Cartelera de la TV Cubana

Destacados

Daniel Diez: “la televisión necesita del arte”

 El fundador de Televisión Serrana conversó con jóvenes creadores sobre la importancia de los medios comunitarios en la Isla 

Las historias contadas desde el corazón de la Sierra Maestra han logrado conmover a cientos de espectadores a lo largo de la Isla. Con personajes nacidos en medio del clamor del río y el olor a café de las montañas, los documentales concebidos en la serranía revelan con cada imagen y sonido lo real maravilloso de un mundo apartado de la ciudad.

El cuidado sin descanso de la tierra para recoger sus frutos, la creencia de que existen cagüeiros acechando desde algún lugar y la inventiva humana para hacer más llevadera la vida en naturaleza, conforman el universo de aquellos hombres y mujeres que, entre los parajes más recónditos del país, experimentan sensaciones como la soledad, el miedo y la dicha

.Sin embargo, el olor de la leña quemada en los bohíos, el movimiento incesante del pilón y el canto del sinsonte, en medio de la quietud, nos fueran hoy totalmente ajenos sin la existencia de la Televisión Serrana (TVS), la cual durante casi 30 años ha dado voz a personajes impregnados con la gracia y el misterio de aquellos que habitaban el Macondo de Cien años de soledad.

Durante un encuentro con jóvenes creadores del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), el fundador del reconocido medio comunitario, Daniel Diez Castrillo, habló sobre la génesis del proyecto audiovisual que viera luz en Cuba, en pleno Periodo Especial.

“Cuando trabajaba como sonidista en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) tuve la oportunidad de ir a Oriente, junto al director Sergio Giral, a realizar un documental sobre el Che. Todas las filmaciones arrancaron en Buey Arriba, Granma. Allí, conocí a Chana, la señora que había cuidado al Guerrillero Heroico cuando fue herido en uno de los combates. Aquella experiencia quedó en la memoria. Me di cuenta de que lo único que sabíamos de los habitantes de la Sierra Maestra a través de los medios de comunicación era si habían cumplido o no el plan de producción del año. No sabíamos quiénes eran y cómo realmente vivían los hombres y mujeres de aquella zona. Entonces, en 1986 presenté un proyecto para hacer una televisión en la montaña”, apuntó el periodista y director de programas televisivos.

Establecida el 15 de enero de 1993 en la comunidad de San Pablo de Yao, Granma, la Televisión Serrana comenzó con un reducido grupo de jóvenes, los cuales debían asumir las funciones de camarógrafos, sonidistas, productores, editores y directores. Sin embargo, todos debían cumplir con un requisito indispensable: la sensibilidad.

“La primera condición que yo buscaba en cada uno de los jóvenes seleccionados era que fueran buenas personas. Cada uno de ellos no solo debía de ser capaz de ir a vivir a la montaña para emprender la obra de la Televisión Serrana, sino también entender los valores de los seres humanos de aquella zona”, señaló Daniel Diez, quien cuenta con la experiencia de haber trabajado junto al reconocido documentalista Santiago Álvarez en el Icaic.

Después de recibir un curso de preparación con realizadores de la provincia de Holguín, los jóvenes creadores de Televisión Serrana tenían el gran desafío de impulsar un proyecto audiovisual comunitario en toda su complejidad, el cual fuera cómplice de las alegrías, tristezas y anhelos de los habitantes de la localidad.

“El quehacer comunitario implica un trabajo con, desde y para la comunidad. El creador no debe hacer una obra para enriquecer su mérito personal, sino más bien en beneficio de los pobladores de la localidad. Por ejemplo, el camino que conducía a Televisión Serrana, al igual que el resto del pueblo, no contaba con una calle para el tránsito. No permitimos que fuera asfaltado hasta que todo el lugar tuviera las mismas condiciones”, recordó el Premio Nacional de Televisión 2015.

Con historias contadas al ritmo de la vida de los habitantes de la serranía, Televisión Serrana en poco tiempo demostraría a los incrédulos en la Isla que el medio televisivo podía coexistir con una de las expresiones más elevadas de la creación artística: el documental.

“El documental implica ir a las esencias, lo cual significa conocer con profundidad los personajes y la situación que les rodea. A diferencia de un trabajo periodístico informativo, uno debe dedicar bastante tiempo para encontrar metáforas como la falta de amor que puede expresar un árbol seco en el camino. Santiago Álvarez decía que había que llegar a la razón mediante las emociones. Uno debe trabajar las historias desde los sentimientos”, acotó el creador cubano, quien fuera uno de los fundadores en la capital del canal CHTV, conocido hoy como Canal Habana.

Encargado de llevar pantallas y proyectores portátiles a cada una de las zonas más apartadas de la Sierra Maestra para mostrar sus obras, el proyecto audiovisual ha incorporado a su modo de hacer determinadas enseñanzas aprendidas en el camino. “Cuando uno va a un lugar a filmar no puede llegar y poner, simplemente, la cámara en un rincón. Uno debe mirar, ubicarse, respirar y sentir el espacio, e incluso, observar detenidamente a la persona que se va a entrevistar. Por otra parte, la edición lleva tiempo y ritmo, este último lo da la propia respiración del editor. Si uno no tiene ritmo puede perder al espectador o al oyente. En cuanto al sonido, uno no puede quedar satisfecho con tener un buen personaje y que el mismo no se escuche bien. Muchas veces, el camarógrafo tiene una imagen perfecta, pero el viento u otra interferencia sonora no permite avanzar en el rodaje”, apuntó Daniel Diez, quien imparte clases en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales de la Universidad de las Artes.

Con nuevas propuestas como la revista Donde hay un río, la Televisión Serrana es un referente en el país del impacto que puede tener un medio televisivo comunitario dentro de la vida de los habitantes de una localidad. Sin embargo, muy pocos han seguido los pasos del proyecto audiovisual de la montaña. 

“Para querernos, debemos conocernos primero. Si bien todos los barrios de La Habana no son iguales, tampoco lo son los pueblos en el Oriente de la Isla. Debemos conocer mejor el país. Por ejemplo, las televisoras provinciales desempeñan muy buena labor en el centro de sus territorios, pero qué sucede con aquellos hombres y mujeres que viven apartados de todo. Ahí juegan un papel importante los medios comunitarios”, destacó Daniel Diez.

Con el concurso de sus obras en reconocidos espacios como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, la Televisión Serrana es una luz que alumbra desde las montañas del Oriente la vida de seres humanos tan naturales como el tocororo y la mariposa.

Portal TVC

Vea más

Más de la Televisión

Dayron Rodríguez Rosales/Cubacine

Indira Ramírez Elejalde/Cubacine

Dayron Rodríguez Rosales/Cubacine

Paquita Armas Fonseca Fotos tomadas de la TV

Paquita Armas Fonseca/Fotos cortesía de Jorge Pedro Hernández