En la TV han ido ganando espacio temas vinculados con la realidad pública y personal de las mujeres

Agosto es un mes que invita a la reflexión. Por cumplirse en él 57 años del nacimiento de la Federación de Mujeres Cubanas, la fecha estimula el pensamiento en torno al camino labrado en la TV acerca de los temas femeninos.

Mucho se debatido sobre el carácter de constructo social que posee la categoría de género, a partir de los roles, atributos y funciones que cada cultura le asigna a las mujeres para reconocerlas y aceptarlas como tal.

En este sentido los medios de comunicación, como centros legitimadores de valores y conductas, proyectan y reproducen qué patrones de comportamientos son los correctos para mujeres y hombres.

Más específicamente la televisión, desde sus series, telenovelas, filmes y programas de humor, funge como modelo mediático de las maneras en que deben expresarse, sentir, comportarse y hasta gestualizar hembras y varones para ser aceptados y reconocidos en la sociedad.

Estos modelos se proyectan en disímiles ámbitos de la relación de pareja, como los modos de comunicarse entre sí, la distribución del trabajo doméstico, la asignación de roles en el cuidado de niños y ancianos o el respeto por los intereses y aspiraciones individuales de los miembros de esa unión.

Desde las manifestaciones de violencia física hasta formas más sutiles como la violencia verbal y psicológica, las mujeres son a menudo representadas en los medios como víctimas de presiones sociales al interior de la pareja, que la obligan a adoptar determinadas actitudes en nombre del amor, pero en contra de su voluntad.

Aún existen patrones culturales, de gran arraigo entre la población y sobre todo entre las más jóvenes generaciones, como aquellos que legitiman actitudes violentas del hombre (los celos desmedidos, el afán de posesión de sus parejas o el control de los mensajes privados de la mujer, por correo o telefonía móvil) como conductas que en el imaginario social refuerzan el amor de pareja.

Asimismo todavía en telenovelas, series y algunos videoclips se construyen personajes femeninos a cargo de todos los quehaceres de la casa, mantenidos por el esposo o la pareja o responsables universales del cuidado de los niños, ancianos y enfermos.

No obstante, esta forma sutil y naturalizada en que son recargadas las mujeres ha sido deconstruida, a través de la dramatización y el debate, en programas radiales y televisivos como Francamente, Nosotras, 40 semanas y más, El triángulo de la confianza y Cuando una mujer.

En ellos los guiones han demostrado que existe un trabajo investigativo previo, que ahonda en las problemáticas y desafíos actuales de las mujeres cubanas y cuyo propósito fundamental no es dar recetas acabadas, sino visibilizar y discutir sobre estas complejas realidades.

En el camino para visualizar mediáticamente un orden más participativo del trabajo doméstico es indispensable la capacitación del personal que labora en los medios.

En este sentido los cursos de superación realizados por diversas instituciones como el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) han incidido en el cambio de mentalidad de muchos profesionales. Sin embargo, aún su alcance es insuficiente.

Todavía queda mucho por hacer para que desde los guiones radiales y televisivos se aborde con total profesionalidad este tema.

Los medios pueden construir un modelo de familia mucho más equilibrado, en el cual las funciones y espacios sociales no estén sujetos a una división sexista y donde se estimule el reconocimiento de las mujeres, más allá de los límites del hogar.

Sin dudas, el abordaje del mundo físico, espiritual y subjetivo de la mujer cubana demanda un enfoque integral, en cuyo eje central pueden situarse los medios de comunicación como terreno de visibilización, diálogo y reconocimiento entre los ámbitos académicos, empíricos y comunitarios.

Tomado de la revista digital En Vivo (www.envivo.icrt.cu)

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#2 Caridad Gutierrez 25-08-2017 10:59
Estoy de acuerdo con tu articulo, estamos en paso de avance en este sentido, aunque tenemos que tener mucho cuidado sobre todo en las novelas y teleplay, ya que los programas educativos como Cuando una mujer, El Triangulo y demás tienen los comentarios que ayudan a la reflexión, pero los teleplays y novelas ponen situaciones y el televidente piensa por sus vivencias. Pienso que poner cosas negativas y negativas en personajes aunque al final el malo pague, todo el tiempo se estuvo viendo lo negativo y eso quedo en mentes, algunas en formación de su personalidad. Me inclino mas por cortar un poco las cosas negativas y exponer más como debería ser, este es el patrón a seguir, para un poco decir este pudiera ser el camino. Claro para eso hacen falta directores, guionistas y asesores bien capacitados, que existen y trabajan en este sentido de enseñar lo positivo. Mi hija y yo fuimos a ver la premier de Magda Gonzales Grau, ¨PIÑA COLADA¨, es un ejemplo de como la mujer cubana puede, busca alternativas y va adelante con sus valores, sin tener que aguantar violencias.Es un ejemplo para decirle a las adolescentes, a la mujer, tienes un camino para ti por lo que eres, por lo que puedas luchar sin tener que depender de nadie, que su vida la escoje ella. Felicito a los realizadores que hacen cosas asi.
#1 legolas 23-08-2017 11:16
Soy invitado casi permanente a un evento que ha ido tomando fuerzas que se desarrolla todos los años en al empresa de granos Sur Del Jivaro en el municipio de La Sierpe Provincia de S_S se llama con nombre de mujer, se compite o se expone desde poesia ,hasta pequeñas muestra de video del quehacer de la mujer en nuestra sociedad se dan talleres y hemos tenido la suerte que en el año 2015 tuvimos de invitados una parte del elenco de cuando una mujer vino su directota ,tamara castellano,Ibra in Delgado, estoy plenamente combencido que nos falta mucho todavia por recorrer en nuestra sociedad para lograr que no se hable mas de la violencia de genero y en especifico de la violencia contra la mujer, tenemos que ser bien cuidadosos por que quien crea que la mujer es el sexo devil es que nuca ha oido hablar de Mariana Grajale , ni la casigualla, ni de Vilma Espin ni Celia Sanchez ni de tantas otras mujeres que en la actualidad hacen posible que esta obra que empezo en el 59 halla sido posible, tenemos que ser cuidadoso al tratar una persona que tengan inclinaciones sexuales diferentes a su sexo,con personas de diferentes razas y egnias , toda persona que no sea capas de aceptar las diferencias entre seres humanos y estos a su ves respetan las normas basicas de convivencia de nuestra socidad, la idiologia de nuestra sociedad, no deven ser apartados por su credo,inclinaci on sexual o sexo por que muchas cosa formamparte de la vioencia de genero y somo una sociedad nueva creada en valores que se sustentan en la capacidad creadora del ser humano en pos del desarrollo de nuestra sociedad.