CARTELERA DE LOS CANALES NACIONALES

 

 

Destacados

Los hitos televisivos de Dora Alonso

 

La dinámica de la Industria Cultural imperante en la primera mitad del siglo XX cubano, circuló las historias, los géneros, los formatos, los códigos y los creadores de los espacios impresos, culturales o publicitarios, a los escenarios radiofónicos, televisivos, cinematográficos e impresos dentro y fuera de Cuba.

Desde octubre de 1950, la fundación de nuestra primera televisora amplificó el universo creativo de diversas profesiones y disciplinas mediáticas-culturales. El auge y variedad del sistema televisivo habanero, propició a los periodistas, poetas y narradores del soporte impreso, el rol de guionistas de relatos originales como los adaptados para diversos géneros, formatos y medios de comunicación.  

Dora Alonso arriba a nuestra televisión como una prominente figura de la literatura, el periodismo y la radio; avalada por importantes y disímiles lauros literarios:

1936: Concurso de la Sociedad Cubana de Cultura.  Su poema Amanecer, [1]es premiado.

1939: Concurso literario de la Asociación de artistas y escritores matanceros. Sus poemas Canción de cuna y Diálogo con el azar, obtienen respectivamente el Primer premio y la Mención honorífica.

1942: I Concurso Alfonso Hernández Cata[2]. Su cuento: Tiempos de ayer, obtuvo la segunda  mención honorífica y sus poemas Invocación a América y Romance de la victoria, los primeros premios del Concurso de la Alianza cubana por un mundo libre y del Ministerio de Defensa.

1943: Concurso Alfonso Hernández Cata. Por su cuento Arroz. Obtuvo segunda mención honorífica.

  1. Concurso de la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación, otorga por unanimidad, el Premio Nacional de Novela a TIERRA ADENTRO, su primera novela literaria escrita desde 1936. La obra también fue finalista del II Concurso literario latinoamericano, de la Editorial Farrar y Rinehard de New York (EE.UU.)

1944: Concurso Literario Rodrigo de Xeres de la Comisión Nacional de Propaganda Cuento El viejo Chano. Mención honorífica.

1945: Concurso Alfonso Hernández Cata. Cuento Potrero. Mención honorífica

1946: Concurso Casa de los Escritores de la barriada capitalina de El Cerro. Su poema Canto pleno, gana el segundo premio y en el Concurso Enrique José Varona de periodismo,  con la Lección del maíz.

1947: Concurso Alfonso Hernández Cata. Cuento: Negativo. Primer premio y por La Yaguasa, la segunda mención honorífica.

En las esencias de Dora Alonso, la estética, la lingüística y la imaginación se fusionan con los valores sociales-humanistas emanados de su praxis cotidiana revolucionaria.

Su apropiación de las historias, temáticas, ambientes y angustias de los sectores más discriminados hallan cauce natural a su humanismo, ternura y vocación por las campiñas cubanas y por nuestros más autóctonos valores culturales. Así alcanza la fama, enraizada en su pueblo y en su cubanía.   

Tras casi dos décadas en los ámbitos impreso y radiofónico, su versatilidad, oficio, talento y trayectoria, aseguran a Dora, el tránsito natural hacia el audiovisual, donde muy pronto la llamaron la más cubana de nuestras escritoras.

El 26 de noviembre de 1951 debuta en CMQ TV (Canal 6), escribiendo guiones de las escenificaciones de NO PASE UD., DETENGASE, espacio patrocinado por la Comisión Reguladora del Calzado.

Desde el 12 de febrero de 1954, una vez por semana, adapta sus cuentos y leyendas para el unitario EL HUMO DEL RECUERDO (jueves. 9-9.30 p.m.), patrocinado por la cigarrera H.UPMANN. Locución comercial: Eduardo Trista.

Ejemplos:

Cuentos: La racha, La espía, Humildad, La coartada, Un mambí, Un caso para contar, Engaño. Los jimaguas e  Imprudencia

Leyendas: Tana Cumba/La mujer que no podía amar, Milagro en Trinidad, El Cristo de la vereda, El crimen del ingenio, El bandido,  El yugo, Manantial milagroso, El Padre santo de  Guanabacoa, La ley del Cristo, La leyenda del perro jibaro, La leyenda de la bija y La leyenda del pirata.

Nuestras radionovelas llegaron a la televisión desde 1954, cuando el Canal 4 (TELEVISION NACIONAL) inauguró LA NOVELA DE LAS 7,  los martes, jueves y sábados. Entre sus primeras obras estuvo la de Dora Alonso: RANCHO LUNA.

Desde el 27 de febrero de 1957, el Canal 6 (CMQ TV) emitió la versión televisiva de  ENTRE MONTE Y CIELO: Sus 68 capítulos fueron dirigidos por José Antonio Caiñas Sierra. Al año siguiente, por su alta audiencia, recibió el  Premio de la Asociación de críticos de la radio y la televisión.

  1. CMQ TV. Espacio LA NOVELA DE LAS DIEZ. Telenovela RANCHO LUNA. Sus 76 capítulos culminan el 25 de febrero de 1958.

Protagonistas: Consuelo Vidal (Lala Contreras) y Maritza Rosales (Verena). Dirección: Roberto Garriga Agramonte.

Tras el triunfo de 1959, los cambios estructurales, comunicativos y simbólicos de nuestra sociedad generaron procesos de reconversión del modelo de radiodifusión comercial en radiodifusión de servicio público; cuya conmoción fue raigal:  

- Muchos escritores del género emigran y replican sus obras en países de América Lastima y en el mercado latino de EE.UU.

- Nuestras telenovelas abandonan la creación-producción de telenovelas a partir del modelo propio forjado entre 1952 y 1959.

- Por más de dos décadas, la mayoría de nuestras modalidades tradicionales de telenovelas desaparecieron de nuestra pantalla[3] y dejaron de exportarse a la región, donde importantes televisoras consolidaron al género usando nuestras historias, formatos y códigos tradicionales y lo expandieron a otros continentes. 

Nuestra pantalla difundió otros géneros de Dora Alonso: Ejemplos:

1973: Las aventuras de Guille. Primera novela cubana de aventuras para niños. 

1985: Canal 2 (TELE REBELDE) y al año siguiente, una nueva versión en el Canal 6.

En la primera mitad de los años 80, por vez primera en nuestra televisión de servicio público, estrenamos varias telenovelas históricas y un paradigmático melodrama mexicano -GOTITA DE GENTE-. La ulterior emisión de LA ESCLAVA ISAURA, de Rede GLOBO (Brasil) devolvió a los televidentes el más puro melodrama-folletín creado en Cuba. Por ello, desencadena un auténtico fenómeno comunicativo.

En 1985, Roberto Garriga Agramonte - consagrado guionista y director de la radio y la televisión cubanas- responde a este suceso adaptando y dirigiendo su versión libre de la radionovela de Dora Alonso - SOL DE BATEY-, cuya historia también se desarrolla en la campiña durante la esclavitud.  

Al hito sudamericano que llegó a Cuba, como éxito propio, Garriga responde con una auténtica realización-producción basada en nuestro modelo de telenovela de los años 50. La misma provoca una conmoción superior que genera los primeros cambios en las líneas productivas del género, desde 1960.  

Durante 1986, inspirada en el relato radial de Dora Alonso, EL POTRO CERRERO, nuestra televisión produjo la aventura  FURIA BLANCA, retransmitida al año siguiente cuando la Alonso recibió el Premio Nacional Rubén Martínez Villena,  de la sección de Cine, Radio y TV, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba –UNEAC-.

SOL DE BATEY,  inicia en 1989, posee infinitas réplicas y hasta se exhibe ese año en el XI Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.

Hasta hoy, es la telenovela cubana más vendida en el extranjero -donde incluso se tradujo y dobló al húngaro y al chino-.

  1. TIERRA BRAVA. Adaptación y dirección de Xiomara Blanco, devino otro gran éxito en Cuba y en diferentes países latinoamericanos.

La plenitud creativa de Dora Alonso le permitió simultanear disímiles géneros y espacios culturales, multiplicando sus obras en variados soportes y medios de comunicación cubanos o foráneos.

Su legado enaltece nuestra radiodifusión y la viste de buena literatura, sentimientos, autenticidad, sencillez y cubanía. Por ello, es una de nuestras autoras preferidas.

 

[1] La obra pertenece al poemario TROPICO, donde se hallan entre otros como: Azúcar; La  valía; Bohío, Mulata y Hambre.  

[2] Entregado cada 16 de noviembre, en el aniversario de este intelectual.

[3] Entre las excepciones, estuvieron las adaptaciones radiales- televisivas de los relatos de Dora Alonso.

Mayra Cue Sierra

Más de la Televisión