Sonando en Cuba

  • Para que suene mejor Cuba

    No soy crítica de las artes en su sentido más amplio,  sólo una televidente más de nuestro país y como talsiento preferencias por unos u otros productos televisivos.

    logo de sonando en CubaVoy directo al tema, un mal sabor  me quedó  cuando  vi el reciente  programa Sonando en Cuba, una conducción carente de profesionalidad, voz engolada innecesariamente, chillona  en ocasiones, atiborrada de adjetivos edulcorantes hacia determinados  artistas que no hacían falta,  ¿quién no conoce en nuestro país la historia musical de Paulo FG y su élite?

    Por qué aún persisten en los programas de la TV lenguajes sexistas que laceran  la dignidad de las mujeres?  hablo del número musical de David Calzado y su Charanga Habanera con aquel estribillo…¨ toma mi dinero, mi carro, etc., etc…¨ ¿ o es que todas las mujeres de mi país sólo aceptan esas condiciones para entregar su amor?  ¡Cuidado! y no acepto aquello de a quién  le sirva el sayo… ¡ cuánta diferencia en las letras de los grandes del pentagrama nacional; Corona, Junco, con sus inmortales  Longina y  Nosotros, respectivamente,  quienes compartían sentimientos y dolores del corazón, sin ofender a la mujer, calificada muy bien por otro grande de las letras;  Nuestro José Martí, cuando dijo: ¨ … la mujer es el taller natural de la vida.¨

  • SONANDO EN CUBA, SÍ PERO… (II)

    Después de dos trasmisiones desde el Astral (grabadas, no en vivo como se anunció, supongo que por razones técnicas) se puede decir que Sonando en Cuba SÍ está sonando.

    Tanto en el Portal de la TV , en Cubadebate como en Juventud Rebelde, los comentarios en su mayoría son favorables a este programa que en primer término trabaja por rescatar la música cubana.

    De la calidad musical de ese espacio, prefiero que hable el Dr Joaquín Borges Triana, un reconocido especialista en esta manifestación artística “Creo que comparativamente esta edición de Sonando en Cuba registra un nivel de calidad promedio entre los concursantes superior al del año anterior. En ello tiene que ver el hecho cierto de que ahora se han admitido a cantantes que en algunos casos tienen formación académica o incluso se han desempeñado como profesionales de la música.