0
0
0
s2sdefault

 Los medios de comunicación cubanos que tienen el reto de representar, con inteligencia y sensibilidad, los desafíos de la familia, entre los cuales sobresale el logro de una maternidad y paternidad responsable

La familia constituye una institución básica en la sociedad, en tanto representa el primer núcleo productor, transmisor y legitimador de valores, actitudes y patrones sociales.

De modo general, la radio y la televisión han abordado con alta frecuencia, desde diferentes perspectivas y lenguajes comunicativos, el tema y las problemáticas de la familia actual, tanto a escala internacional como en el ámbito cubano.

Las realidades y mitos sociales existentes en el imaginario popular en torno a la maternidad y la paternidad han sido analizados, a lo largo del tiempo, en diversos programas de nuestra radio y televisión.

 

Entre ellos pueden citarse: Vale la pena, De tarde en casa, Cuando una mujer, 40 semanas y más, Francamente, Nosotras, El triángulo de la confianza, entre otros.

Muchas veces este tema impacta de una manera más eficiente a la población, si se incluye en el hilo narrativo de algún dramatizado que, como las encuestas de teleaudiencia han demostrado una y otra vez, es un espacio que goza de altos niveles de aceptación y popularidad en Cuba y América Latina.

En radionovelas, series y telenovelas abundan los modelos de familias disfuncionales, en los cuales la madre, el padre o a veces ambos están bien distantes del modelo (o los modelos) de maternidad y paternidad responsable.

Digo con toda intencionalidad “los modelos” porque no pienso que exista un único modelo de familia funcional y, por ende, los medios de comunicación deben proyectar e incluir toda la pluralidad etárea, racial, cultural, religiosa y de género que existe hoy en las familias cubanas.

Una maternidad y/o paternidad responsable no se logra solo con proveer materialmente a los hijos de todo aquello que necesiten. Este es un rol que se construye diariamente desde el amor y el respeto a los menores (sea cual sea su condición física o mental) y desde una educación inclusiva y participativa que le garantice a los hijos el pleno ejercicio de sus derechos.

El embarazo en la adolescencia constituye una temática reiterada en la programación televisiva dirigida a ese segmento poblacional. Según los especialistas, este representa uno de los factores desencadenantes de la maternidad o paternidad irresponsable, en tanto trae una serie de consecuencias físicas, psicológicas y socioculturales negativas que afectan la capacidad de la pareja para afrontar el hecho.

En tal sentido, programas como Quédate conmigo y Conexión han logrado, desde una propuesta de guion bien pensada, incluir las experiencias y criterios no solo de las adolescentes (que en este sentido son más estigmatizadas a nivel social) sino también de los varones quienes poseen tanta responsabilidad como las chicas.

La alianza de los medios de comunicación cubanos con otras instituciones especializadas en la temática (como el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la Red Iberoamericana de Masculinidades (Riam), el Centro Félix Varela, entre otros) representa una vía válida para consolidar y perfeccionar el tratamiento del tema en la radio y la televisión.

A la propuesta de crear una Red Nacional de Hombres por una Paternidad Responsable nuestros medios pueden aportar muchas experiencias, entre ellas la socialización de modelos paternales equitativos y no discriminatorios.

Sin dudas, este tema demanda un enfoque integral, en cuyo eje central pueden situarse los medios de comunicación como terreno de visibilización, diálogo y reconocimiento entre los ámbitos académicos, empíricos y comunitarios.

 

Comentarios   

#2 yeibetty 07-07-2016 16:51
Felicitaciones, Anette! Me parece un excelente articulo
Reportar al moderador
#1 Reynaldo 14-06-2016 23:49
Felicitaciones para la autora Anette Jiménez Marata por este excelente trabajo. Deseo que continúe trabajando así.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más