0
0
0
s2smodern

A mitad de la transmisión de la serie ConCiencia he decidido volver a escribir, y desde ya, lector que me sigue, le anuncio que Rudy Mora responderá un cuestionario que le preparo con el fin de que pueda expresarse acerca de opiniones encontradas sobre su última obra.

Para mí ha sido una sorpresa que en el mundo de hombres y mujeres de ciencia, existan opiniones contrarias a problemas humanos que se presentan y pueden ocurrir en cualquier grupo de homo sapiens.

Especialmente, me quedo boquiabierta con conocidos en la rama de la medicina que habitualmente se quejan, con razón, de que los salarios no alcanzan y dicen que es denigrante ver a un científico vendiendo yogurt. ¿Ud., lector, no conoce ningún médico que en su tiempo libre es taxista? Yo sí y más de uno, a otros que tienen “prestados” sus autos y quien los explota le “regala” mensualmente algo al galeno.

Y eso no solo sucede entre las personas  que se dedican a la ciencia, puede ocurrir con cualquier profesional porque ¿acaso es nuevo que en Cuba hay una pirámide invertida en los salarios? ¿Por qué negar una realidad de la que somos testigos (y protagonistas) todos los días? Un maletero en un hotel gana más que un cirujano.

Para contar la vida de esas personas heroicas, consagradas, que han descubierto vacunas que han salvado millones de existencias, no se puede atar la historia sólo a los experimentos ¿Dónde estarían los conflictos si como profesionales son buenos? ¿Cómo hacer una historia interesante en la que intervienen tubos de ensayos, gráficos y….?

Que ninguna de esas personas cuestionadoras de la serie olvide que todas las historias nacieron del intercambio con científicos y trabajadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Existe, por supuesto, una parte: la familia, los celos, la envidia, que son puramente ficción y quiero subrayar FICCIÓN,  para que Usted se siente en el asiento o esté en la cama oyendo hablar en un vocabulario que nunca había formado parte de un audiovisual cubano, pendiente de una trama HUMANA.

Otras personas con nivel intelectual critican las escenas de sexo, para mí ¡impecables!. Será que yo tengo muy claro que Carlos Marx y Jenny de Westfalia tuvieron seis hijos (perdieron tres por hambre) porque realizaban el coito, es decir tenían sexo y según las cartas entre ellos no era una formalidad, sino una relación apasionada. También mi adorado Moro padecía de unos carbunclos que supuraban y sin antibiótico se los tenían que curar. El Capital no se escribió en una catedral   marxista sino en una casa de Londres, donde, a propósito, se bebía bastante vino.

De los que cuestionan a ConCiencia, ninguno hasta ahora, ha dicho que la escenografía, fotografía, edición, actuación… tienen problemas.

Estos dos párrafos ya los publiqué, pero no puedo (ni quiero) variarlos:

Los magos de ese producto de calidad que recibimos cada sábado por Cubavisión son : guión y dirección, Rudy; dirección de fotografía,  Alexander Escobar; sonido, Velia Díaz; edición, Octavio Crespo; música, Juan Carlos Rivero; dirección de arte, Miguel Ángel Tur; 1era asistente de dirección,  Enma Robaina, posproducción de sonido, Glenda Martínez; efectos digitales,  Remachestudios,  Víctor López y posproducción de imagen, OLIMPUSAT. Del diseño de maquillaje y peluquería se encargó Karen Gómez, y la maquillista fue Grisel, con la producción de RTV Comercial, empresa de la Televisión Cubana

La serie, una idea inicial de Joel Ortega, gerente de RTV, cuenta con las actuaciones de Isabel Santos, Nancy González, Amarilis Núñez, Yailene Sierra, Blanca Rosa Blanco, Osvaldo Doimeadiós, Carlos Luís González, Carlos Gonzalvo, Aramís Delgado, Manuel Porto, Jorge Treto, Nieves Riovalles, Bárbaro Marín, Enrique Bueno, Ariana Alvares, YailinCopola, Yuni Bolaños, Ariadna Núñez, Hilario Peña, entre otros intérpretes. Participan de manera especial AldenKnight, Diana Rosa Suarez, Nilda Collado, Alfredo Martínez, Yadier Fernández, Edith Massola y dos actores extranjeros, un norteamericano,  Jimmy Jean Louis y un actor mexicano, Roberto Medina, también radicado en los EU.”

Lo que sí es nuevo es esta valoración de Orlando Cruzata, que la colgó en FB:

“Sabes, que no me gusta ver televisión, además ,no tengo tiempo para ello, prácticamente, aunque viva en ella, casi casi...pero pase por un cubículo donde estaba un monitor con la trasmisión del capítulo de la serie ConCiencia de este sábado, y me detuve pues algo me llamó la atención...no voy hablar de montaje, fotografía, actuación y esas cosas que mi hermano Rudy Mora sabe hacer bien, me detuvo la historia del joven científico que tiene que dejar su profesión para poder tener dinero para mantener la nueva familia que viene....y se va de parqueador….
Hace unos meses en medio de la madrugada un taxista improvisado, en un viejo Moskovich, me llevaba a casa, y comentó que terminaba con mi carrera, pues al otro día tenía que operar bien temprano, de verdad , que pensé , que era el quien se iba a operar, pero al darse cuenta de mi equivocación, me aclaró ...no, yo soy el que va operar, soy el cirujano, “es la lucha mi hermano”...El pecho se me apretó...tal vez un sentimiento de culpa ajena y propia…miré afuera, la calle vacía, callada y culpable.
Hoy … viendo el capítulo de la serie ConCiencia sentí la misma opresión, y esa culpa ajena y también mía, y esa catarsis que solo el arte, puede producir, sin panfletos, ni triunfalismos, solo para despojarnos de nuestros fantasmas .
...gracias a Rudy, a los actores, a RTV, a la Televisión, por ayudar a recordarnos, y ayudarnos a tener conciencia, que esta real sociedad, en la que vivimos y luchamos, no es perfecta. Y si, es cierto, lo que dijo alguna vez el poeta…estar en la Habana a las 2 de la tarde, sigue siendo un acto de fe.”

Ver ese capítulo fue duro ¿pero es irreal u ofensivo para el profesional? En Cuba hay taxistas, maleteros, barman con títulos universitarios porque ganan más en esos oficios que en sus profesiones.

Si algo me duele es que ConCiencia no la haya visto el soñador y fundador del CIGB, Fidel.  Como seguía y gustaba del programa de Vivir del cuento, donde se dicen las verdades ( este último (por ejemplo) de las pesas, los pesos y la burocracia), apuesto a que disfrutaría de esta serie donde hay que estar ciego para no sentir que “estamos haciendo una Revolución más grande que nosotros mismos”. La biotecnología es un quehacer del primer mundo desarrollado, y en esta islita del Caribe, perdida en el mapa se desarrolla con buenos resultados.

Por ahora, aquí están mis opiniones. Le adelanto lector mis preguntas para Rudy

  • ¿A que atribuyes que se acepte al Dr House, drogadicto, cruel, autocrático y no se perdone a un cubano (o una cubana) de igual profesión que tenga un desliz?
  • ¿Esperabas una reacción que ha polarizado las opiniones?
  • ¿No crees que si el guion lo hubiera escrito otra persona tal vez no habría tanto azar o personajes bendecidos por señor de Galilea?
  • A esta altura del juego ¿todo lo harías igual o cambiarias escenas, planos?
  • ¿Por qué te gustan las series?
  • Si quieres agregar algo mas… el espacio para preguntas y respuestas es tuyo

Y Usted, que lee, si desea preguntar, escríbalo en un comentario.

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar