Desde visualidades simbólicas que forman parte de nuestro ser y quehacer cotidianos

Preservar los valores arquitectónicos corresponde a todosTodos somos portadores de la cultura que además de las manifestaciones artísticas y literarias se vincula con otros ámbitos de la vida cotidiana, creativos, de disfrute y apreciación, pues trasciende a modos de vida, relaciones sociales, tradiciones, valores patrióticos, estéticos, éticos, de la nación.

Oriundos de La Habana, quienes llegaron de otros lugares del archipiélago y allende los mares reconocen la valía del patrimonio histórico-cultural de esta urbe.

Según ha expresado el doctor Eusebio Leal, “La Habana no puede dejar de ser recordada nunca como la ciudad de la arquitectura, de la poesía, de los rebeldes; la ciudad conspirativa de los grandes actos heroicos, en definitiva de la cultura”.

En ella, se inspiran poetas, músicos, arquitectos, narradores y artistas del audiovisual, quienes llevan a la pantalla además del rostro de sus pobladores, conflictos e imágenes del diario acontecer.

Según el resultado del tercer concurso promovido en 2014 por la fundación suiza New Wonders, La Habana es una de las siete ciudades maravillas del mundo. Así lo acreditará la develación, el 7 de junio, de un monumento con placa conmemorativa en la explanada del Castillo de San Salvador de la Punta. Millones de votos procedentes de todo el orbe validaron este reconocimiento a La Habana, declarada sitio de Patrimonio Mundial en 1982.

La preocupación por reconectar la Cuba simbólica a la tangible ha sido un tema recurrente en intercambios y debates sostenidos en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba desde el VII Congreso.

La familia es un eslabón indispensable en el andar juntosA propósito de la reunión, y en Carta de Fidel dirigida a Miguel Barnet, presidente de la Uneac, y los miembros de la organización, el líder histórico de la Revolución advirtió: “El ser humano moderno no es menos egoísta que el griego de la época de Platón. Por el contrario, el de hoy está sometido a un diluvio de publicidad, imágenes e influencias a las que jamás lo había sido”.

Las señalizaciones son útiles a citadinos y visitantes.En el mismo documento, Fidel alertó: “la conciencia del ser humano no crea las condiciones objetivas. Es al revés. Solo entonces puede hablarse de Revolución”.

El compromiso, la inteligencia y la creatividad de cada creador deben responder al desarrollo cívico y a la defensa de la cubanía auténtica.

Lo que se ve y se difunde en los medios de comunicación masiva debe responder a un concepto esencial, que Cuba muestre la amplia riqueza de la cultura cubana, un entorno urbano ético y estético adecuado, donde además se considere la contemporaneidad y el empleo cualitativo de imágenes, obras con calidad, ya sea en los espacios públicos o en los interiores de hoteles u otros inmuebles de uso turístico.

Se trata de andar, sumando a los demás, como dice Silvio Rodríguez en una canción. Lo que logremos entre todos será decisivo para influir en el pensamiento y la capacidad crítica de las personas.

Según consta en el informe presentado por la comisión Cultura, Turismo y Espacios públicos, en el Consejo Nacional de la Uneac, en diciembre de 2015: “las imágenes derivadas de las acciones de comunicación y promoción deberán reflejar las facetas más representativas de nuestro patrimonio natural y cultural en lo referente a características ambientales, monumentos nacionales y locales, pluralidad racial, religiosidad, manifestaciones artísticas de alto reconocimiento nacional e internacional y expresiones raigales de la cultura cubana”.

Las imágenes que difunde la Televisión legitiman la valía de localidades, entornos citadinos y rurales. En Cuba existe un vasto patrimonio cultural, además ciudades con valores significativos como Trinidad, Remedios, Santiago de Cuba y Baracoa, entre otras.

La Habana continúa siendo un sitio de referencias y en el que resultan determinantes múltiples confluencias. El cambio de época que estamos viviendo, no solo abarca lo económico, estructural y ambiental, repercute decisivamente en lo cultural, en la diversidad de modelos y prácticas, los cuales contienen el desarrollo alcanzado por los humanos y sus sistemas sociales.

Andar para defender las conquistas es una manera de perpetuarlas en el ser y en el cotidiano hacer para todos los tiempos.

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.