Criticadas por su marcado carácter comercial, guiones llenos de lugares comunes y tramas cliché, las novelas o miniseries surcoreanas han logrado imponerse en el gusto de millones de televidentes a nivel internacional.

La llamada “Ola Coreana” parece haber llegado para quedarse y Cuba no está exenta del fenómeno, pues se cuentan por cientos de miles los fanáticos en nuestro país de esta clase de programas.

Algunas series de ese país se han rodado en la televisión nacional cubana y otras pasan de mano en mano a través de memorias USB y discos duros.

La industria del K-drama, como también se le conoce, se ha triplicado desde principios de los años 2000. En la actualidad ingresa más de 239 millones de dólares solo por concepto de exportaciones.

Pero, ¿cuál es el secreto de su éxito?

Producción en serie y guiones a la carta

Las serie tradicionalmente constan de 16 episodios, cada uno de 70 minutos de duración y muy rara vez hay segundas temporadas, señala BBC Mundo.

Es la rapidez con la que las producen lo que les da una opción ganadora: permite que los espectadores puedan influir en la trama.

Les toma en total 10 meses —6 en preproducción, 3 en producción y 1 en postproducción—, mientras que normalmente producir una película de 90 minutos toma unos dos años.

“Significa que podemos verificar el nivel de aceptación de los espectadores en línea y, por ejemplo, si no quieren que un personaje se vaya y en el guión teníamos que ese personaje moría, lo podemos cambiar. Así es como logramos esos altos índices de audiencia”, explica Ma Jung-hoon, productor de “Bajo la lluvia”, una afamada teleserie coreana.

Comunidades activas y colaborativas

Para que los K-Dramas viajen bien, hay un requisito crucial: buenos subtítulos.

El servicio de video streaming Rakuten Viki, que se especializa en programas de televisión de Corea y otros programas de televisión asiáticos, tiene un enfoque novedoso para subtitular sus programas.

“Viki es una combinación de video y wiki, ¡así que combínalos y obtendrás Viki!”, dice Kristine Ortiz, directora de comunidad de la compañía.

“Básicamente, somos una plataforma de transmisión de video, pero todos nuestros subtítulos son de fuente abierta, por lo que es donde entra el elemento wiki”.

La compañía, que originalmente era una start-up independiente, fue comprada por$200 millones en 2013 por la firma japonesa de comercio electrónico Rakuten. Ahora tiene más de 40 millones de usuarios activos mensuales y oficinas en Seúl, Singapur, San Francisco y Tokio.

En Viki los fans de K-Drama agregan contenido: traducen las series. “Lo más rápido que hemos visto un episodio completamente traducido, es de 3 a 4 horas”, lo que es muy rápido si tienes en cuenta que lo único que tienen que hacer es subir el episodio a la plataforma.

Otro indicador es el número de lenguajes en el que sea subtitulado: hay algunos con subtítulos en hasta 37 idiomas.

Estrategia de exportación

“La Ola Coreana ha hecho que los dramas coreanos sean realmente populares a nivel mundial”, señala Ortiz.

Y hay dos regiones en las que recientemente han visto un gran aumento de popularidad: “Estados Unidos, así como en América Latina. Creo que la narración de historias realmente ha resonado con muchos usuarios”.

“Las historias que cuentan son muy reales, en el sentido de que no son súper violentas ni hipersexuales. Así que creo que para muchos usuarios, especialmente en los países de América Latina, eso es muy atractivo”.

Además, los especialistas del sector anticipan que la porción de las ganancias de EE.UU. crecerá a medida que las productoras estadounidenses adquieran los derechos para rehacer K-dramas exitosos.

Jung-hoon piensa que es probable que hagan más colaboraciones con compañías extranjeras en el futuro.

Comentarios   

#2 mabel 17-09-2018 20:57
por eso veo las novelas coreanas, porque son cortas y no aburren como las otras que siempre es lo mismo tanto las mexicanas , brasileras como las cubanas .
aprendan de los coreanos.
Reportar al moderador
#1 Rey Mo 28-08-2018 18:25
Lo que es una lástima es que nosotros los cubanos creadores de la radionovela no tengamos el talento para retener ni nuestra propia teleaudiencia.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar