0
0
0
s2sdefault

La serie que transmite Multivisión se ocupa de asuntos arduos de nuestra cotidianidad, para satisfacción de algunos televidentes… y estupor de otros.

La serie Zoológico (Multivisión, martes y jueves, 8:30 p.m.) fue ya un fenómeno de público antes de ser transmitida por la televisión.
Por cuestiones en las que no vale la pena insistir ahora (aunque ameritarían un buen reportaje) se filtró y llegó al paquete.

Miles de espectadores la vieron «de carretilla», capítulo tras capítulo en largas sesiones. Es que la propuesta se presta para eso: hay mucha peripecia, los capítulos suelen cerrar bien, las tramas «enganchan».

Tienen para enganchar: hablan precisamente de lo que la gente suele pedirles a los dramatizados nacionales: del aquí y ahora, de los avatares de nuestra cotidianidad.

Con un añadido: buena parte de los temas son «conflictivos», abordan zonas arduas y polémicas de nuestro día a día. Y eso, se sabe, es «pan caliente» para nuestros televidentes.

Zoológico asume, en alguna medida, ese realismo sucio que abunda en cierta literatura de las últimas décadas. Pero ojo, no se llegan aquí a ciertos extremos.

Eso que llamamos «la realidad» no puede ser asumido como un ente inamovible. La realidad es disímil, compleja. Puede llegar a ser muy dura (y somos más o menos conscientes de esa), pero la televisión la «pasa» siempre por sus filtros.

Zoológico, sin llegar a edulcorar como un folletín tradicional, tampoco pretende ser un documento del periodismo.

Es (aspira a ser) arte. Y como tal hay que valorarlo.

La puesta, siempre la puesta  

Antes de hablar de la historia (que es, en definitiva, lo más importante), hablemos de la puesta en pantalla. Como ya es habitual, nuestras producciones siguen quedándose por debajo de los estándares internacionales (al menos los de las series extranjeras que se transmiten por nuestra televisión).

La presentación sí está a la altura: esa escultura virtual tiene muy buena factura y la edición la muestra muy bien.

Pero fotografía, diseños y ambientación en los capítulos no logran trascender la funcional medianía. Al menos son dignos, que en medio de un panorama de habituales chapucerías, ya es algo para destacar.

Filmar en casas reales fue un acierto, con todos los riesgos que eso implica. Pero ya hemos tenido que sufrir demasiados decorados inverosímiles en estudios, mal iluminados y fotografiados.

El casting, sin ser desastroso, es desigual. Hay actores que lucen cómodos en sus personajes, pero otros no encuentran el tono.

Uno de los núcleos más convincentes es el de la disfuncional familia del protagonista, muy bien defendido por los actores y con un logrado diseño del «contexto».

La selección musical es efectiva, «calza» bien las situaciones sin robar protagonismo.

Lo cierto es que la puesta no es aquí obstáculo para el entramado dramático, que fluye con algunos altibajos.

El desafío de la ficción

Para algunos podrá resultar abrumador el cúmulo de conflictos de Zoológico. Y ciertamente, no todos lucen suficientemente desarrollados.

Las líneas argumentales suelen sobreponerse unas sobre otras y por momentos es difícil encontrar una columna vertebral.

Pero el planteamiento suele ser diáfano, de manera que el televidente puede seguir el rumbo.

Hay muchas peripecias «sueltas», que no contribuyen especialmente a la progresión de la historia, aunque en definitiva «mueven» los capítulos, que nunca resultan cansones.

Se extraña, eso sí, alguna profundidad en la piscología de los personajes, una indagación más seria en sus motivaciones y circunstancias.

El rol de la familia en el itinerario de los personajes no está suficientemente explotado: demasiado externas y aleatorias parecen algunas acciones.

Si bien es cierto que el zoológico deviene símbolo o metáfora social, escenario de contradicciones, el germen de esos conflictos suele estar en la familia… y no siempre se explicitan contundentemente esos lazos.

Los (muchos) conflictos sociales también suelen estar superficialmente abordados, con más énfasis en el ruido que en las causas de ese ruido.

Y así y todo algunos creen que la serie es demasiado «cruda» o negativa. Pero eso tiene que ver con el planteamiento genérico.

Esta no es una telenovela, es una teleserie. Los realizadores tienen el derecho (y la responsabilidad) de hurgar donde lo estimen conveniente.

Tampoco es que estemos hablando de un documental. No se trata de resultar veraces, sino verosímiles. Y el hecho de que tanta gente se haya identificado con estos personajes habla bien en ese sentido.

Habrá que regresar con Zoológico.

Comentarios   

#24 HILDA 13-09-2018 12:46
A mi en particular me gusto muchisimo la serie refleja la realidad de muchos jovenes y ver nivel de corrupcion quedesgraciadam ente va cresiendo en nuestro pais y como tantas personas por miedo no se habla y esa no es la manera que me enseño mi Comandante creo que las verdades deben salir a flote para erradicar la mala hierva de donde venga
Reportar al moderador
#23 Yanet 03-05-2018 14:41
Para mi criterio la serie esta estupenda la vi dos veces me encanto lo unico que no me gusto fue que duro muy poquito quisiera que hubiera durado mas tiempo porque la difrute mucho, quisiera que realizaran algo mas parecido a esta serie. FELICITACIONES para los implicados en la serie.
Reportar al moderador
#22 Jenny 02-04-2018 14:43
A mi me encanta la serie y sobre todo darle mis sinceras felicitaciones a toda aquella persona que hizo posible esta serie de gran valor educativo para los televidentes en carácter general,no sólo para la juventud.FELICI DADES
Reportar al moderador
#21 Jenny 02-04-2018 14:40
A mi me encanta la seriey aplaudo al colectivo de Zoologico porque muestra lo que sucede cuando un funcionario que quiere saca adelante a su empresa , en nuestro pais existen muchos profesionales que han abandonado su trabajo para dedicarse a cantar porque da mas negocio , como se ve en esta serie , jovenes marginados que quieren salir de ese mundo y tambien jovenes que lo tienen todo y pueden estudiar sin problemas . muchos no tienen otra alternativa que vivir con madres como la del protagonista y no todos encuentran su camino como este muchacho que es ayudado por sus companeros de trabajo. esta serie mostro una realidad que muchos no quieren aceptar , no todo es color de rosa.Si quieren saberlo vayan a los solares de la habana vieja donde conoci ninos que sus padres a penas los atendian.
Reportar al moderador
#20 yamila 22-12-2017 16:20
porq no la trasmiten por cubavisión para q toda cuba la vea
Reportar al moderador
#19 yurisleidi 26-09-2017 20:58
esta serie esta muy buena ,me gustaria q hubiera sida mas larga
Reportar al moderador
#18 diamelis 20-09-2017 18:51
maravillosa serie televisiva desde el el tema de presentacion, actores, elenco en general, situaciones de la vida cotidiana reflejadas a traves de esta serie. felicidades. la juventud y el resto de la población.
Reportar al moderador
#17 Alejandro Perdomo 14-09-2017 14:51
La serie esta muy buena, deberian seguir haciendo series como esta, con tan buenos actores, muchas felicidades por esto que han hecho. Saludos
Reportar al moderador
#16 norma j. lópez 06-09-2017 19:25
ESTO NO TIENE QUE VER CON LA SERIE EL ZOOLOGICO PERO QUISIERA A TRAVES DE ESTE ESPACIO PODER PREGUNTAR POR QUÉ EL CANAL CUBAVISIÓN TIENE EL ESLOGAN COMO EL CANAL DE TODOS? YO NO FORMO PARTE DEL TODO O QUÉ?? PUES NO ES MI PREFERIDO...
SALUDOS Y DISCULPEN LA PREGUNTA.
Reportar al moderador
#15 norma j. lópez 06-09-2017 19:17
La teleserie Zoológico la vi antes desde mi DVD y ahora nuevamente por Multivisión, mi canal preferido. Hubiese podido ser más larga para tratar mejor la piscología de los personajes, según lei en una de las opiniones, pero tuvo que ser lo que fue.
La presentación que tiene (con una especie de Arca de Noe y muy bonita por cierto), la música y los actores merecen un reconocimiento total y a su guionista y director así como al que seleccionó el casting. El tema de los animales es muy poco tratado por la TV Cubana. Para su guionista-veter inario Muchas felicitaciones para el y lo que más me llamó la atención y admiré por tratar el tema de la vida en un zoológico fue lo que aparece al final de sus créditos NO FUERON DAÑADOS ANIMALES DURANTE LA FILMACION DE ESTA SERIE, BRAVO PARA ESE FINAL....
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más