Aproximaciones a diferentes estéticas de este tipo de este programa televisual

Diferentes géneros, formatos y espacios continúan siendo las formas más estables de referencia a la televisión como acto cultural.

Los primeros actores Eslinda Núñez y Enrique Molina contribuyen con su labor interpretativa a la calidad de las puestas televisivas.Los primeros actores Eslinda Núñez y Enrique Molina contribuyen con su labor interpretativa a la calidad de las puestas televisivas.

Lo popular es lo que “encuentra en lo masivo mediático un lugar donde exhibir sus gustos, estéticas y saberes”, según el profesor colombiano Jesús Martín-Barbero. Este criterio reafirma el auge de producciones televisivas favorecidas con buenas historias de guionistas que emigran del cine, y son conscientes de la repercusión del productivo negocio en el incremento del consumo en la pantalla o por Internet.

 

En el mundo interconectado prevalece el desplazamiento progresivo de la televisión por las redes sociales –medio que más se utiliza para obtener información-, las series mantienen su estatus de conquista sobre los públicos, que demuestran su interés en conocer historias sobre los otros en diferentes formatos, estos mantienen la conexión con pasiones populares y, en ocasiones, permiten ver la vida en directo.

La aproximación de la historia principal o de las acciones subordinadas -mal llamadas subtramas, pues nunca van por debajo, sino que nutren la trama central-, a detalles de la existencia de personajes o tipos parece ser una de las claves del interés de los televidentes. Quizás por eso seducen las series estadounidenses Reportes menores, Chicago Med, Mansión Crawley, (Multivisión), que han logrado restablecer un hábito en audiencias participativas, estas resignifican valores, conflictos y circunstancias en beneficio propio y colectivo, pues la familia es la destinataria fundamental.

Hay que acentuar la mirada crítica, pues no todos los contenidos y edulcoraciones son inocentes. Puede impresionar un héroe-tipo capaz de llevar sus acciones hasta las últimas consecuencias, de ahí la importancia de prestar atención a sus bocadillos y acciones -a lo que dice y lo que hace-, justo en ese tránsito, la puesta produce intercambio social, industria, poder y demanda de la teleaudiencia una interpretación exhaustiva.

Sin dudas, los realizadores pensaron con detenimiento la intencionalidad de cada plano concebido para seducir al espectador y que alimente sus expectativas durante tantos capítulos y temporadas como lo decidan canales y productores interesados en mantener la preferencia de los públicos; de hecho, invirtieron para retenerlos frente a la pantalla.

¿Por qué algunas series cubanas no siempre satisfacen a la mayoría de los públicos? El despeje de esta interrogante suele inclinarse hacia las limitaciones materiales o la ausencia de rigor en la dirección de la puesta audiovisual. En ocasiones, escapan a la percepción de creadores y públicos elementos dramatúrgicos que son determinantes en la calidad de una ficción televisual y están relacionados con la condición de poner en trama todo lo que el relato cuenta; o sea, reiterar conflictos y situaciones, mostrarlos siempre en ascenso. No basta atribuirle a un personaje relaciones personales en declive si el conflicto no se reitera y resuelve en el transcurso del relato.

Ulises Toirac, actor y escritor, aporta su talento y magisterio a series humorísticas

Por lo general, -sobre todo en algunas emisiones del policíaco Tras la huella-, la protección de la imagen del equipo de oficiales impide que el espectador comprenda y sea copartícipe de su labor, entrega y profesionalismo. Si un personaje o tipo es estático; nunca duda, teme o vacila, nunca conquistará al espectador ávido de ver acciones en la pantalla.

La perfección ganada a ultranza es una falsedad, terreno resbaladizo para construir narrativas, las cuales deben ser como la vida misma: ambiguas, complejas, llenas de confrontaciones, luchas y catarsis.

En dicho espacio, guionistas y directores, entre ellos Nilda Rodríguez y Alberto Luberta Martínez, han logrado cautivar al espectador mediante narrativas sugerentes y verosímiles.

Otros espacios seriados de producción nacional –algunos humorísticos y seriados de temática social-, también motivaron a públicos diferentes, siempre interesados en el hacer y quehacer de nuestra televisión.

Reconocidos actores y actrices contribuyen al propósito de lograr que nuestra televisión sea cada vez más interesante y atractiva.

Llegó la hora de las series, así piensan quienes en la actualidad redescubren una tradición tan antigua como la propia TV. En el siglo XXI, el campo audiovisual está listo para concebir nuevas experiencias que incluyan a sujetos y experiencias colectivas; así lo exige la diversidad de tecnologías, redes, pantallas y relatos que no pueden estar ajenos a las necesidades y posibilidades expresivas de cada sociedad para hacer una televisión que sea parte de nuestro paisaje cotidiano.

Como apuntó el profesor y filósofo de origen lituano Emmanuel Lévinas (1906-1995): “la realidad no sería solamente aquello que es, aquello que se desvela en la verdad, sino también su doble, su sombra, su imagen”. El arte asume el costado umbrío del ser, el que muestra de forma oblicua en su retirada.

Para conseguir artisticidad en las obras audiovisuales hay que ser consciente de estos y otros preceptos; antes de violarlos es preciso dominarlos. Solo así se podrá hacer uso de las densidades narrativas, de sus dimensiones éticas y estéticas.

Todo lo pensado como tensión, estilo y síntesis, pierde su razón de ser si no llega a los públicos. Hay que seducirlos; propiciar que mediten en soledad o en compañía y sientan lo aprehendido como algo propio.

Pies d

  • (IMAGEN 310)

e fotos

  • . (FOTO 356)

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#1 waldo 29-08-2017 11:28
Sabemos que existen limitaciones para realizar cosas nuevas pero tenemos lo mejor en policiacos seriados,"En silencio ha Tenido que Ser",que son tres seriales con Julito el Pescador y Para Empesar a vivir,cualquier a de ellos compite con el mejor de los que repiten tanto,ponganlos y veran como los televidentes lo agradeceran,pon galo en horarios donde las personas que trabajan lo puedan ver,ejemplo los fines de semana que no hay nada que valga la pena,por favor no permitan que las expresiones de que la television no sirve se generalicen teniendo material para poner.gracias