0
0
0
s2sdefault
Hace una semana fueron dados a conocer los nominados al premio Caricato, en nuestro país por mucho el galardón más esperado de los que se otorgan a exponentes de las artes escénicas.

Desde mi condición de receptora y fanática tendría muchas cosas que añadir.

Pero ¿qué puedo decir si un prestigiosísimo elenco de miembros de la UNEAC (Obelia Blanco, Luis Rielo, Kenia Ortiz, Margarita Díaz, Octavio Rodríguez, Miguel Coyula, Sirita Santana, Oneida Hernández, Luciano Castillo, Xiomara Palacios y otros renombrados actores y directores de la escena cubana) se encargaron de proclamar a los preseleccionados.  
Por la parte que me toca, la periodística, me gustaría ahondar un poquito en los candidatos masculinos en la categoría de cine.

En primer lugar tenemos a un joven un camaleón de la escena: Tomás Cao, nominado por la película La emboscada. Y no extrañe a nadie que esté en la lista, capaz como es de meterse en todas las pieles del universo. Recordemos aquel Vaselina reciente de Fátima o el Parque de la fraternidad, o sus breves apariciones en El cuerno de la abundancia, Habana Blues y hasta en la serie televisiva U.N.O.

 

Su abundante hoja de servicios no es justificación para que se lleve este año el Caricato pero hay que verlo en la cinta de Alejandro Gil. Allí interpreta a Rigoberto, un cubano que aceptó participar en una guerra que no se dice cuál es, y regresa de la misma con otra perspectiva de su propia vida y de la realidad.

En esa misma cinta, si bien no nominado por ella, también se desempeña Armando Miguel Gómez, a quien pudimos ver en Conducta y Melaza. De acuerdo con sus propias palabras Daniel, el rol que defiende en El Acompañante, es el más difícil de todos los papeles que le han tocado. Tuvo que bajar casi 35 libras. Es un personaje arraigado y con muchos sentimientos, la vida le jugó una mala pasada y tiene que vivir de alguna manera con eso. No se resigna y trata de vivir lo mejor que pueda aprovechando cada instante como si fuera el último. Por esa sí fue considerado entre los aspirantes al premio.

También por El Acompañante aparece Yotuel Romero (el otro nominado), quien nos sorprende con Horacio, el boxeador retirado que también debe, porque así lo dictan sus circunstancias, acoplarse a un nuevo contexto bien diferente de su entorno de toda la vida.

Al ex Orisha ya lo habíamos visto en Un paso adelante y fuimos conscientes de su versatilidad, cantando, bailando, en lo personal a mí siempre me convenció pero en El Acompañante por primera vez en el séptimo arte seduce y encanta al tiempo que demuestra su calibre como artista, sin medias tintas, totalmente dejando ver otra variante muy suya alejada de esa imagen de 24 x 24 que siempre le acompaña y tan apegada a sus ancestros.

Por último pero no menos importante Héctor Medina, con un año bien agitado después de La cosa humana y Viva regala sendas interpretaciones de lujo que probablemente fueron algunos de los factores determinantes para que esas dos películas fueran de las más buscadas durante el pasado Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.

En Viva interpreta a Jesús, un joven homosexual que convive con su padre: este último totalmente intolerante, incapaz de aceptar diferencias.

Y si de diferencias se trata auguro dolores de cabezas en este apartado del Caricato. Todos, en sus particulares maneras, han marcado ya la historiografía del cine cubano pero el nombre definitivo se conocerá el mismo día que el mundo también estará pendiente de la entrega de los Goya, el  6 de febrero pero no en España sino en la sala Avellaneda del Teatro Nacional.

TOMADO DE CUBASI

Escribir un comentario

ATENCIÓN. Hemos cambiado la manera de hacer los comentarios para evitar que los ROBOT continuen saturando de comentarios comerciales que impiden una adecuada atención a nuestros internautas. Esperamos que continuen con sus adecuados comentarios para contribuir al mejoramiento de nuestro trabajo.

0
0
0
s2sdefault