0
0
0
s2sdefault

 Para ello resulta esencial redistribuir los contenidos en los canales 

Durante muchas décadas, cuando en el resto del mundo la tendencia predominante reforzaba los canales temáticos, por condicionantes propias nuestro sistema televisivo fue esencialmente generalista.

En el último decenio, algunas señales han tenido un acercamiento a la especialización por temáticas, pues, de los cinco canales nacionales tradicionales, solo Multivisión agrupa sus contenidos desde la multiplicidad de géneros y el origen de su producción, en especial foránea.

 

La progresiva conversión de canales en educativos y deportivos evidencia un énfasis, pero en menor proporción, en que estas funciones perviven en el resto del sistema. Como el diseño actual se estructuró paulatinamente, ninguna señal es “químicamente pura” y las denominaciones pueden resultar eufemísticas.

Como si fuera poco, en un universo tan costoso como la televisión contemporánea, nuestra programación de servicio público está condicionada directamente por la limitada economía y tecnología impuesta por el bloqueo imperial que supera las cinco décadas.

Desde 1960 -por su dependencia original en el período de la radiodifusión comercial- y coyunturas políticas conocidas, la tecnología televisiva cubana estuvo en crisis.

La crisis económica de los años noventa arrasó con los tradicionales géneros predominantes en la producción, emisión y consumo -en especial los vinculados a las artes escénicas, a los grandes musicales y controles remotos- que fueron suplantados por producciones más económicas como los informativos que generalizaron el actual aluvión de revistas de temáticas diversas y entrevistas.  

En consecuencia, hoy en nuestra pantalla chica predomina el paradigma transmisivo, la promoción de la cultura farandulera que frecuentemente desplaza a la propia expresión cultural, al análisis, al debate y a la interpretación de raigales prácticas, tendencias, disciplinas sociales e incluso, algunas zonas del saber y del hacer solo aparecen en las revistas.

Paradójicamente, esto sucede en una Cuba, cuya población ostenta las mayores opciones de acceso a la superación integral de América Latina; donde desde la enseñanza primaria todo es gratuito y hay vastas redes de politécnicos en todos los niveles -incluso los de enseñanza artística y deportes-, más de un millón de egresados universitarios y miles de diplomados, maestros y doctores en ciencias.

Entre los objetivos de la última estructura organizativa televisiva destacan: retomar la independencia de los canales de televisión para generar la competencia, fortalecer su imagen corporativa e identidad, delimitar sus contenidos, ampliar las horas de difusión y diversificar-ampliar las opciones de consumo para los diversos públicos.

Por ello se redimensionaron las estructuras de dirección, administrativas y de servicios. No obstante, pese al descomunal esfuerzo y todos los logros, del dicho al hecho hay mucho trecho.

Una mirada comparativa revela contenidos no acordes con los perfiles temáticos, pues el empeño por mantener tantas horas de transmisión diaria, sin una fuente adicional de nuevos programas, impuso una descomunal e incoherente práctica de retransmisión y la falta de jerarquía entre canales con diferente cobertura.

El reciclaje llega al paroxismo de emitir la misma telenovela o serie en paralelo -en dos momentos diversos de la trama- por canales de diferente alcance y categoría como son Canal Habana –provincial- y Cubavisión- canal nacional de mayor audiencia histórica en variados géneros y temáticas por donde se difunden las actividades oficiales de primer nivel.

La perenne circulación de los mismos productos entre canales atenta contra la imagen propia de cada televisora.

Sabemos que el reciclaje es habitual en el mundo y ciertos clásicos deben reeditarse una y otra vez, pero en nuestro caso -salvo Tele Rebelde, Multivisión y Telesur- la ampliación de las horas de transmisión no ha implicado más ofertas de estreno, sino altos costos por el pago de la señal de Radio Cuba.

A los cinco canales nacionales ya establecidos se suman ahora los canales de las señales digitales, nueva dimensión que debe incidir en la renovación tecnológica y de contenidos en todo el sistema televisivo, pero hasta ahora, esa significativa readecuación general de los contenidos en los canales nacionales, no se evidencia.

Nuestra insuficiente visión sistémica genera reiteración y saturación en todos los formatos de producción nacional o extranjera y en la promoción artística, que en muchos casos ignora nuestro vasto universo cultural.

Si ya existe el Canal Clave (digital), dedicado a la música y su programación se emite a diario en las carteleras televisivas nacionales, ¿por qué saturar al resto de los canales -sobre todo el fin de semana- de musicales?

¿Por qué el canal llamado educativo que difunde Telesur, no adecua su nombre y perfil a su contenido preponderante y transfiere sus escasas horas de programación educativa al canal con esa función?

¿Por qué el canal Cubavisión difunde Universidad para todos, repasos para los examenes de ingreso en la educación superior y brinda panorámicas histórico-literaria de poetas y narradorers universales que corresponden a los soportes educativos?

¿Por qué el Canal Educativo difunde tantos musicales, revistas variadas y una serie policiaca norteamericana contemporánea (Delito en Los Ángeles) que nada aporta al mensaje educativo?

¿Por qué Multivisión emite documentales de patrimonio mundial, astronáutica, tecnología, geografía y cultura, que corresponden a los actuales canales educativos?

La programación actual es la sumatoria de diversas coyunturas y momentos históricos del país, configurada sobre la marcha, es deudora de sus condicionantes negativas, pero ya es hora de hacer un alto en el camino para redistribuir sus contenidos y lograr reales perfiles temáticos.

 

 

Comentarios   

#16 Raul Rodriguez Gan 15-09-2018 23:07
El artículo refleja la mayor parte de las deficiencias de la programación de la TVC, sin embargo faltan algunos que me vienen a la mente.
-En Cuba hay una parte de la población que depende del closed caption para ver y leer los programas sin embargo el sistema CC vigente es obsoleto pues no es simultáneo y el CC simultáneo existia ya en 1990. Ademas de que solo escriben una parte de lo que se habla. Las entrevistas no yienen CC y no te enteras. Finalmente solo Cubavisión lo tiene. En resumen, los sordos e hipoacúsicos no pueden ver la TVC. Oigan, esto es un problema serio para un país que da prioridadd a los discapacitados.
- El NTV es la fuente de información de los televidentes cubanos sin embargo tiene varias deficiencias serias:
1. Muchos reportajes deficientes sobre los éxitos en las actividades del agro, sobre todo los reportajes enviados por las provincias. No sirven, mal hechos.
2. Poca información internacional y especialmente en la emisión estelar el periodista solo habla de las huelgas en Argentina etc. Algo similar sucede con la escasa información económica tanto nacional como internacional.
3.Poca información sobre sucesos nacionales, excepto un accidente catastrófico de tránsito. Es como si en nuestro país no sucedieran cosas feas, que las hay.
Creo que ustedes no ignoran lo que he escrito pero especialmente lo relacionado con el CC debieran prestarle más atención.
Reportar al moderador
#15 Andrews 16-04-2018 14:38
¿Por que razon la Tv no pasa seriales ingleses que se dan en la tv publica de EUA como "Father Brown","Mystery Dr Lucien Blake" o "Master Piece" que salen por PBSy muchos otros materiles?, son excelentes amteriles bien facturados de Inglaterra, Canada o paises nordicos y no se habal de politica, creo que en cuba se centran demasiadoa en lo que se trsamite en Miami Dade. Pudieran trasmitirse primero sin traducion y quizas 3 o 4 dias despues con subtitulaje para impulsar y motivar en los televidentes la enseñanza del idioma, esa tecnica tambien pudiera ser con 15 minutos de animados infantiles, por algun canal educativo. gracias
Reportar al moderador
#14 mirta 17-01-2018 21:13
mi comentario es para sugerir que POR FAVOR, no deben repetir tantas veces las mismas novelas y aventuras, la televisión cubana es rica en este tipo de series, estas pueden repetirse cada 10 años, pero NUNCA cada 6 mese como las Aventuras de Los 3 Villalobos, muy bonitas con un b uen elenco de actores pero ya no las conocemos de memoria, se pueden escribir nuevas sobre todo de época, además en las novelas no se deben presentar las escenas de sexo con tantos detalles, NO HAY QUE EXAGERAR, mi nieta de 4 años ( que hace a esa hora levantada nada es así, pero para una adolescente también es igual) me tapa los ojos con sus manitas porque dice que eso es feo, por ejemplo las novelas brasileñas presentan la escena, pero solo para que te lo imagines, esto queda mejor, en Tiempos de Amar, la escena del novio impotente lució muy mal, realmente le quita brillo a la novela, otra sugerencia es sobre la proyección de peliculas cubanas que tanto gustan y muy pocas presentan por la televisión, debía existir un espacio televisivo solo para ellas, casi siempre son las mismas, existen las condiciones pra que continuen desarrollandose como hasta ahora, que con los diferentes canales y su programación se ha avanzado, pero deben tener en cuenta estos detalles para que continuen gustando a los televidentes, no todo el mundo tiene las posibilidades de otras opciones.Mis saludos.
Reportar al moderador
#13 APBY 10-12-2017 19:00
-´´SE DICE Y NO SE HACE´´-TIPICO .....JAJAJAA
Reportar al moderador
#12 OJL 29-11-2017 16:55
Estoy plenamente de acuerdo con el articulo. Quien debe poner orden a todo este desoden?. A quien le preocupa todas estas problematicas enuciadas y otras no enuciadas? Porque cada canal es un FEUDO INDEPEDNIENTE?. Quién debe lograr una correcta integración y balance entre los canales nacionales y tambien de los canales provinciales?. Porque no hay una linea definida de lo que debe ser la televisión y de lo debe ser la televisión?. Saludos. OJL
Reportar al moderador
#11 yo 23-08-2017 00:11
escribi el 17 de septiembre de 2016 (comentario numero 9) y hoy 22 de agosto de 2017 seguimos sufriendo con los perfiles mal perfilados de la televsion cubana... me da risa... jahjajajajaja
Reportar al moderador
#10 Juan Carlos 28-04-2017 15:47
Muy reflexivo y atinado el artículo, solamente añadir que programas como 23 y M redunda en banalidades hasta el cansancio y las cobertura de promoción no alcanza un espectro amplio de la producción artística del país ¿Por qué será?
Reportar al moderador
#9 yo 17-09-2016 16:53
pues que sigan buscando por aun hoy 17 de septiembre de 2016 no lo han encontrado
Reportar al moderador
+1 #8 Gobe 25-04-2016 17:45
Muy buen comentario. Abarcador e integral. estoy de acuerdo en toda su extensión, ahora solo hace falta que se tenga en cuenta por parte de los directoires de los canales.

Sugiero que a cada comentario que aparezca en esta página WEB se le incluya la fecha en que se publicó.
Reportar al moderador
#7 olcc81 25-04-2016 14:41
Me hago otra Pregunta:

¿alguien lee estos comentarios?
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más