TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Latidos COMPARTIDOS: UNA VEREDA TROPICAL CON BUEN TRÁNSITO HASTA AHORA

En más de una oportunidad he dicho (y escrito) que una imagen convincente funciona más que un discurso. Cada vez que en la presentación de la telenovela Latidos compartidos, veo las manos femeninas blancas que se regodean en una espalda musculosa, sensual, negra, pienso que es un buen canto a la máxima de que no existen razas sino seres humanos.

Ese es uno de los méritos de la propuesta que dirigen Consuelo Ramírez y Felo Ruiz, con un guion de Amilcar Salatti, Gabriela Reboredo Iglesias, y Yunior García Aguilera.

El atractivo negro, abogado, mujeriego (no es un santo) lo interpreta el actor Leonardo Benítez que encarna a Michael Junior por el que “se fajan” Tamara Morales y Ariana Álvarez. Los tres muy bien en su papel.

Como son orgánicos y convincentes los integrantes de la pareja gay, al que se agrega el homofóbico Manuel Porto en otra lección de buen hacer. Hay además jineterismo, delincuentes de cuello blanco y los que “luchan” la existencia como Jorge Martínez; también está la emigración, separación de las familias, un doctor que no es una máquina de curar sino un hombre con pasiones y en tanto paisaje cubano contemporáneo se muestra la competencia entre dos paladares (restaurantes): Vereda y Tropical, con frases como: “ella es la última que entró, así que se va”, o la incorporación de un cantante para rescatar la clientela… una muestra de la vida actual.

Por supuesto, si se presentaran todos esos asuntos y no existieran buenas actuaciones en términos generales y una dirección de arte que se ha cuidado incluso de los colores, por ejemplo, la ropa de los empleados de   Luz Marina, una fotografía en la que se ve la experimentada mano de Felo, no estaríamos hablando de una propuesta que tiene muchas más cosas a favor que en contra.

Latidos compartidos  tiene un elenco que une a artistas consagrados (Eslinda Núñez, Yurelis González, Alejandro Cuervo, Ulik Anello, Ariana Álvarez, Tamara Morales, Leonardo Benítez, el propio Porto, Pancho García, Daisy Quintana, Fernando Hechavarría y otros actores y actrices), con actuaciones especiales, entre otras de   Enrique Molina, Michaelis Cué y Osvaldo Doimeadiós (delicioso en su cornudo), mientras cuenta con reconocidos intérpretes como artistas invitados, quienes en conjunto presentan a Alberto González en Rogelio, Carolina Cué en Isabelita, Amaury Millán en David, Belissa Cruz en Angélica, Carlos Busto en Omarito, Judith Carreño en Sandra e Irina Davidenko en Anna, más los niños Victoria Leyva y Marcel Salomón, en una mezcla de experiencia y juventud .

Lully Larramendi Martínez es la asesora, Rubén Moro se encargó de la música Original,  Jorge Zaldívar Romero, de la dirección de arte, Michel Pérez y Rubén Moro de la banda Sonora, Joaquín Castro-Palomino de la edición Alexander González de la fotografía y Loly Atencio de producción general.

Para escoger al elenco pasaron para el casting más de 250 actores y actrices, de los que Consuelo y Felo supieron escoger, porque hay actuaciones caracterizadas por la contención, con las casi siempre justas exaltaciones de los diversos personajes.

Se que inicialmente la telenovela se llamaba Vereda tropical, pero por problemas con derecho de autor no se pudo usar ese título y Latidos compartidos no me da la esencia de la obra, una telenovela en íi misma, pero por momentos se me parece a una serie. Además ¿por qué 30 minutos de duración?. Si fueran 45 permitiría que la historia se desarrollara más.

Sin ser una obra que te quite el aliento, es una propuesta bien hecha, que se disfruta, con un buen trabajo de dramaturgia en el desmote del guion y en el que su directora se estrenó como tal en una larga propuesta -87-capítulos de manera digna. Consuelo ha caminado con buen paso por esa entrecruzada, bonita y atractiva vereda tropical.

 

 

Hugo Portal