TV DIGITAL

  • Cuba: Nuevas tecnologías, nuevos retos

    Se continúa el proceso de implementar la televisión digital, pasarán unos cuantos años para lograr el “apagón total”, etapa en la que se dejará de transmitir la señal analógica.

    Actualmente todo lo relacionado con la televisión en Cuba genera más interrogantes que certezas. Se continúa el proceso de implementar la televisión digital y, a este paso, pasarán unos cuantos años para lograr el “apagón total”, etapa en la que se dejará de transmitir la señal analógica.

    Muchos ni siquiera saben qué es la televisión digital y para qué nos sirve. Debemos partir de que es un paso costoso que en nuestro país involucra a varias instituciones como el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), Radiocuba y ETECSA.  

     
    Definiciones

    Armando Puyol, director del grupo de desarrollo de la Televisión Cubana explica que “la señal analógica es una señal continua en el tiempo que tiene cualquier amplitud. La televisión digital es la misma señal analógica discreta en el tiempo, es decir no continua, de la que se toman muestras y cada una se cuantifica; obteniendo valores numéricos que se expresan después en códigos binarios. Ese proceso se conoce como digitalización o actualización del sistema.
    “El ICRT lleva la parte de la producción, somos los que generamos los contenidos. Después hay una etapa que es la de distribución de esa señal. Que es la manera en que se transporta esa señal hacia los distintos transmisores”.

    En el tema de la radiodifusión, que incluye todos los servicios de radio (FM y AM) y la televisión, hay un solo operador: Radiocuba. Luego de que el ICRT entrega la producción audiovisual, esta empresa se encarga de aglomerar todas esas señales y llevarla a los centros transmisores que se encuentran por todo el país.

    Juan Carlos Sistachs, director de operaciones de Radiocuba explica el proceso: “Nuestra institución tiene en los locales del ICRT lo que llamamos la cabecera de programa, a donde llegan las señales de los distintos programas: Educativo, Tele Rebelde, Cubavisión y las de radio nacionales.

    “Se llaman cabeceras de programas porque se cogen todas las señales y se hace una única, llevando a los centros transmisores el servicio analógico y el digital. Hay una para el servicio analógico y una para el digital donde se conforma todo el paquete y se transmite. Los equipamientos son nuestros, pero viaja por la fibra óptica de Etecsa”.

    Sistachs explica que en todas las provincias no se puede utilizar la fibra óptica, por lo cual se aplican sistemas de radioenlace, servicios de comunicación que se transmiten por el aire, de punto a punto, para llevar la señal a centros más alejados.

    En estos casos, Radiocuba usa como vía el satélite, al cual se suben los programas nacionales para lugares muy intrincados donde no hay forma de llevar la televisión por las vía convencionales.

    Lo bueno y lo malo de la TV Digital

    Cada proceso nuevo tiene ventajas y desventajas. Tanto el Estado como la población se ven afectados por los gastos que implica la compra de los equipos necesarios. Las cajas descodificadoras se agotan en el mercado y las primeras que se vendieron no transmiten en alta definición. Además, muchas personas no tienen un televisor con las conexiones necesarias para “la cajita”. Todas estas irregularidades afectan la transición de una tecnología a otra.

     “La televisión digital se ve bien o no se ve; no hay punto intermedio como con la señal analógica que con mucha llovizna se puede ver igual”, señala Armando Puyol.

    Agrega que la mayor desventaja es la contradicción entre los métodos de producción analógica y la infraestructura digital. “Hay que capacitar al personal para que aprenda esta tecnología. Los jóvenes lo hacen con más facilidad pero a los veteranos les cuesta”.

    “Los sistemas digitales necesitan de disciplina porque viene alguien con un virus y lo fastidia todo”, explica Puyol.
    También para los televidentes la nueva tecnología implica desafíos, por el hecho de enfrentarse a un equipo nuevo, con un interfaz y un modo de empleo diferentes.

    Personas de la tercera edad como Herminia Sardiña, de 90 años, comenta: “mis hijos me compraron una cajita de esas hace tres meses y todavía no sé usarla. Tengo siempre que buscar unas notas con la explicación para poder manipularla. Ya aprendí que el botón rojo es para encenderla”.

    “Actualmente la transición depende sobre todo de la gente —agrega Puyol. Cuando tú les dices a las personas que van a hacer una inversión para ver el mismo contenido que antes, aunque no tenga llovizna en la imagen y que la calidad no va a ser alta definición sino estándar entonces el estímulo tampoco es tanto. Claro, si vendes una caja con puerto USB para reproducir multimedia entonces la gente lo compra y eso son buenas estrategias”.

    —¿Qué ventajas tiene la televisión digital?

    —La señal transmitida no solo tiene mayor calidad sino otros beneficios añadidos. También permite más capacidad de distribución, y la integración con el resto del mundo que ya es digital.  “Además se pueden trasmitir varios canales por el mismo espacio; antes era solo uno. Actualmente se están transmitiendo ocho en el espacio de uno.

    “Con un trasmisor analógico se gasta más energía en calor que con uno digital. Para lugares donde no llega bien la señal se pueden poner repetidores pero con la señal analógica habría que poner un transmisor. La televisión digital tiene herramientas para que se reciba mejor la señal”.

    Entre la población estos cambios son acogidos de disímiles maneras. Hay que tener en cuenta que la transición de esta tecnología resulta costosa porque para las condiciones óptimas en la señal hace falta tener una caja descodificadora, un cable coaxial y una antena multibanda.

    Esto no quiere decir que con otras condiciones como usar una “antena de bigote” no cumpla el mismo objetivo, aunque con menos calidad de recepción, especialmente en días nublados.

    Marianela Ramírez, residente en el Vedado comenta: “Yo decidí comprar un televisor híbrido para quitarme los problemas de andar con dos mandos. La televisión digital se recibe espectacular en mi casa y el canal HD se ve magnífico”.   

    Otras personas que viven en la periferia no reciben la señal con la misma calidad, presentan dificultades en la recepción por lo que les obliga a utilizar una mejor antena y un cable coaxial.  

    “Cuando compré la cajita lo puse con una antena de bigote y al momento todo bien, pero en ocasiones se caía la señal y decidí poner una antena en la azotea. Hasta ahora parece que resolví el problema”, comenta Alejandro Madora residente de Alamar.

    Alexander Rodríguez González, director cinematográfico de los Estudios de Animación ICAIC dice: “este país no tiene creado una infraestructura para la distribución de las películas en la televisión. Queremos tener una televisión digital y estar acorde al mundo, pero no podemos estarlo cuando hay que comprar un equipo tan caro para eso”.

    Junto a estos cambios en la tecnología, la televisión cubana necesita un cambio en sus contenidos. El Sistema Informativo de la Televisión Cubana (SITVC) tiene previsto transmitir en un solo canal los tres noticieros (Buenos Días y el Noticiero del Mediodía, de la Noche y de la Madrugada).

    Para conocer cómo se iban a realizar estos cambios CubaSí contactó a Ovidio Cabrera, director del (SITC) quien expuso en dos ocasiones que “todavía hay cosas por decidir en relación con los contenidos. No les puedo decir nada porque es información que está por decidir. Yo no puedo dar una información parcial”.

    Otras nuevas tecnologías

    Etecsa está empezando a hacer pruebas para desarrollar una OTT (por sus siglas en Inglés, Over the top) que es un proveedor de servicios sobre Internet que permiten la entrega de diversos productos audiovisuales. El proyecto consiste en tener un canal nacional en la red de redes.

    Luis Conde, Jefe de Departamento de Estructura de la red en ETECSA argumenta: “Muchos operadores de telecomunicaciones están empezando a emigrar hacia estos OTT, como Orange que es el operador de telecomunicaciones francés que está emigrando, sin abandonar lo que ya tiene.

    “Unos de los proveedores de OTT que estamos utilizando en Etecsa ahora es IMO. Este es un proveedor de servicios virtual que esta sobre Internet, con sus plataformas concertadas sobre esta, que llega a todos los países del mundo”.

    Estas instancias están por el buen camino, pensando en la mejora de una tecnología que dentro unos años estará obsoleta. Se necesita dar este paso para poder dar el próximo y así mejorar lo que tenemos con nuestros pocos recursos.

    TOMADO DE CUBASI