Una escena de la telenovela La sal del paraíso. Foto: Portal de la TV Cubana.

De nuevo la telenovela cu­bana de turno genera un tsunami de descalificaciones por par­te de un sector de la audiencia.

Esta vez las reacciones ne­ga­tivas no apuntan a un argumento anodino, ni a la recurrencia a lugares comunes, ni a giros im­previstos de la trama, ni a inconsistencias en la realización, co­mo ha sucedido con recientes y lamentables producciones.

Si la estación anterior, La­tidos compartidos, sin ser una maravilla, pareció una señal de aliento en cuanto al nivel del género y de plausible aceptación por la teleaudiencia, La sal del paraíso es vista como un retroceso e incluso no faltan los que se preguntan hasta cuándo tendrán que so­portarla.

Nunca he sido partidario de juzgar el todo por las partes. Evaluar un resultado hasta que no concluya una producción se­riada abre la posibilidad de un margen de error en la mirada.

Pero tampoco se puede permanecer im­pasible cuando las pasiones se agitan en torno a una obra que representa, por su ti­pología y la función que de­sempeña en el empleo del tiempo libre de un apreciable se­g­­mento de la población, un referente ine­ludible.

Por mucho que se hayan extendido otras prácticas del consumo audiovisual, la telenovela sigue siendo un foco de atención de la audiencia. Y a la telenovela de producción na­cio­­nal se le exigen mayores com­pe­ten­cias que a las extranjeras.

No debe olvidarse que este tipo de programa dramatizado se ubica en un horario estelar y su recepción opera en el entorno familiar. De modo que factores que van des­de la  jerarquía en la programación has­ta su socialización efectiva, no pueden ser ignorados por los responsables de su emisión.

Estamos ante un caso que se aparta y en muchas ocasiones hiere la sensibilidad del televidente promedio. Tómese un ejemplo: las peleas de pe­rros. Por mucho que los realizadores insistan en que su presencia esté motivada por  una intención profiláctica y que, por supuesto, ningún animal de los que se muestran en pantalla haya sufrido el embate de esa práctica criminal, su re­currencia en la trama provoca rechazo e indignación.

Pero lo más problemático transita por la cantidad y la calidad de los conflictos que aborda. A ciertos espectadores les re­sul­ta excesiva la acumulación implacable de situaciones y personajes que revelan ca­rencias y miserias humanas. A otros les abruma saber que tales cosas existen, pe­ro consideran que no es prudente exacerbarlas sin un contrapeso. Aparece entonces una palabra que, en lo personal, rezuma de una parte hipocresía y de otra insuficiencia en la comprensión de la naturaleza del arte: balance.

Ni la telenovela ni ninguna obra tienen la obligación de ser a priori compendios sociológicos totalizadores, ni moralmente edificantes, ni pedagógicamente instrumentales. Tie­nen, eso sí, que proponerse honestidad artística y altura estética. En La sal del paraíso no dudo de la primera, pero echo en falta la segunda.

Por lo visto hasta ahora, La sal del pa­raí­so pretende ahondar en valores éticos en crisis en determinados nichos de la so­ciedad en el contexto de la Cuba de los inicios del siglo XXI. Familias disfuncionales, individuos desnortados, comportamientos de­lictivos y an­gus­tias existenciales configuran una tupida red de eventos, asumidos por los guionistas des­de una perspectiva que quie­­re ser realista pero en cu­yas puntadas se advierte, hasta ahora, cierta chatura y por momentos falta de vuelo en el manejo y presentación de las situaciones.

¿Ejemplos? El desaprovechamiento del programa de radio La silla turca y el ámbito laboral de la emisora como espacio para la construcción de la trama y la indagación responsable y aguda de la realidad y el tratamiento del autismo, que alguna vez pa­reció situarse al centro y ha terminado, sin embargo, en convertirse en me­ra anécdota.

De todos modos hay que esperar por lo que vendrá. Tiem­po habrá para compartir criterios acerca de actuaciones, banda sonora, fotografía y otros detalles de la puesta en pantalla. Y de conocer si, por fin, la sazón de la telenovela encuentra su punto.

Solo en la medida en que su calado conceptual y su reflejo orgánico, comprometido y co­herente se hagan penetrantes, dejará una huella estimulante en el espectador.

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#24 maguero 06-10-2017 14:46
Me uno al criterio de AYI , ciertamente parece que carecemos de guionistas , las novelas cubanaa no son malas como algunos expresan solo que hasta los 80 eran verdaderas novelas alguien recuerda : Cuando el Agua Regresa a laTierra El viejo espigon , Cuerpo de guardia , entre otras eran novelas que se tramsmitian en vivo desde un estudio en su mayoria y sin embargo no perdian calidad , escritores como Mayte Vera se hicieron famosos , despues vinieron otras como las Huerfanas de la Obrapia , Entre Manparas . la llegada del periodo especial termino con la calidad de los guiones realizados para novelas , asi como la perdida de directores exigentes a la hora de realizar la novela , actores buenos nos sobran tanto jovenes como longevos a los cuales se olvida llamar para darle vida a un personaje mayor y se utilizan actores como padres que son de la misma edad de los hijos , la seleccion del actor no siempre es acorde con el papel que debe realizar , no hace falta tanto para realizarla solo buena intension y deseos de darle al publico algo con calidad porque no hacer una novela de la vida de un atleta o artista reconocido en cuba . Porque no hacerla de un internacionalis ta cubano ( militar o civil) se puede todo.
#23 ale 11-08-2016 10:48
hasta cuando van hacer novelas de tan mala calidad en nuestro pais aun y cuendo fuimos los pioneros en america latina en este genero, las novelas actuales son LO MISMO CON LO MISMO, hagan novelas de la epoca, historicas, acerca de idolos de la musica de nuestra pais. ES HORA DE CAMBIAR CABALLEROOOOOO. ......
#22 yo 09-08-2016 09:01
MAYDE NO ES PROBLEMA DE GUSTO O NO GUSTO POR LA NOVELA CUBANA ES QUE COMO NI ES EDUCATIVA NI ENSEÑA NADA BUENO HAY QUE PONERLA A ESA HORA QUE YA LOS NIÑOS ESTAN DORMIDOS, OJALA SIGA A ESA HORA HASTA QUE TERMINE. O ES QUE TE GUSTA VER LAS PELEAS DE PERROS PROHIBIDAS?
#21 Mayde 08-08-2016 10:07
A mí me gusta la novela, por qué tengo que esperar a las mil y quinientas ahora para verla. Como otros tantos programas en la televisión al que no le guste que no la vea.
#20 Ignacio 05-08-2016 13:57
Considero que en nuestro pais hay muchos artistas jovenes, sin decir que cada cubano es un artista, que podemos hacer novelas bonitas, solamente hay que hacerlas de la vida cotidiana de la ciudad, del campo que nos alimenta, combinandolas, de nuestras FAR, del MININT.No estpy de acuerdo que todo debe ser importado.
No debmos gastar el poco dinerito en una basura comercial.
#19 Cardentey 05-08-2016 09:41
Mi respuesta a todos aquellas personas que de una manera u otra dicen que quiten la Novela, yo esa novela no la vea porque a mi las novelas cubanas no me gustan, pero señores si no quieres que sus hijos o ustedes vean esa novela, simplemente cambien de canal o ponganse a ver cosas del paquete semanal, a parte a las 8 PM sale la calabacita y eso significa que desde esa hora ahy termina la programacion para los niños, esa es mi opinion, Saludos
#18 Nestor 05-08-2016 08:58
No es una novela que caracteriza la sociedad cubana, es pura ficción porque por ejemplo en nuestro pais no predominan esas parejas abiertas como se muestra aqui. además la esenografía de estudio 99%, es pésima, parecen diseños de teatro de títeres.
#17 isel 02-08-2016 16:04
Para completar mi opinión, olvidé decir que no estoy de acuerdo en lo personal con el título del artículo, en signos de interrogación.. .pues una cosa o la otra....no creo sea así...creo que hay las dos cosas y no en forma de pregunta sino afirmación, todos sabemos que existen valores en crisis pero también es obvio que esta telenovela es caótica.
Vuelvo a reiterar que a pesar de los problemas de recursos y la situación que se presenta en la sociedad cubana actual, pues se ven a diario programas bien pensados y realizados, donde se evidencian las crisis en general de los valores pero también el guión y en gral las tramas dan sentido a la realidad en donde no existe unipolaridad, gente buena y mala, con maticez y sobre todo un enfoque ético al respecto. En esta novela no sabemos bien siquiera que nos quieren decir.
#16 isel 02-08-2016 08:54
Pues yo por lo menos me sitno aliviada con que sea reprogramada, aunque pienso que estas cosas deberían pasar por un tamiz para ser puestas y para ser aprobadas, también influyen la tradición cubana de la telenovela la cual llega a todos los espectadores por el horario y la espectativa de todo el público. Creo que todos esos confluctos pueden existir y de hecho existen pero todos abarrotados unos tras otros sin armonía no es la realidad ni mucho menos, ni es atinado concentrarse así en todas las miserias humanas ni desde un punto artístico ni educativo y si soy partidaria que el arte es muy importante por su trascendencia en los valores que se trasmitan, no es que no se refleje la realidad pero debe ser bien reflejada y debe haber una compensación ética de lo que se presenta y se quiere trasmitir.
En fin para mi, aunque las partes no juzgan el todo, hay partes que son abominables y que si pueden comprometer seriamente un todo, incluyendo el prestigio de realizadores y de equipos enteros de trabajo, de actores, los personajes malos y las malas situacines y conflictos cuando son bien presentadas son estimadas por el público, pero cuando es algo burdo y mediocre, y cuando es lo vulgar por lo vulgar, eso no es bien recibido, y este es el caso.
Tantas opiniones no pueden estar equivocadas y recuerden que al final se trabaja para un público y si este valora mal, no hay mas que hablar, solo sentarse a analizar bien todas las cosas que pueden haber influido en esa unanimidad de criterios negativos al respecto. En esto pueden haber muchas aristas y eso hay que sentarse a analizar.
#15 ARIEL 01-08-2016 13:36
Despues de los latiddos compartidos.... ....infarto masivo.....