TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Destacados

Todo con Tony, la mayor síntesis de un incansable anfitrión

 

El joven actor en tiempos de El brigadista, luego de ser integrante de la familia radial del espacio Corresponsal Rapilisto y haber protagonizado un conjunto importante de radionovelas, Tony Arroyo devino en conductor de televisión, a partir de un proyecto que creó y en estos momentos se exhibe en su tercera temporada.

Todo con Tony resulta la mayor síntesis como artista para este anfitrión intranquilo que, en los últimos años, ha encontrado otras fuentes de expresión. Una de ellas es este programa televisivo que semanalmente se transmite por Cubavisión y se adentra en la vida tanto de personalidades, como en la dinámica del quehacer de gente sencilla con mundos interiores muy sensibles. De esa manera la propuesta se mueve desde espacios de mayor introspección física y emocional hasta escenarios urbanos en que se tejen historias cada vez.

En ese sentido, Todo con Tony es una propuesta que sobre la base del desenfado se identifica con las más disímiles temáticas: desde el amor, la fe, el vestuario, la peluquería, el mundo insospechado de la radio, entre otras tantas. Para ello sus entrevistados -voces siempre autorizadas en cada uno de los temas- logran una relación empática con él, de modo que no hay tapujos, ni temas tabúes, solo la confianza que nace de la previa investigación que asume Arroyo antes de llegar al set.

A partir de estas premisas quisimos conocer algunas interioridades sobre este proyecto:

¿Crees que todo lo puedes abordar en Todo con Tony? En ese sentido, ¿cuál es el mayor reto de un programa como este?

«Lo primero es que creo que todos los temas se pueden abordar, siempre y cuando tengas en cuenta que no puedes aburrir bajo ningún concepto. Lo dijo Milos Forman, que sabía mucho más del asunto que yo. En ese sentido, el mayor reto es -justamente- buscar temas que le interesen al público en general.

«El otro día estuve en Coppelia y uno de los dependientes -muy joven, por cierto- me dijo que veía el programa porque yo le “sacaba el jugo” a los invitados y lo hacía de otra manera. Me quedé muy asombrado porque realmente por más que uno lo sueñe, no sabe para quien trabaja.»

Luego de un tiempo de espera llega esta tercera temporada ¿Qué distingue a este espacio de otros tantos de entrevista que abundan en la televisión cubana?

«Creo que lo distinto está en “no meter muela”, como popularmente se dice, sino en indagar en temáticas que aborden nuestra realidad sin ser habitualmente visitadas por nuestros medios. Poder darle voz a la gente “de a pie” y poner “entre col y col” algo de frivolidad, que también es tan necesario en esta isla tan calurosa. Es un grato compromiso y una responsabilidad mayor con la gente, porque no se puede perder de vista la función de entretenimiento que ejerce la televisión per se

¿Cómo alternar el entretenimiento con el valor informativo e instructivo del espacio?

«Alternar el entretenimiento con lo instructivo teniendo en cuenta que es un show de televisión de 27 minutos exige rigor y vuelvo a lo mismo, no se puede hablar y hablar sobre lo vacío. Hay que entretener -eso sí- e instruir sin frases manidas e inconsistentes que, por repetidas, lo único que consiguen es perder su justo valor.

«Siempre recuerdo en tiempos del programa de la televisión Para Bailar que Carlos Rafael Rodríguez envió una carta a los integrantes del colectivo en que los felicitaba por la defensa de la cubanía que ponderaban a su manera, desde el amor, el respeto, el apego y la enseñanza de nuestra música, de los bailes populares y sus intérpretes y que, sobre todo, supieran que la mayor tarea ideológica que asumía esa propuesta estaba, justamente, en esa defensa cultural.

«Quiere decir eso -y es válido para todos los contextos- que lo único que no se puede perder es el punto de vista editorial. Ese aspecto resulta fundamental en esta propuesta.»

¿Cuántas emisiones conforman esta tercera temporada? ¿Crees que podría haber una cuarta?

«En esta oportunidad se trata de diecisiete emisiones y espero producir una cuarta. Esa es la idea para la cual yo compilaría historias de vida que no pude incluir esta vez. Hay mucha “tela por donde cortar” y mucho artista novel y consagrado que le aportan al programa un sello que ya se va perfilando.»

Es la televisión una nueva puerta abierta a la creación de Tony Arroyo ¿Algún proyecto sobre el tintero?

«Bueno, tuve una conversación con el director del canal Cubavisión, Rafael Pérez Ynsua, profesional muy sagaz y culto, a quien debo mi vuelta a la televisión; le comenté un par de ideas que debemos concretar, pero soy supersticioso, así que solo te puedo decir hasta ahí.

«Lo que sí te puedo adelantar, porque no puede faltar en estas líneas, es decir: Gracias a David Ravelo, Omar Durán, Ada Guzmán, Alian Hernández, Rubén Bargaza, Jean Alex Noa, Raysa Martínez Ladrón de Guevara, o sea, mi equipo. Más que agradecido por trabajar mucho y crear el mejor programa posible.»

Hugo Portal