Más de una vez señalamos las incoherencias de Rastros de mentiras, pero el capítulo final fue una creación de buen gusto y sensibilidad…

La escena final de Rastros de mentiras, la telenovela brasileña que concluyó en Cubavisión, quizás bastara para reconciliar a buena parte de los que criticaron un producto pletórico de incoherencias.

Pero esa imagen del villano devenido héroe, Félix, y su apaleado padre, César, reconciliándose frente al mar (en una clara evocación de la célebre escena final de Muerte en Venecia, de Visconti), es un cierre de buen gusto y mucha sensibilidad.

Muy bien actuado, muy bien fotografiado, muy bien iluminado, muy bien musicalizado (el Adagietto de la Quinta Sinfonía de Mahler venía muy bien, aunque sea ya casi un lugar común).

La edición internacional mutiló inmisericordemente los últimos capítulos de la telenovela, hasta el punto de que el público cubano no pudo ver resueltos los conflictos de muchos personajes.

Y algunas de las escenas parecieron apresuradas e incompletas.

Pero pudimos ver otras de gran vuelo, como la de ese beso entre la autista Linda y el abogado Rafael: los dos rodeados de pinturas que se animaron hasta recrear un ambiente onírico, el ambiente de ella.

Pocas veces los realizadores de una telenovela se toman el trabajo de «alumbrar» tanta belleza.

Hitos, al menos para el público cubano, hubo otros. El más significativo: el beso de amor entre Félix y Niko, el primero entre dos hombres en una telenovela transmitida en Cuba.

Hubo temor de que la Televisión Cubana decidiera suprimirlo (teniendo en cuenta la larga historia de supresiones de escenas «conflictivas» en teleseries extranjeras); pero los tiempos parecen ser otros, primó el sentido común.

Y hasta donde sabemos, nadie se ofendió a punto de exigir explicaciones. Pocas cosas pueden ya asombrar al público cubano.

Influyó, claro, la simpatía de los personajes, que cautivó a muchos de los televidentes. El beso fue el final natural de esa historia de amor.
Por más que el escritor haya forzado situaciones, otras estuvieron perfectamente defendidas por los diálogos y la manera en que los asumieron los actores.

Las conversaciones de Félix con Marcia sobre la necesidad del amor y de Bernarda con Neide sobre el derecho de Linda a realizarse, son ejemplos de profundidad y solidez dramática… con los límites de la telenovela, por supuesto. Pero hablan con diafanidad de temas sensibles, hasta cierto punto polémicos.

Está visto: una telenovela puede ser más efectiva que cien conferencias sobre esos asuntos, al menos para el gran público.

Llama la atención que sean las telenovelas brasileñas las que han solido poner esas cartas sobre la mesa aquí en Cuba. Nuestros dramatizados todavía tienen muchas deudas en ese sentido.

Comparte en las redes sociales

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

0 #6 yamilet felix perez 28-09-2017 13:51
mme encanto la novela es verdad q ellos son los mejores el haser novelas
#5 salome nejme 06-09-2017 07:48
Fue una excelente opción, y Félix la mejor actuación sin desdorar el resto, no en vano le dieron el premio al ¨villano más malo¨. Las comparaciones, ni generacionales, son buenas, pero este Verano se pudo palpar el resultado del esfuerzo que la TV está haciendo y eso se agradece, sobre todo la inyección de jóvenes en distintos espacios
#4 habanero1971 07-08-2017 13:32
Y pues sí, excelente novela Rastros de Mentira, como casi todas las telenovelas brasileñas. En verdad que debiera darle verguenza a la TV Cubana que sean estas telenovelas las que han solido poner las cartas sobre la mesa aquí en Cuba como dice el periodista en su reportaje, muy bueno por cierto.
Claro que primó el sentido común pues en vez de estar la TVCubana suprimiendo escenas "conflictivas" de las teleseries extranjeras, debieran de ser mas exigentes, competitivos y responsables y respetar mas al publico telenovelero cubano y no permitir que hagan producciones tan malas y mediocres como son las telenovelas cubanas, estirando los capitulos a 80 y 100, diluyendose en tonterias sin aportar nada, guiones pésimos.
#3 enrique 18-07-2017 09:21
Muy buen final tuvo la novela rastro de mentira
Saludos Enrique Desdin Villa.
#2 concepcioni 12-07-2017 15:25
Buenísimo el capítulo final esas manos cogidas de Cesar y Félix donde fueron capaces de crear una atmósfera que conmovieron a todos los espectadores, quedó brillante. La novela tuvo pifias pero fue muy seguida y el público cubano reconoce las buenas actuaciones. El primer beso de este tipo en la tv lo llevaron tan bien en la trama que no quedaba otra opción que el beso. Es dificil para muchos aceptar esas relaciones pero los personajes de Niko y Félix conquistaron al más exigente de los públicos.
#1 ernesto felix 12-07-2017 11:48
me encanto esa novela de la factoria o globo donde la estelar telenovela de las 9 00pm hora basileña que se emite de lunes a sabados por esa la segunda cadena mas grande del mundo destronando a las gringas tiene programacion de calidad y los actores defienden lo que escriven los guionistas y escritores de las tramas como leones y leonas y no hay personaje pequeño ni actucion que no sea importante creo que la palabra colectivo en estos audivisuales es un patron a seguir y que tenemos que aprender si queremos calidad en el audiovisual