TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

La Rosa del arte cubano

Rosa Fornés, o Rosita, como todos la conocen, es hoy una leyenda viva del arte cubano. Su nombre artístico es un referente de talento, carisma y versatilidad en los escenarios de Cuba y del mundo.

Sus amplias aptitudes artísticas la llevaron a descollar en el canto lírico, el baile y la actuación en el cine, la radio, el teatro y la televisión, multidimensionalidad que le hizo ganar el título de Vedette de Cuba.

Con 15 años debutó en 1938 en la Corte Suprema del Arte, insigne espacio de la CMQ Radio y, desde entonces, la ha acompañado el éxito y el reconocimiento de su público.

Recorrer la carrera artística de Rosita es develar la presencia de íconos del arte cubano y mundial que compartieron con ella el estrellato en numerosos filmes, espectáculos, novelas, cuentos y teatros para la televisión.

Ernesto Lecuona, María de los Ángeles Santana, Esther Borja, Adolfo Guzmán, Bola de Nieve, Benny Moré, Armando Romeu, Rodrigo Prats y Rita Montaner, entre muchos otros, son solo algunas de las figuras que trabajaron con ella en una larga lista de películas, operetas, zarzuelas, revistas musicales, comedias y dramas.

En la arena internacional La Fornés colocó el nombre de Cuba en los más encumbrados escenarios de México, Estados Unidos, España y fue protagonista de los más populares filmes y espectáculos de cabaret de Latinoamérica y Europa.

Los que por edad no pudimos ser testigos de su ascenso profesional en los escenarios, sí recordamos sus actuaciones en películas clásicas cubanas como Se permuta y Papeles secundarios.

La destreza escénica y la pluralidad de géneros artísticos que domina la han llevado a ser la protagonista de exitosos espectáculos musicales como La Fornés Tridimensional, Ser artista y Vedettísíma, entre otros.

Su fecunda trayectoria sobre las tablas la hicieron merecedora del Premio Nacional de Teatro, lauro compartido con los Premios Nacionales de Música y de Televisión.

El futuro de éxitos que le auguró Gonzalo Roig, en los inicios de su carrera, fue superado con creces por Rosita, quien constituye un paradigma en la historia de la radio y la televisión cubanas, una Artista en mayúsculas que ha conjugado, de modo singular, la maestría profesional con la sencillez humana.

Y es precisamente esta dualidad de valores la que ha conquistado la simpatía y el cariño sincero de su público, que la aplaude y reverencia como una de las glorias vivas del arte en Cuba.

 

 

Hugo Portal