Muy saludable es que analicemos la problemática de la producción de Telenovelas en nuestro país, mucho más que el referente sea Vilma Montesinos, una emblemática Especialista del quehacer televisivo y particularmente en su desempeño en el tema, pero hay puntos de vista que no comparto.

Vayamos por partes:

La telenovela como cualquier otro género tiene en la Televisión la prioridad que le merece, no por gusto está en el horario de mayor audiencia que va entre las 8 y las 10 de la noche, en el Canal de mayor cobertura nacional, que es Cubavisión. Consume el mayor presupuesto que se destina a la producción. Cuenta con una Empresa especializada que se dedica a este género, que  es complementada hoy día por RTV – Comercial. Así mismo dos de sus más grandes y complejos Estudios se destinan al género.  Claro que necesitamos más espacios, porque todos queremos más telenovelas y más series cubanas, todos los días de la semana, porque conocemos el impacto que tienen no solo para el entretenimiento, sino también para la educación de los públicos en muchísimas aristas de la sociedad cubana actual –en este último aspecto coincidimos.

Como la telenovela, todos los tipos de programas y de programación son necesarios a los públicos – que son variados en edades, niveles educacionales e intereses-. Todos tienen que tener su espacio y su prioridad, porque las necesidades de información, de Educación, de reconocimiento de cultura (en su sentido más amplio y en el estrecho) y de entretenimiento, es transversal a cualquiera de los géneros.

Lo que sucede es que como cualquier Entidad productiva en nuestro país, la de programas para la TV se ve afectada por la falta de disponibilidad de recursos de diversos tipos, porque como bien se sabe, las tecnologías se adquieren a un elevado precio en el mercado internacional y ello implica destinar un financiamiento para su adquisición con el cual el país no cuenta, pues obviamente la alimentación, la salud, la educación, por mencionar algunas de ellas tienen la prioridad –y las relacionadas con hacer televisión son particularmente caras, sin contar los obstáculos que impone el bloqueo, que como siempre, asecha delante o detrás de cualquier hecho de la economía cubana. La falta de transporte, maderas, textiles, cosméticos, cámaras, unidades de remoto, cámaras, casetes, discos duros, equipos de computación y un sinfín de accesorios, por solo mencionar algunos de ellos, no escapan de la dura realidad que atravesamos los cubanos. No nos llamemos a engaños, es este el intríngulis de hacer más producciones nacionales.

Sin lograr los anhelos satisfechos, participo de los empeños y desvelos en que nuestra dirección se encuentra para encontrar los caminos certeros para vencer los obstáculos que hoy nos aquejan. No se trata entonces de establecer prioridades, sino de que cada cual cumpla con lo que tiene que hacer y ser más eficientes en lo que hacemos, con los recursos que tenemos. Un análisis más profundo en el seno de cada uno de nuestros colectivos pudiera conducirnos por uno de esos caminos.

Directivos, creativos, técnicos y colectivos en las mismas circunstancias han dado prueba de que podemos hacer mucho más por la calidad. Acabamos de asistir a una producción como Latidos Compartidos, una telenovela que logró un impacto positivo en nuestras audiencias en términos de calidades –no es la única. Como toda la sociedad también somos afectados por otros males que se han entronizado, que tienen que ver con la organización, la disciplina, la planificación, la capacitación, la falta de gestión, y el control. Y creo que debe haber quizás más de un irresponsable, pero no sería el causante. Por lo que coincido también en que no puede ser que la televisión, en su conjunto, pague las insuficiencias de determinadas personas.

En cuanto a la parte que nos toca como Portal de la Televisión, incurrimos en el error de no consultar otras fuentes para hablar de temas trascendentes como este y tratar la complejidad de sus especialidades, lo que implica hacer un guión, una escenografía, el montaje, la ambientación, el maquillaje, la fotografía, los castings, el trabajo con decenas de actores, etc. Porque muchos televidentes no tienen ni la más remota idea de cómo se hace una telenovela y sin dudas estos análisis ayudarían a comprender y apreciar su trabajo artístico.

Cari Rojas Zayas

Directora de Comunicación Televisión Cubana

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#5 maguero 16-10-2017 16:49
Las telenovelas cubanas carecen de un buen guion y un director exigente , no basta con un buen elenco de artistas sino se tiene un buen guion eso esta mas que probado novelas como Tierra Brava lo demuestran, no cualquiera puede dirigir ni realizar un buen guion y ultimamente dan pena las novelas cubanas , porque muchas antes del 90 eran excelentes.Hoy a pesar de las tecnologias hoy no tienen calidad para enganchar al televidente y amigos cuando la TV era en vivo sin recursos se hacian grnades novelas transmitiendose dos en una noche . autores como Maite vera cautivaron con novelas como la Pena del Leon .Se trata de querer darle al pueblo algo con calidad, sin chavacaneria y mal gusto.
#4 Guillermo Morán 10-03-2017 09:48
Veo con mediocridad los temas de las telenovelas excepto algunas que en realidad si han seleccionado un buen tema, y no es esto lo decisivo, sino los subtemas seleccionados, cosa que afecta mucho la trasmisión de los diálogos y parlamentos que no duran casi nada, y nada puede entenderse correctamente, no sé si me hago explicar.
Cuando un lector lee una novela como Cecilia Valdéz, que debe reponerse en TV, para hacerla más comercial, al leerla a la misma vez no se habla de Cecilia, de la madre, de Leonardo, de el padre de Leonardo, de la abuela de Cecilia. Y es que tantos cortes en la historia que se nos narra por capítulos, no nos deja a veces ni disfrutar de una escena, de ver un buen parlamento, de apreciar el desdoblamiento de los actores, ni escuchar un buen fragmento de música. Es como si se quisieran hacer dos o tres novelas a la vez, en una sola, y esto le resta calidad a la Telenovela. Los argumentos no siempre son los mejores, y pierden lo que se en Brasil buscan, y es el gancho. Ahora el hilo conductor es otra cosa, por lo que sugiero que lo hagan más pausado, que las escenas no la corten tan rápido para ir de una a otra como un gran maratón de filmación. En latidos compartidos muchas escenas entre la abuela (Dolores del Río, excelente artista), y su hija, y su nieta fueron meros esquemas de palabritas, y escenas rápidas, que nada enseñan, así como la mala realidad de demostrar todo en ejemplos negativos. Quisiera ver al menos una novela que destaque ejemplos positivos un buen padre, una buena madre, un buen trabajador, una relación de verdadero amor, algo diferente, algo educativo, pues en ello se ayuda a formar, y a veces la TV deforma a quien no ha estado preparado adecuadamente en buen ejemplo positivo. Novelas cubanas buenas hay muchas. El derecho de nacer aún tiene actualidad en la era de posmodernidad, re analizando lo que en aquel tiempo Félix De Caigent dijo en su tiempo. Lo malo es que hay carné de identidad, y leyes, pero siempre la imaginación puede lograr maravilla. Es mi parecer.
#3 daniel 03-06-2016 10:39
Un breve comentario> Siempre se justifica todo con el amor con que se trabaja y con la falta de recursos, y los directivos de la TV nacional no acaban de meterse en la cabeza (tampoco creo que les importe la calidad del producto, si total el dinero no lo ponen ellos) que lo fundamental de una telenovela es el conflicto antagónico entre el bien y el mal, además del romance. En esos productos que se hacen aquí (y llaman "telenovelas") no hay antagonismo ni intriga ni nada que motive el interés, es como estar mirando por la ventana de la casa del vecino, la cotidianidad apabullante y nada más. Y no me digan que Pedro Pablo el de "Latidos compartidos"era un malo, simplemente un malito pacotillero, no con la fuerza que tiene los villanos de una telenovela que son quienes mueven la trama. Además, se olvidaron de las novelas de época, todo es actualidad a pulso, con escenografía de cartón... Quién puso una actriz tan pésima como Claudia Alvarez, que todo lo dice en un tono monocorde y con la misma expresión facial, a protagonizar el nuevo engendro que ustedes llaman telenovela? Deberían sentir pena que hasta Turquía les ha tomado la delantera...
#2 Rafa_GA 30-05-2016 15:13
El esfuerzo de los actores y productores siempre se va a agradecer. En estos momentos lo que mas golpea a la Telenovela cubana son los guiones y los temas que se eligen. Como usted misma ha dicho tenemos deficit en textiles, cosmeticos, camaras, discos, etc, etc. Pero si lo poco que tenemos lo utilizamos en una propuesta que no atrae a la población estamos fritos. Hay que hacer encuestas e investigaciones para indagar cuales son los temas de preferencia. Voy a citar 2 ejemplos: 1- Hace poco televisaron La Ronca de Oro que tuvo gran aceptación y que narraba la vida de la cantante Elena Vargas. Es muy díficil hacer una novela cuyo tema principal sea la vida artistica de Rosa Fornés o de Juana Bacallao. Creo que si se hace un trabajo serio y con el consentimiento, claro está, de las mencionadas el resultado sería fabuloso. 2- El año pasado salió el programa de participación Sonando en Cuba que tuvo aceptación general. Este es el momento propicio para hacer una telenovela que toque ese tema.
#1 ernesto felix 30-05-2016 09:04
en parte hay rason y en parte no yo se que es facil despotricar y criticar sin trabajar en un organismo que tnene prolemas subjetivos y objetivos como todo centro laboral . pero en el caso de la telenovelas dentro de los generos televisivos yo se que en materia de produccion es unos de los mas caro en produccion . ya que las mismas llevan vestuarios recursos esenograficos locaciones en exteriores casi simpre una o dos unidades de control remoto o un equipo de minitecnica el salario econimico de los tecnicos y artistas y aparte de todas estas cosas el guion y su concepcion estetica entre el escritor guionistas y el director esa formula casi en milagrosa todo eso lleva recurso y ademas de eso en las televisoras comerciales el patrocinio como se ha de ver es un tema complejo . y si a esto le agregamos la comptetencia de el mercado de las mismas donde televisa - tv o globo- caracol -rcn- americatv peru- canal trece de buenos aires - y otras productoras mas es dificl entrar en ese mundo donde hasta turquia y portugal esta concursando y compitiendo en ese genero . lo ms inteliguente seria que ya s hora que el organismo invierta recursos que lleva la produccin de ese genero tan gustado en cuba y llevar a adaptacion todos esos hermosos guiones que hay en las redacciones dramamticas de progreso y radio arte adaptarlos y llevarlos al aire con calidad y esmero y vamos a ver quien es el rey de las telenovelas siempre hay que tener en cuenta que los padres de ese genero somos nosotros con el legado de la aun hoy viguente de delia fiallo - y -ese grande de los grandes felix b cañet . y es una lastima que no tengamos en la parrilla de cubavison de lunes a viernes una telenovlea de lunes a viernes diaria con su publico una emision estelar diaria con su publico ya s hora que los dramatisados cubanos esten mas formalmete en nuestros medios y vuscar alternativas como son las casa productoras de dramatisados .