0
0
0
s2sdefault

 Acercamiento a procesos culturales en los que participa la TV con una amplia y diversa programación

En el siglo XXI, ¿son preferidos los textos digitales o los impresos? ¿Cómo se lee durante la niñez, la adolescencia y otras etapas de la vida? Varios programas televisuales, entre ellos Revista Buenos días, De tarde en casa, Noticiero Cultural, asumen como estrategia la promoción de la lectura.

Desde la niñez se fomenta el hábito de la lectura.La edición 27 de la Feria Internacional del Libro de La Habana, del 1 al 11 de febrero, motiva reflexiones sobre la interacción texto-lector y la amplitud de horizontes que ocurre entre ambos en una lectura con intenciones estéticas.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 La programación adolece de un espacio dedicado específicamente a la crítica, que pueda devenir en referente. P ara la crítica audiovisual en la Televisión Cubana es uno de los elementos sobre cuya importancia y necesidad se ha insistido en los últimos tiempos desde el Centro de Investigaciones Sociales (CIS), como resultado de las tendencias identificadas en varios de sus estudios contemporáneos.

La diversificación de las vías y formas para el consumo audiovisual en la sociedad actual ha conllevado a que las herramientas para la apreciación audiovisual tengan un lugar cada vez más significativo en la formación del espectador, hoy con acceso a un universo audiovisual muy extenso y variado, sobre todo de la producción extranjera.

Los programas o segmentos de crítica en la televisión nacional, a todas luces, son insuficientes; solo sobresale la crítica cinematográfica, área en la que habido antecedentes notables, que familiarizaron a varios segmentos de los públicos con el conocimiento especializado sobre cine.

Como ejemplo puede señalarse la labor desarrollada por Mario Rodríguez Alemán, Enrique Colina, Antonio Mazón y Carlos Galiano. Luego se hicieron más visibles, también como comentaristas en programas cinematográficos, las figuras de Rolando Pérez Betancourt, Frank Padrón, Joel del Río, entre otros. En este sentido hay que destacar que en general los comentarios en este tipo de programas tradicionalmente han sido bien recibidos por los televidentes.

Una de las investigaciones del CIS (2012) reflejó que como tendencia en más del 80% de los casos, los públicos suelen exponerse a dichos comentarios que anteceden a la proyección del filme. También en ese informe se puso de manifiesto que en esencia los públicos perciben esos comentarios como “interesantes, instructivos y necesarios”.

La crítica de videoclips nacionales fue otra área en la que durante un buen tiempo se destacó, por su trabajo vinculado al proyecto Lucas, Rufo Caballero, pero ello no ha tenido continuidad ni estabilidad tras la desaparición física de Rufo.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 La Televisión asume esta prioridad en diferentes espacios y canales

En una época dominada por la cultura audiovisual, el consumo ha cambiado, en la red prevalecen los productos comunicativos digitalizados, estos forman parte de estrategias creativas y producen nuevas formas perceptivas e intermediales.

Desde nuestra TV pública es esencial el aporte al conocimiento mediante procesos culturales que influyan en la participación ciudadana, en el cultivo de la memoria histórica, de los valores éticos y estéticos.

El perfeccionamiento del diseño de programación constituye un eslabón imprescindible para mantener en la pantalla el equilibrio de temas, formatos, estilos, conflictos, relatos, personajes. Con este propósito se privilegia la cinematografía nacional en varios programas y espacios, entre ellos: Cine del ayer (Cubavisión, lunes, 2:00 p.m.), Letra fílmica (Canal Educativo, martes, 9:30 p.m.), Cinevisión (Multivisión, lunes, 11:34 p.m.).

El destacado escritor Omar González reconoce que estamos en la era del audiovisual omnipresente.Los espectadores continúan siendo fieles a las producciones nacionales. Cuba es uno de los países donde se proyecta más cine sustentado en el criterio en la diversidad; no obstante, la complejidad aumenta, los destinatarios no están ajenos a la banalidad y la seudocultura de productos que indiscriminadamente pasan de mano en mano.

De acuerdo con Omar González: “el cine es mucho más que el placer de los ingenuos, la agudeza de los elegidos, o la evocación inteligente de la memoria, es un asunto de importancia estratégica ante la avalancha hegemónica del imperialismo en la cultura”.

El trabajo articulado de los talentos y de las instituciones propicia compartir lo valedero entre todos, visibilizar historias de densidad espiritual vertidas en audiovisuales.

La crisis del mundo contamina a diario. Los códigos de la educación y la cultura permiten descifrar las formas de enunciación, la expansión de las industrias del entretenimiento, las formas de la subjetividad instauradas en el ciberespacio, en los videojuegos y las puestas electrónicas.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 Esta propuesta del Canal Habana busca ganar más seguidores

Los medios de comunicación cubanos priorizan el trabajo enfocado en los jóvenes. Brindarles productos acordes a sus intereses y gustos y que, culturalmente, llenen sus expectativas y los hagan mejores interlocutores y seres sociales, es una tarea constante.

El Canal Habana, por ejemplo, tiene en su parrilla programas musicales que cubren, en cierta medida, los gustos del grupo población del que hicimos mención. Quizá no siempre se ha hecho o se hace de una manera coherente en cuanto al mensaje que debemos trasmitir, pero el trabajo está y eso también es un paso de avance.

Música Habana es un programa que ha tenido pocas emisiones. De una manera dinámica pudiera estar en la preferencia de los muchachos y muchachas no solo de La Habana, sino de las provincias donde llega la señal del canal habanero.

Cada emisión se dedica a un músico joven determinado y, específicamente, que tenga una producción musical realizada en la capital cubana. El director del proyecto, Liuvar Lozada, precisa que no solo se invita a cantantes populares. Les interesa el trabajo que realizan jóvenes defensores del pop y del llamado y debatido género fusión.

Para asistir al programa solo basta que los intérpretes hayan realizado algún video clip u otro tipo de audiovisual que garantice el interés del espectador durante los 27 minutos que dura Música Habana.

Liuvar acota que el guion del programa tiene una estructura cómoda para que el televidente lo consuma de una manera amena. Las respuestas de los invitados circundan las preguntas sencillas y de interés para cualquier joven, incluso, estas pudieran parecerse a las decisiones de muchos que sintonizan el programa.

Es un tiempo de televisión elegante, con luces, un presentador simpático y con dominio en la comunicación, lo que no siempre ocurre en programas musicales. Su director lo concibió primero como un show televisivo, un elemento determinante si realmente queremos parecernos a lo que las nuevas generaciones consumen actualmente y les llega por vías diversas.

Música Habana es un programa que, como muchos, acude al género entrevista para trasmitir un mensaje joven. La aceptación o no del proyecto dependerá de cuánto se parece este a los públicos a los cuales está dedicado.

 

0
0
0
s2sdefault