El trabajo del Productor de televisión es tan desconocido y minimizado que  he decidido una vez más, resaltar y ubicar en su justa medida, la labor y funciones que realiza en cualquier proyecto que llegue a sus manos, en los diversos géneros televisivos.

Se dice por ahí, sobre todo el profesor de la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte (FAMCA), Reimundo Padrón, que cuando llega un guión a las manos de un Productor, aunque no exista una idea preliminar de su costo, sin lugar a dudas, estamos a las puertas de un proyecto audiovisual.

Entre la diversidad - catalogada de extraordinaria-, no por todos los que tienen que ver con un Productor de Televisión, está el tácito presupuesto, medido por el monto como uno de sus raseros. Sin embargo, la realidad es otra, y a eso le vamos a dedicar este artículo por su particular importancia.

La música forma parte indisoluble del ser humano desde los tiempos del homo sapiens, pues más allá de una manifestación artística permite identificar los valores culturales de una nación, sus costumbres y tradiciones más arraigadas.

Sin embargo, su historia demuestra que es la juventud, y dentro de esta los adolescentes, el grupo etario que recibe con mayor fuerza la influencia de la música, ha sucedido así de generación en generación y muchas veces estos ritmos luego trascendentales como el rock and roll, en su época, fueron objeto de crítica por los adultos.


El reguetón y la música electroacústica resultan actualmente los géneros que se encuentran en la preferencia de los más jóvenes, descubrir cuán trascendentales serán o no es tema para los especialistas; pero sí constituye objeto de este comentario valorar cuáles son las conductas que, asociadas a la música, hoy afectan la imagen de muchos adolescentes de Cuba y el mundo.

 Acercamiento al vínculo entre calidad e identificación emocional con los textos audiovisuales

En el siglo XXI, buena parte del mundo es una sociedad mediática en la que proliferan pantallas. Esta omnipresencia influye de manera decisiva en la vida cotidiana y la ocupación del tiempo; al parecer, la necesidad de compartir lo visto por otros, conspira, en ocasiones, contra la educación de la mirada que requiere una actividad selectiva. Esta se consigue mediante el proceso de autoaprendizaje, el cual es imprescindible para desarrollar la capacidad del intelecto y el entendimiento del complejo entorno, propenso a la saturación de los sentidos, de las mentes, al embotamiento perceptivo.

Actualmente imperan en la sociedad todo tipo de discursos, han surgido nuevos usuarios en diferentes contextos, de ahí la necesidad de generar contenidos y puestas atractivas en la televisión tradicional en provecho de la capacidad interpretativa como concepto de apropiación de lo novedoso.

De ningún modo se trata de reclamar mayores privilegios para una u otra disciplina respecto al despliegue de la visualidad, sino ampliar la multiplicidad de enfoques en el contexto general de la transformación de prácticas simbólicas, formaciones culturales y conocimiento del relato histórico.

Estar en boca de buena parte de Cuba significó un éxito del espacio, capaz de salir a desempolvar ritmos y agrupaciones, moverse en géneros e historia de un pueblo como el nuestro

 
Como yo, buena parte de Cuba esperaba expectante las 8:30 de la noche dominical. ¿La causa? Degustar la gala final de la primera temporada de Bailando en Cuba, el octavo programa del concurso que sin temor a equivocarme capturó la atención y simpatía de muchos.