QUE DA ES RISA, JAJAJAJAJAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAA A
#22 Ernesto Aguiar 12-04-2017 10:28
ESTOY DE ACUERDO CON EL COMENTARIO, LA VERDAD ES QUE ES ALGO TAN BURDO QUE DA RISA
#21 Federico Papi 01-04-2017 08:45
yo ni veo eso y soy argentino pierdo tiempo viendo esa mugre que denigra a la los Latinos
#20 Alvaro 30-03-2017 15:30
Yo no lo veo, pero soy de los muchos cubanos que piensan que no solo Caso Cerrado, sino que otros programas que los ven nada más y nada menos porque no se ha logrado una buena programación en el País.
#19 Consuelo 02-03-2017 12:12
Realmente las situaciones que presenta Caso cerrado son de risa. A veces lo veo e intercambio criterios con mis hijas. Una ya adolescente y la otra en vias de serlo. Soy del criterio de que cada persona debe tener la libertad de escoger que ve y que no. Lo importante es tener la agudeza de distinguir lo que es bueno, aleccionante, lo que nos aporta y lo que nos quita. Particularmente del famoso Paquete, solo veo los discoveries. Ni siquiera las telenovelas que ha tantas féminas atrae. las considero en extremo tontas. Pero como diria alguien a quien quiero mucho y que lamentablemente ya no se encuentra entre nosotros: Cada cual según sus luces.
#18 Jorbat 12-02-2017 19:56
Estoy de acuerdo, espero que solo las personas lo tomen como un entretenimiento , pero solo es eso un entretenimiento pésimo y un programa que no enseña nada
#17 bambina 13-06-2016 14:13
No niego que es en ocasiones desagradable oír las barbaridades que se escuchan en este programa, y que muchas veces, la mayoría o casi todas las veces el programa es dramatizado. Eso no me interesa, pues el programa resulta entretenido que es lo que buscan (como somos capaces de ver) la mayoría de los televidentes. Para mi lo más importante de este programa es la variedad de temas que dan los casos y la asistencia que vemos constantemente de abogados, psicólogos, detectives, biólogos, veterinarios, padres(de iglesias), en fin, personas que tengan que ver directamente con el tema que se está tratando para hablarnos del tema y sacarnos de dudas y entre otras cosas enseñarnos como trata la ley a las personas con los diversos problemas sociales que expone el programa.
Y por favor, al que escribió el artículo si pretende decir la verdad que no tergiverse, pues el 4 de enero de 2008, Ana María Polo concedió una entrevista al diario chileno La Tercera, donde declaró: "Muchos casos tienen que estar arreglados. Aquí lo que vale es el mensaje que se transmite". Agregó, además, que todos los casos son reales, sin embargo, a veces se usan personas diferentes cuando los litigantes sienten vergüenza de aparecer en un programa de televisión. Y el programa tampoco engaña a nadie en el hecho de que esté dramatizado porque creo que todo el que lo ha visto también ha visto el cartel que dice al final que es dramatizado.
#16 carmen 25-05-2016 18:10
Volví a esta sección sólo por curiosidad y porque precisamente hoy, realizando una gestión de trabajo, y sin proponérmelo escuché una conversación entre dos profesionales, que versaba sobre el llamado "paquete". Entre las dos personas que conversaban a la pregunta de una a la otra: ¿Viste el primer capítulo de la nueva novela cubana ayer", la interpelada le respondió -No mija no, lo mio es el paquete-. Ahí mismo me dije "otra vez lo del paquete"; al instante vuelvo a escuchar: "todos los casos cerrados están buenísimos".
Me quedé espantada, de cómo estas personas se dejan manipular por lo que ven y peor, lo creen a pie juntillas. No me quedó menos que preguntar ¿ustedes creen todo lo que en ese programa se expone como hechos reales?. La respuesta fue más horrorosa: "Sí, claro que sí", además me entretengo dijo una de ellas.....¿¡... .!?. Ni contarles que esto generó una polémica bien fuerte.
Qué pena, en lo personal cuando me sentí aburrida (pocas veces me sucede), fui a la Universidad y matriculé otra carrera, así me entretengo hoy todavía. Cada quien usa su inteligencia como lo que quiere ser ¿no les parece?.
Unas palabras para Flor: no es que no estemos respetando los gustos personasles de cada quien querida; pero "muchas personas" como dices que le gusta este programita y que yo lo considero una aberración del derecho, no significan mayorías. Estoy en la posición de Alberto y discrepo con la "experticia" de Ernesto Félix, que realmente no sé qué trató de decir, porque a decir verdad veo mucha TV cubana, todo lo que sea cubano me gusta (bueno o malo), me g-u-s-t-a, hasta lamento que no haya un espacio solo para películas cubanas desde las más viejas hasta las más modernas.
saludos.