0
0
0
s2sdefault

En la reafirmación de la cubanía en la TV el baile resulta esencial.

La música popular bailable es uno de los elementos distintivos de la cultura popular cubana. Barrios como Cayo Hueso y Colón, en La Habana, y Los Hoyos, en Santiago de Cuba, por solo citar unos pocos, le han otorgado al arsenal de la Isla no solo géneros musicales bailable; sino también modos de interpretarlos a través del movimiento de cuerpo.

El baile constituye, en ese sentido, una manifestación palpable de modos de sentir, referencia viable de costumbres y tradiciones que de locales pueden llegar a convertirse en muestras patrimoniales de la nación.

Por tal motivo, en esa búsqueda, las agrupaciones de música popular bailable juegan tan importante rol al convertirse en vínculo por excelencia entre la manifestación cultural y los modos de expresión poblacionales.

De ahí que exista una diferenciación al asumir la manera de bailar el son, cuando se trata del Septeto Habanero, con relación a lo que asume Adalberto Álvarez y su Son o Manolito Simonet y su Trabuco.

Ante tales circunstancias, uno de los retos de aquellos programas que sean de corte musical bailable radica justamente en crear ambientes y movimientos sin perder la esencia del legado histórico.

Sobre la base de ritmos distintivos, de cadencia propia y con figuras singulares, los coreógrafos pueden crear e improvisar, pero atención con que la idea de soñar no dé al traste con la de enseñar.

Las ideas anteriores marcan los principales retos y preocupaciones de un espacio nuevo como Bailando en Cuba, en el cual la responsabilidad de los coreógrafos es altísima en tanto son los encargados de mostrar un producto danzario-musical estéticamente coherente y atractivo.

El baile es expresión de una época, de un lugar, la suma de experiencia acumulada de unas generaciones con respecto a otras, y en el caso de la  cubana simboliza la respuesta de una nación que demuestra cómo también en la  reafirmación de su identidad, se tiene que bailar.

 

 

 

Comentarios   

#7 arq. Guillermo Morán 22-05-2017 13:31
Las tradiciones se trasmiten de generación en generación, pero en este mundo moderno era de la Internet, el vídeo, y la educación por Tv, se puede hacer todavía más por defender el legado y la tradición popular, de los bailes cubanos. No siempre lo foráneo es sinónimo de buen gusto aunque si de moderno y revolucionario, es por ello que la tradición junto a lo moderno es para bailar siempre y aún mejor con estas técnicas de difusión mas novedosas, y ejemplarmente modernas.
Reportar al moderador
#6 rose 07-03-2017 19:13
aunque el programa tenga buena aceptación creo que se le deberían agregar otros bailes mas contemporáneos y mezclarlos con nuestras raices para que sea mas agradable para el publico mas joven y que no esta tan empapado con los ritmos cubanos
Reportar al moderador
#5 yaimaris 06-03-2017 21:20
pienso que el programa ha tenido gran asectación en el público en general y tiene que permanecer . ya que este nos identifica como nación.
Reportar al moderador
#4 Grisell 02-03-2017 21:49
oigan denle café a los jurados antes de comenzar la competencia, porque medio se duermen y es una pena que personas de tanto prestigio tomen malas decisiones debido al sueño, sí, porque enviar a la zona caliente a la pareja 16 que fue la que mejor bailó por mucho, es de personas soñolientas o ciegas, es la verdad, y me disculpan, es sin ánimo de ofender, consejo: tengan cuidado porque esas malas decisiones, lastiman......
Reportar al moderador
#3 orlando 28-02-2017 21:18
Estoy de acuerdo con miguel, no entiendo porque dejaron en zona caliente a la 16, ahora seguro se aparecen que vuelve a entrar el alumnito de lizt alfonso.
Reportar al moderador
#2 katerine 27-02-2017 21:50
buenas tardes yo soy tengo un duda porque no varian los temas musicales,,ej.. la charanga,,soul, ,se que tiene que ser musica cubana,,pero en nuestro pais hay bastantes grupos buenos,,por favor cambienn la tactica
Reportar al moderador
#1 MIGUEL 27-02-2017 21:10
NO COMPRENDO POR QUE EL JURADO ENVÍO A LA PAREJA 16 A LA ZONA CALIENTE, SI FUERON LOS QUE MEJORES BAILARON EN LA ULTIMA NOCHE E INCLUSIVE LOS RETARON A BAILAR OTROS RITMOS, FUE UNA DECISIÓN MUY DECEPCIONANTE.. .. SALUDOS.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más