Televisión Cubana en las redes

 

 

Tv-Historias

Muchas felicidades, inolvidable Asseneth

Evocación de la vida y obra de la actriz Asseneth Rodríguez, Premio Nacional de Televisión 2008Por

Silveria Asseneth Rodríguez Lizama fue una de las actrices más carismáticas y versátiles de las artes escénicas cubanas. Sobresalió por asumir con gran maestría la comedia y el drama, tanto en la radio, la televisión y el cine. Realizó papeles míticos en las tablas. Cultivó con verdadero talento el arte difícil y complejo de la declamación. Ostentaba la Medalla por la Cultura Nacional, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Nació el 20 de junio de 1934 en Sagua la Grande, actual provincia de Villa Clara. Debutó en la vida artística en un programa infantil de la emisora Mil Diez, del Partido Socialista Popular. Continuó presentándose en programas de la radio nacional, paralelamente a sus estudios de magisterio en la Escuela Normal. Desde la lucha clandestina contribuyó al triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

Siendo adolescente, su carrera comenzó a expandirse de forma vertiginosa, cuando ingresó con 16 años en la televisión y comenzó a destacarse en la pequeña pantalla, también en el teatro y un poco más tarde en el cine. Quién no la recuerda en el papel de Ruperta, la Caimana en el filme cubano Patakín, así como en espectáculos junto a Bobby Carcassés, su compañero del Teatro Musical de La Habana.

Con los poemas de Nicolás Guillén y de otros grandes poetas cubanos, realizó actuaciones en estampas junto a su eterno compañero y hermano Alden Knight y el Maestro Luis Carbonell, El Acuarelista de la Poesía Antillana, de quien ambos recibieran acertados consejos profesionales. Asseneth llevó a los más diversos y heterogéneos públicos el lenguaje de la poesía, capacitada por su sensibilidad, inteligencia y cultura para trasmitir las sutiles emociones de la naturaleza humana.

En numerosas agrupaciones teatrales cubanas ha quedado su huella, especialmente, en el Conjunto Dramático Nacional, donde dio vida a muy disímiles personajes, como aquella inolvidable nodriza en la obra Romeo y Julieta, de William Shakespeare. Fue comediante del Teatro Musical de La Habana, bajo la dirección de Margarita Alexander y otros. Su último gran protagónico en televisión fue desempeñando un entrañable personaje en la aventura Los papaloteros.

“Yo casi no sé nada de Asseneth”

El actor Alden Knight ofreció este testimonio para los lectores de En Vivo:

“Conocí a Asseneth Rodríguez en 1957, en El programa de José Antonio Alonso, de la CMQ TV, donde yo me había incorporado en diciembre del año anterior. Ella recitó un poema muy dramático, El romance de la madre que supo llorar, arrancando ovación del público con estos versos: lloro y lloro mi infortunio. / Porque para darle a Cuba / ya no me quedan más hijos.  

“Fue una magnífica actuación, y se hizo aún más grande ella cuando poco después se presenta con: Tres pasitos a la derecha / Para la izquierda tres más / La conga cogió a Cachita / Cachita se fue a arrollar. Hubo risas y aplausos del público.

“Mi admiración creció y más grande resultó la sorpresa cuando un día José Antonio nos propone hacer un dúo con poemas. Lo primero que hicimos fue Aconsejando a Consuelo, un poema mío, humorístico (o estampa), que yo decía solo y adaptamos para dos. Representábamos a un matrimonio aconsejando a la hija para el casamiento. Después de decirlo con Asseneth, me fue imposible volver a decirlo solo.

“El repertorio creció, pero al resultar ganadores en la anual, Asseneth tomo el exitoso y triunfal camino del teatro, donde era reclamada por distintos directores. Reclamos que le impidieron estrenar dos obras inspiradas en sus actuaciones y escritas para ella: Santa Camila de la Habana Vieja, de José R. Brenes, y María Antonia, de Eugenio Hernández Espinosa. Ambas fueron asumidas magistralmente por Verónica Lynn e Hilda Oates, respectivamente

“La carrera de La Rodríguez continuó con éxito en todos los medios. Por ejemplo, en el cine triunfó con Patakín; en el teatro, con Medea; en la radio, con Médico de guardia; en TV, con Trono de sangre. Solo son algunos ejemplos, obviando las tantas tele- y radionovelas, cuentos, teatros que harían una larguísima lista.

“En muchas ocasiones tuve la satisfacción de compartir la escena con ella, pero nuestro mayor éxito fue el decir poesía a dúo, creando obras a partir de poemas de diversos escritores como Nicolás Guillen, quien nos recomendara para varias presentaciones.

“Con Asseneth compartí la grabación para la televisión de 10 espacios de la programación de verano y de otros con distintos directores, con ella y con Luis Carbonell se hicieron tres grabaciones de video. Visitamos con gran éxito Angola, España, Gran Bretaña-Londres-Glasgow, París, Nicaragua, Venezuela, México, Guyana y Jamaica.

“Asseneth grabó con el magnífico actor José Antonio Rivero varias parodias musicales, así como con Carlos Ruíz de la Tejera. Hizo el show del cabaré Parisién. ¡Cantó, bailó, hizo pantomima, actuó!

“Tuvo Asseneth su taller de actuación para niños en Habana del Este, su profesión de maestra y su calidad humana le ayudaron mucho, además de haber sido alumna de Doña Haydee Arteaga, La señora de los cuentos. La Rodríguez fue profesora de Español, dominaba el inglés y el francés e iba rumbo al ruso y al portugués.

“Podían confundirla con una oriental, una habanera o una pinareña, una gran dama o una esclava cimarrona, también la consideron esposa de un amigo, siendo amiga de la esposa del amigo. Su hijo Carlos Amador, director de TV, es un ejemplo de lo que ella fomentó. Él les puede decir más, yo casi no sé nada de Asseneth”.

“Las dos cumplíamos el mismo día”

Su compañera y amiga, la versátil actriz Cirita Santana, nos comenta sobre Asseneth:Fue una magnifica compañera y, como cumplíamos años el mismo día, bien me llamaba ella o yo le telefoneaba más tarde. Te diré que el teatro musical está enfermo gravemente, no tiene aquella etapa de esplendor y ni una magnífica salud, porque ahora mismo está en estado crítico, en cuidados intensivos y su condición es muy delicada. Padece de una enfermedad gravísima, aunque aún puede tener cura. Esto se llama desinterés por parte de las instituciones culturales que lo han dejado abandonado por demasiados años, y hay algunos jóvenes que tratan de salvarlo y tienen interés, pero les faltan experiencia y recursos”.

“Yo he sido una de las poquísimas o casi la única, te puedo decir, que he mantenido este género, pues siempre, donde quiera que me presente, trato de ser su más digna representante para que no muera este maravilloso género, que también forma parte de nuestra cultura. Exhorto a las instituciones a que nos ayuden a salvar este género, yo estoy en disposición de contribuir con mi modesto aporte y experiencias que tanto necesitan. Estoy segura de que con la ayuda de todos renacerá el teatro musical como el Ave Fénix.

“Ante todo, un comediante musical debe tener un talento multidisciplinario y una gran disciplina, debe estar entrenado en ballet, danza moderna, acrobacia y técnica básica, es fundamental la actuación y el canto, imprescindible. Todo esto debe dominarlo para interpretar cualquier personaje; y todo esto Asseneth lo poseía.

“Pienso que ella, como las que estuvimos vinculadas más de 30 años a este género musical, lo aprendimos. Ella pudo realizarse en mayor medida, en mi caso, con el cuarteto de comediantes musicales Los amigos. Por lo general, los directores viejos nos han encasillado en ese recuerdo, y los más jóvenes no tienen idea de lo bien preparada que una salía del Teatro Musical de La Habana para interpretar cualquier personaje con las dificultades que tenga”.

Otros apuntes biográficos

También Asseneth integró el Grupo Buscón, bajo la dirección de José Antonio Rodríguez, y con esa singular potencialidad suya de asumir los más diferentes autores y obras, tanto del repertorio cubano como universal, clásico y contemporáneo, hizo grandes aportes al teatro cubano.

Incursionó en más de una decena de espectáculos en las noches, como primera figura en los más importantes cabarés de La Habana, El Capri fue su casa. Asimismo, trabajó con gran éxito en el cine, en más de una decena de filmes cubanos y foráneos:

Actuó en el exterior en países como Rumanía, Alemania, Checoslovaquia, Rusia, Hungría, Guyana, Reino Unido, Escocia, Angola, Nicaragua, Suiza, Francia, España, Bélgica y México. Fue miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y dirigente de la Asociación de Artes Escénicas y de su consejo Nacional.

La popular actriz cubana falleció el 4 de agosto del 2013, a los 79 años de edad, en La Habana. Su cuerpo fue cremado, como ella dispuso en su última voluntad, y sus cenizas quedaron depositadas en el Panteón de los Artistas del capitalino Cementerio de Colón.

Entre los premios y reconocimientos otorgados a Asseneth Rodríguez se encuentran:

  • Mención especial de actuación femenina en televisión. Concurso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. La Habana, 1983.
  • Primer premio de actuación femenina en Radio. Concurso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. La Habana, 1987.
  • Mención especial de actuación femenina en la Radio. Concurso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. La Habana, 1990.
  • Mención especial de actuación femenina en televisión. Concurso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. La Habana, 1991.
  • Medalla por la Cultura Nacional otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba.
  • Mención de actuación femenina en televisión por el filme Patakín. La Habana, 1984
  • Mención de actuación femenina en cine. Concurso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. La Habana, 1984.
  • Premio Nacional de Televisión 2008.

Escribir un comentario

Portal TVC

Publicaciones más recientes

Ivón Peñalver Foto: Tomadas de Cubadebate y de Facebook

 La guionista Lil Romero habla de su trabajo en la serie juvenil que cuenta las experiencias de...

Rubén Ricardo Infante Fotos: Cortesía del entrevistado

Entrevista con el periodista Fidel Toranzo sobre su experiencia de trabajo en la Revista Buenos...

Paquita Armas Fonseca Fotos tomadas de la tv.

De a poquito por medio del WhatsApp me ha llegado La Casa de Papote. He visto y disfrutado tres...

TELECENTROS DE CUBA

Tele Pinar
Islavisión TV Yumurí
Telecubanacan Centrovisón Yayabo
Perlavisión
Televisión Camaguey Tunas Visión
Tele Cristal TV Serrana
CNC Granma TV Santiago
Solvisión

Más historias de la TV

Mayra Cue Sierra Fotos: Archivo de la autora

 La construcción de un centro de comunicaciones único, en octubre de 1956, centraliza todas estas señales de televisión en La Habana La historia televisiva cubana tiene dos etapas: la primera –la...

Mayra Cue Sierra Fotos: Archivo de la autora

 Desde 1952 la televisión cubana transmitió telenovelas como parte de la programación habitual del entonces Canal 6 (CMQ TV) En 1950 se estrena la primera versión televisiva de una novela en lengua...

Mayra Cue Sierra Fotos: Archivo de la autora

 El famoso caballero asistió a un programa televisivo de Escuela de TV, productora perteneciente a Gaspar Pumarejo La televisión cubana, desde el 24 de octubre de 1950, redimensiona las imágenes en...

Reinaldo Cedeño Pineda /La Jiribilla

“Me tocaban, a ver si era de verdad”. Así afirma Edith Pujals, una de las conductoras de Recreo, espacio infantil del canal Tele Rebelde en Santiago de Cuba. El encantamiento era masivo. La hazaña...

Rosa Blanca Pérez Fotos: Archivo

Reflexiones a propósito de la convocatoria para celebrar el aniversario 70 del surgimiento del medio televisivo en Cuba Hace sesenta y nueve años, el 24 de octubre de 1950, comenzaron las...