En los textos que se han publicado en la web  sobre En tiempos de amar, abundan  los comentarios, una mayoría la crítica, y una parte no despreciable  la defienden. A estos últimos mis respetos, tienen derecho a disfrutar de cualquier audiovisual, los que la cuestionan como un todo o en algunas partes, tienen mayor coincidencia  conmigo que reitero  lo que ya escribí: Ernesto Fiallo entregó productos buenos, por ejemplo, en La otra esquina, por solo señalar un producto suyo audiovisual, pero con este…

Que el guión se haya escrito por cuatro autores (Eurídice Charadán, Serguei Svoboda, José Víctor Herrera y Alberto Luberta Martínez) no quiere decir nada novedoso en el sentido de producción, sólo que en vez de una cabeza los libretos salieron de cuatro, pero fueron filmados, editados, musicalizados de principio a fin, no por partes, método que permite con  más de un guionista corregir el tiro cada  vez que un personaje no funciona. Así lo hace casi siempre O Globo.

En un intercambio con los lectores de Juventud Rebelde no se si fue Fiallo u otro de los participantes que dijo que era ficción y no un reflejo calcado de la realidad. Eso está bien  mas ¿por qué hablar del cese de convivencia para aplicar a Laura, si según dijo un letrado en un  programa televisivo, en ese caso no era procedente?. La novela se desarrolla en Cuba,  no en Hong Kong, por las imágenes que se muestran. Tampoco en el caso de salud es normal que la gente salga y entre de un lugar aséptico donde una persona está en coma.  Eso por el riesgo de infección  para el paciente no es viable ni en La Habana ni en Nueva York.

En ese sentido un lector, identificado como Ágora   dice “En esta novela como en casi todas las novelas cubanas la asesoría de salud pública es pésima , el ejemplo más grosero es la muerte del padre de Manolito. Estaba en una unidad de cuidados intensivos por un infarto y falleció solito con su esposa, se despidieron con el conocimiento de lo que iba a pasar, nadie lo reanimó ninguno de los trabajadores de la sala apareció, ni se tomo una conducta medica, esto hace poco creíble la novela porque estos procederes los conoce la población”.

Si esos errores en el  desempeño profesional, no de una crítica a ese desempeño, estuvieran aderezados con un excelente  guión, lleno de diálogos  buenos, una adecuada escenografía y una buena actuación pareja,  no se tomarían en cuenta.

Alguien  dijo o escribió que es un homenaje a Felix B Caignet ¡pobre hombre, que no puede defenderse!.  Cambiar el silencio de Don Rafael del Junco por  el coma de Manolito, es un sacrilegio contra el guionista radial que devino paradigma  de las radionovelas. Joaquín Cuartas si ha realizado con su obra, especialmente con Cuando la vida vuelve, un reconocimiento a un hombre que supo tejer un culebrón.

A Yia Camaño no la critico por su papel de Elena, esa mala, malísima,  que ha hecho de todo sin que nadie la pare. No la critico como no lo hago con Julio César Ramírez en la dirección de actores, porque con un guion  como ese ni el Mago de Oz puede hacer una buena obra.

Creo que Deisy Quintana (Elsa), Roque Moreno (Jaime)  y Betty Viñas (Silvia) son los que salen mejor parados por el delineado de personajes, porque Maykel Amelia Reyes, más noble que una lengüeta de sábila y  Carlos Solar, tan pusilánime hasta cuando delinque, tienen pocas posibilidades de explotar aristas diversas y creíbles.

Demasiadas subtramas, no todas interesantes ni coherentes, pero  quizás gracias a algunas de ellas haya mayor numero de televidentes que defienden En tiempos de amar, título cuestionado por más de un lector en los comentarios porque ¿dónde está el amor?. El único ser que amaba ha estado fuera del cuadro todo el tiempo y el resto se lo pasa fajándose entre ellos.

En fin, Manolito despertó, (¿¡y con Elena!?) un coma muy largo desde el punto de vista dramatúrgico.  También en la historia “real” de esa familia que dura tres meses, según fijo Fiallo en el intercambio publicado en Juventud Rebelde.

Esperemos por una nueva obra de un director que ha demostrado garra en otros momentos, y por favor, a quienes aprueban los guiones ¡cuidado! no hay tantos dineros para invertir.

Comparte en las redes sociales

 

Add comment

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comments   

#2 Norma 2017-12-26 15:54
Soy expectadora de la novela desde el inicio de su emisión a pesar de los contras, la he disfrutado bastante bien. A Manolito habrá que ponerlo al día poco a poco porque mientras dormía, se murío el padre, por poco se mudan y lo dejan fuera, el hermano alcoholico regresa, el otro hermano trató de violarle a la mujer, la mujer tuvo un deslis con un cro de trabajo, la votaron de la casa y por útimo lo estan acusando de ladrón, si se entera de eso de una vez vuelve al coma. Qué mas trama quieren. No se pongan a buscar detalles que esto no es Anatomia de Grey
#1 Tony de Armas 2017-12-26 09:57
Estoy muy de acuerdo con su comentario, hace poco y para que nadie me lo contara empecé a ver algunos capítulos y sin ser un superdotado en estas lides he percibido lo que usted alega, referente al guion, con tramas y desenlaces tan predecibles que hasta pueden adivinarse al primer intento.
Referente a lo que plantea de la atención al paciente, ahí si no coincido del todo con usted, toda vez que esos casos si pasan en la vida real , si lo diré yo que tuve que pasar por el amargo momento de ver partir a mi madre por un paro cardiaco que fue el detonante de la pésima atención que recibió, increíblemente estuvimos esperando 8 horas para que la remitieran a terapia intensiva y cuándo sobrevino el paro , en la sala del hospital que estaba no hubo fluido eléctrico para reanimarla y sacarla de esta situación. Así que en eso si no se equivocó mucho el que escribió el guion, esas cosas, aunque usted crea que no , pasan, pero en nada culpo al estado , la culpa estuvo en ese entonces en el hecho de no toparnos con verdaderos profesionales de la salud y esos engendros existen donde quiera.

Es verdad que en esa novela los malos son malísimos, los nobles son tontos de capirote y como profesional de la economía le puedo decir que el guionista si no sabe nada de cómo funciona un almacén, ni una dirección de contabilidad, ni mucho menos un auditor que se respete. Hubiera podido investigar un poco más y diseñar un ambiente al menos creíble; el publico lo merece.