0
0
0
s2sdefault

 Valoraciones del director Luis Ríos Vega sobre su proyecto en la pequeña pantalla

Sorpresa XL es el título de uno de los espacios televisivos que cada sábado a las cinco de la tarde sale al aire por Cubavisión, como parte de la programación diseñada para la etapa vacacional, y que será retransmitido en cinco programas, entre las opciones de la Televisión cubana para fin de año.

Dirigido por Luis Ríos Vega, Sorpresa XL surgió en 2008 como extensión televisiva de dos programas participativos, de similares características, transmitidos por Radio Rebelde (Sorpresa de la Radio y Visión), y que llegan al público desde hace más de 15 años.

“A partir de identificar características factibles para la creación de un programa televisivo, propusimos el proyecto a la Dirección de Musicales del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), con el propósito de propiciar la participación del público en un show que les permita divertirse y aprender, al unísono”, comentó Ríos Vegas a esta publicación.

Sobre los esfuerzos que conlleva un programa de este tipo, su director, productor y guionista apuntó lo siguiente: “hacer un programa como este cuesta mucho trabajo porque lleva bastantes recursos, al tiempo que no siempre se encuentran los equipos para participar.

“Entre las características del espacio, destaca la necesidad de buscar variantes para lograr la atención del público a partir de los temas, los juegos de participación y las preguntas que hacemos, por eso hemos durado tanto tiempo al aire”.

A las interrogantes que se hacen durante la media hora del programa, caracterizadas por lo que demandan de los participantes, se les suma el propósito de incentivar la búsqueda de información, siendo este su principal aporte al conocimiento.

Luis Ríos Vega director“Como show televisivo hemos recibido muy pocas críticas, apuntó Ríos Vega, como director sé de lo que carece el programa, sobre todo en lo respectivo al momento artístico, y ese aspecto tiene que ver con los equipos seleccionados, grupos que después de confirmados pueden no estar por disímiles causas. Eso obliga a recurrir a otro, situación que atenta contra la calidad del producto final”.

Las exigencias de Sorpresa XL incluyen la falta de prejuicios para el baile, la actuación y el canto, además de una cultura general que permita a cada equipo dar respuesta a las preguntas. A esto se suma la necesidad de que las personas se desinhiban al tener que presentarse en público.

Entre las principales dificultades afrontadas por el equipo de trabajo sobresalen los problemas con la escenografía, las luces, el sonido y lo inapropiado del espacio donde se graba, elemento este último que se ha visto reflejado en no pocas salidas, pues en ocasiones ha sido grabado desde un estudio de radio, y no cumple con los requisitos que exige la televisión.

Sobre las motivaciones que lo llevaron a concebir este proyecto, el experimentado radialista contestó: “quería demostrar que muchos programas que se hacen en la radio pueden ser llevados a la televisión, que si no se hacen es por falta de recursos, de imaginación y de apoyo de los decisores”.

Otro elemento muy priorizado por el colectivo del programa es la selección de los equipos, ya que como el espacio solo es transmitido en el período vacacional aleja mucho a los estudiantes, fundamentalmente quienes se suman a la iniciativa, aunque el trabajo de conformación de los equipos se realiza desde mucho antes de que comience la programación de verano.

Al decir del entrevistado, el principal logro de este espacio ha sido la aceptación del público, aspecto que se releja en los programas de radio que dirige, hasta donde llegan los criterios.

El actual colectivo de Sorpresa XL lo integran, entre otros, Jorge Luís Ríos, Maray Borlado, Frank Emilio Cruz y Magdiel Pérez (conductores) y Bruno Suárez colaborando en la dirección, todos se imbrican a fin de que desde lo técnico y lo artístico se logre el objetivo previsto para cada emisión.

Para finalizar sus entregas este verano el programa “se convertirá en una gran fiesta en la que estarán presentes los animales para el esperado juego, la cocina, las actuaciones y otras competencias de habilidades físicas y de inteligencias que hemos adicionado a esta edición. Los juegos físicos no solo son de agilidad mental, hemos incluido acciones con objetos, lo que les imprime un especial atractivo”, adelantó el director.

Para los cinco programas que saldrán al aire como parte de la programación de fin de año, se incluirán actividades lúdicas con mayor grado de dificultad, en dependencia de la satisfacción de las demandas de los realizadores, esto debe corresponderse con la disponibilidad de un estudio de televisión, que les permitirá incrementar las variedades.

La repercusión que ha tenido este espacio se debe, en gran medida, a las opiniones del público, elemento que el colectivo agradece y tiene mucho en cuenta para mejorar la propuesta.

La idea de cada juego es resultado de la imaginación de Ríos Vega, quien además produce sus propios programas y disfruta con eso. “Paso mucho trabajo y dedico bastante tiempo a la elaboración de los programas, disfruto también lo que hago y trato de llevar propuestas que resulten atractivas y aporten al conocimiento individual”, concluyó.

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault