TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

CONFESIONES DE UNA JUEZA LUEGO DE DICTAR SENTENCIA

Primero fue una llamada de Cary (Rojas).  Me invitaba a formar parte del jurado del festival de televisión, lo pensé un momento hasta que me dijo “Ferguson  (Roberto) es el presidente”. Es un lord, un hombre decente, conciliador y muy conocedor de la televisión. Cary siguió diciéndome los nombres: Mirta González, Directora de TV (“Habrá polémica”, pensé), pero sabe de este medio y nos llevamos bien; María del Carmen Balea, no lo conocía personalmente pero…al final muy buena comunicación, Miguel Olaechea  de la Isla de la Juventud, del que Magda González me habló elogiosamente. Seguía Carlos Téllez de Las Tunas  y al final Abdiel Bermúdez, coterráneo pero su nombre además de holguinero me decía algo: sólo dos días después de estar debatiendo me di cuenta que somos amigos de Facebook desde hace un  buen tiempo.

Buena atención  tuvimos en un hotel de la UJC donde veíamos los materiales y… nos fajábamos, no tanto, discutíamos. “Vamos tropa” decía de vez en vez Abdiel cuando quería avanzar. Mirta casi siempre quería ver más y Lord, digo Ferguson, buscaba la conciliación  cuando yo olvidaba mi metal de voz y empezaba a defender una obra a espada y capa.

Téllez desde el primer día sentó cátedra: argumentaba sus criterios con firmeza desde argumentos profesionales. Olaechea, entre tanto, era el maestro de la proyección: dale para adelante, para atrás, en fin como para que mandara a cualquiera a comer tusitas de maíz.

Así vimos creo que más de doscientos programas, incluidos algunos sin traducción, en los que nos servía de traductor el Osito cariñoso (así le decían a Abdiel tanto Olaechea como Téllez, porque saluda a todo el mundo). Ya en el festival, en el Bucán del Palacio de las Convenciones,  lo llamé de esa manera y se acercó sonriendo pero moviendo el índice amenazadoramente. Ese primer día Hugo Edelqui nos ayudó con la computadora para darle forma al acta.

Al final terminé yo haciéndolo en la casa cuando llegué y me dio por descargar sobre esto porque no es fácil ser jueza de nada, y mucho menos de un festival de la TV. Por un lado me gustó ver programas (a veces muy buenos) de telecentros provinciales. O deslumbrarme con un documental extranjero como el ruso ¿Por qué? Pero escoger entre dos trabajos buenos o dejar fuera a  alguien que aprecias, no es nada fácil.

Claro, si no fuera por eso de ser jurado, el encuentro para mi es trigo puro: conozco realizadores, escucho el último sueño de Joel (Ortega), discuto por cualquier cosa con Omar (Olazabal), hablo de un próximo almuerzo con El morlo (Luis Morlote), Abel (Prieto) escucha una propuesta culinaria que le hago, Danylo (Sirio) me dice que le gustó algo que dije, cosa que me preocupa, Cary y Lourdes me piden que mañana lleve el acta, y tratan de resolver un  carro; Ferreiro me invita a una premier…en fin si sigo esto es interminable y ya mientras escribo estoy viendo a Pánfilo, digo a Silva,  mejor a Vivir del cuento, hasta aquí llego entonces. Luego hablaré de todo el festival ¿Podré?

 

 

 

 

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 3055