0
0
0
s2sdefault

 Algunos programas han profundizado en las dimensiones del divorcio, el envejecimiento, la violencia, el género y la salud familiar

¿Qué tipos de familias existen en Cuba? ¿Cómo ha sido su representación en la radio y la TV? ¿Qué modelos familiares son priorizados y cuáles escasamente abordados?

Sobre estas y otras aristas del tema conversamos con la Licenciada en Psicología Vilma Hidalgo, quien considera que: “cuando se trabaja con las familias cubanas, hay que partir de dos características esenciales: en primer lugar, la diversidad en cuanto a estructura y arreglos familiares que existen.

“El modelo de familia nuclear, biparental tradicional, se ha desdibujado y  coexiste junto a otras configuraciones como son las extensas (más de dos generaciones conviviendo), re-ensambladas (convivencia con madrastras o padrastros), monoparentales (principalmente femeninos), biculturales, homoparentales, hogares unipersonales, de abuelos acogedores (abuelos y nietos), por solo mencionar algunas”.

En opinión de la Máster en Ciencias, representar, de modo integrador, esta diversidad de estructuras constituye hoy un desafío para los medios de comunicación cubanos.

“En algunos dramatizados ha existido cierta tendencia homogeneizadora, que afortunadamente se ha ido resquebrajando en los últimos años.

“Hay modelos sobre los cuales la radio y la TV han problematizado con bastante acierto. Tal es el caso de los hogares monoparentales femeninos, los hogares unipersonales, la convivencia en familias multigeneracionales o reensambladas.

“Sin embargo, otros temas relativos a las familias biculturales y a las homoparentales están bastante invisibilizados en los materiales de producción nacional”.

Para la también profesora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) el tema del género y su expresión en el espacio privado ha sido abordado con inteligencia y respeto.

Son diversos los programas orientados a sensibilizar a la audiencia sobre el rol que continúa desempeñando la mujer en la familia.

En ellos se han tratado aspectos relacionados con la sobrecarga doméstica, la responsabilidad depositada y asumida en las acciones educativas, de cuidado de enfermos y personas de la tercera edad.

Por su parte, la violencia doméstica también ha sido recurrente dentro de estos espacios, no solo en programas educativos, sino también en dramatizados que lo recrean con mucho ingenio.

El divorcio y sus implicaciones, la relación familia-emigración, el embarazo en la adolescencia y el rescate del rol paterno en la educación de los hijos son ejes temáticos frecuentemente presentados en la TV.

No obstante, existen otros que a juicio de la entrevistada aún demandan mayor abordaje por parte de los directores y guionistas:

“Nuestra programación ha tratado de modo superficial la tendencia sostenida de las parejas jóvenes a aplazar el proyecto de crear una familia y ha visibilizado muy poco las dinámicas que condicionan este fenómeno, como pueden ser las dificultades socioeconómicas, la disponibilidad de vivienda, la superación profesional de las mujeres, etcétera.

“También percibo en los dramatizados poca representación de familias compuestas por personas negras o familias rurales”.

Entre los programas que, en su criterio, han tratado de manera orgánica múltiples aristas del tema, la especialista mencionó: Cuando una mujer, Rompiendo el silencio, De tarde en casa, El triángulo de la confianza, Hola Habana, Sácame del Apuro y Pasaje a lo Desconocido, los cuales han profundizado en las dimensiones del divorcio, el envejecimiento, la violencia, el género y la salud familiar.

Tomar en cuenta la variabilidad de estructuras familiares y las diversas dimensiones psicosociales asociadas a ellas constituye uno de los mayores retos a los que se enfrenta toda televisión que aspire a dialogar y crecer con sus públicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

 Sitios web de los Canales Nacionales