TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Aniversario 70 de la Televisión Cubana: Julia Mirabal, Amaury Pérez y Julio Acanda

El 24 de Octubre la televisión cumple 70 años. Cada día el portal presentará a tres   de  sus protagonistas 

 JULIA MIRABAL

(Guionista y directora de Sitio del arte,  un programa que rompió esquemas a la hora de hacer periodismo cultural, Julia Mirabal es una periodista, graduada en francés,  escritora de literatura infantil, ganadora de múltiples premios y dedicada al audiovisual desde hace una buena cantidad de años)

 ¿Por que eres periodista?

Años atrás decidí ser periodista porque esta  es una profesión que debe ser reguladora, mediadora. Investiga, denuncia,  descubre, previene, educa. Te proporciona  herramientas para  la escritura  precisa...Debe ser muy respetada en el contexto político social. Siempre me gusta comparar esta profesión con la de un médico, no importa si está en un hospital encumbrado o en el policlínico del barrio. El médico se siente realizado profesionalmente cuando contribuye al mejoramiento de la vida de los seres humanos.

 ¿Cuándo llegas al NTV?¿Que significó la emisión del  mediodía para ti?

Llegué  al Noticiero en 1982, me dieron tareas importantes  que cumplí pero siempre me incliné hacia el mundo cultural así que  llenaba con mis horarios  en  las distintas emisiones del Noticiero y fuera de ellos, a veces en las madrugadas y fines de semana comencé a cubrir  las informaciones culturales. De esta manera fundé dos espacios informativos dentro de los Noticieros, Cine en los domingos y Arte, en los Noticieros del cierre hasta que se creó el Noticiero  Al Mediodía donde se  reunió un colectivo que demostró cómo se puede lograr un espacio informativo que  llene las necesidades informativas de la teleaudiencia nacional.

En las escuelas escenificaban nuestros noticieros; en un hecho inusual en los Informativos recibíamos miles de cartas... En mi caso personal, es una lástima que no se hayan conservado las entrevistas de las tantas personalidades cubanas y extranjeras que accedieron a la invitación.

¿Cuanto acariciaste un programa como Sitio del arte?

Desde siempre pero le temía a lo que hoy me enfrento día a día: la desigual formación del personal, la ausencia de recursos fundamentales, el extravío de las prioridades  y  la pérdida de algunas rutinas de producción elementales.

 ¿Cuantas voluntades uniste para realizar un espacio  informativo  diferente?

Afortunadamente a los primeros que me ayudaron a concebir el diseño, Manolito Iglesias y X Alfonso, después algunos jóvenes que se acercaron y se acercan. A los fundadores, y a todos quienes apuestan por el programa a pesar de todo.

Al cabo de varios años dirigiendo ese programa  ¿no temes repetirte?

Ese es un reto al que debemos enfrentarnos, porque es una labor colectiva y de personas que creen en el programa.

¿Que características, según tu experiencia, debe  tener hoy el periodismo  televisivo?

Ante todo ser creíble.

 

AMAURY PEREZ VIDAL

(Compositor y cantante reconocido, Amaury Perez Vidal nació y creció en la televisión. Su programa Con dos que se quieran, resultó una manera tan  culta como amena para que personalidades de la cultura cubana llegaran a nuestras casas)

-Siendo un bebé fuiste un actor para la publicidad ¿Qué productos eran? ¿te siguen gustando?

-Promocioné, y mis padres cobraron, alguno de los productos que mi madre anunciaba en TV; el queso crema Nela, el queso proceso y la mantequilla de la misma marca, la pasta de dientes Gravi, la mermelada de guayaba Conchita y hasta la leche de magnesia Phillips en sustitución de algún otro niño actor. Eso me trajo muchos dolores de estómago. Pocos de esos productos existen ya, al menos en sus formas originales, así que no recuerdo el sabor primigenio de ninguno.

-Te voy a escribir tres nombres vinculados a ti desde que gateabas. Defínemelos con un párrafo: Marcos Behmaras, Germán Pinelli y Goar Mestre (Como seguro que te desbordas puedes llegar a diez. Ni uno más)

-A Marcos lo conocí tarde cuando se suprimieron los anuncios en TV y comencé a hacer pequeños papeles como actor infantil. Tengo pocas memorias de él y lo que sé me lo contaron mis padres que le adoraban. El propuso que Detrás de la Fachada, que no fue un programa concebido para mi madre sino para la gran Mimí Cal, fuera sustituida por ella cuando Mimí se marchó a Puerto Rico con su esposo Leopoldo Fernández. Fue una gran oportunidad que siempre le agradeció. A Pinelli siempre le dije, desde chiquillo, Papá Germán y eso te lo dice todo. A mi padre biológico le decía Papi. Papá Germán fue una figura entrañable en la familia y todos, me incluyo, aprendimos de su talento, cultura, profesionalismo y generosidad. Para todos fue un maestro y para mi madre un guía. Hay pocos seres a los que se quiso tanto en casa y sin intermitencias. Pienso en muchos más; Carballido Rey, Felix B Caignet, Enrique Santisteban, Eduardo Egea, Lilia Lazo, Enrique Almirante, Roberto Garriga, Enrique Arredondo, Dinorah del Real, Margarita Balboa, Ángel Toraño, Carlos Paulín, Reinaldo Miravalles, Juan Carlos Romero, Rosa Fornés, Enrique Núñez Rodríguez, Iris Dávila, a Pedraza Ginori mucho después ¡Uff son tantos que se atropellan! No menciono músicos porque ellos entraban a CMQ, hacían su labor, y salían. Goar Mestre y sus hermanos eran nuestros empleadores y llegaron a ser de alguna manera amigos de la familia. Conmigo Goar tuvo una relación cálida y hasta traviesa, dicen que jugábamos a las bolas en los pasillos de CMQ y que siempre me despedía pasándome la mano por la cabeza y una sonrisa de padre. Le pagó bien a mis papás, y a mí, nuestro trabajo y solo guardo de él cariño, el amor y el ejemplo que sentía por su profesión y la consideración para con sus trabajadores. No pierdas de vista de que cuando Goar se marchó a la Argentina yo iba a cumplir siete u ocho años. Mucho de lo que valoro de él viene por las remembranzas de mis progenitores que siempre lo respetaron y las pocas que atesoro a estas alturas de mi vida.

-¿Te has puesto a pensar si en el arte de  dominar la locución influyen factores genéticos? ¿Sería tu caso uno de ellos? 

-No creo que mi fascinación por la conducción de programas sea hereditaria, comparar lo que yo hago con lo que hizo mi madre es imposible cuando no absurdo, asumo con humildad el lugar que ocupo en el escalafón genético; ella era una gema y yo un simple aprendiz de joyero.

-En el caso de Con 2 que se quieran eres el director y guionista ¿por qué asumir las tres funciones? ¿te da más seguridad? ¿O es que así eres más libre?

-La idea es mía, lo conduzco yo, soy el guionista, el autor del tema musical de presentación y también hago la dirección general ¿qué pecado hay en esta suerte de multioficio profesional? Me gusta tener el control y asumir la responsabilidad total de lo que hago, eso no me hace más libre sino todo lo contrario, soy presa de mi propio frenesí y ansias  de perfección, trabajo a un ritmo incalculable y demencial, genero ideas constantemente, acierto muchas veces y otras yerro, pero intento ser un ejemplo y un motor para el resto de mi equipo y convertirlos (convertirnos) en un monstruo de múltiples cabezas. Los errores los asumo en singular y el éxito lo comparto con todos, esa es ni más ni menos mi manera de trabajar. 

JULIO ACANDA

 (Quienes sintonizan el noticiero nacional de NTV los domingos, siempre se preguntan si Julio Acanda lo cerrará con una de sus crónicas. A su cuenta tiene otro programa singular Somos Cuba y sus crónicas sobre Jose Martí)

-¿Por qué te inclinaste al periodismo y no a otra profesión?

-Desde muy niño supe que seria lo que soy. No sé si periodista, pero sí  que quería compartir historias con la gente ya fuera por radio o tv. De hecho tuve mi primer programa de radio a los nueve años, se llamaba Cosas de mi Escuela, y se trasmitía por la emisora de la Isla de la Juventud,  Radio Caribe. Hoy cuando miro atrás comprendo que, sorprendentemente, siempre supe que sería periodista.

-¿Qué recuerdos guardas de tu trabajo en la Isla de la juventud?

Yo me gradué de Periodismo en la Universidad de la Habana en 1984. El llamado Servicio Social lo hice en la Isla de la Juventud, la tierra de mi niñez y adolescencia. Quizás por eso, esa etapa de mi carrera tiene tanto de ingenuidad y candor. Es mi redescubrimiento de la Isla, las leyendas que me conmocionaron cuando niño, las historias de hombres dedicando su vida entera  a buscar un tesoro, la  aventura de un lugar mítico; la Isla del Tesoro convertida en una Isla donde convivían en esa época las más inimaginables nacionalidades y culturas unidas por una bella utopía: la eterna juventud. Fue una etapa dorada de mi carrera, marcada por la búsqueda, la experimentación, la creación de un estilo, y un lenguaje que aún me acompaña.

-¿Cuántas series periodísticas has realizado? ¿Cuál te resultó más difícil?

-Realmente no llevo la cuenta. Son bastantes, desde que estaba como reportero en la Isla de la Juventud, empecé a experimentar con este método, pues comprendí su eficacia dramatúrgica.  Dejas los capítulos en suspenso como las telenovelas, y despiertas el interés para el próximo. También fue una necesidad. Estas series periodísticas, como por ejemplo Tras las huellas de la historia que aborda la vida de José Martí en Cuba y el mundo, son el resultado de una larga investigación, y entonces tienes una cantidad de información mucho mayor que la que puedes ofrecer en el tiempo televisivo para un material en los noticieros.  Hay varias de estas series que me han resultado bastante complicadas desde el punto de vista emocional y también en el estilo del  lenguaje televisivo. La que realicé en los campos de concentración de Polonia, literalmente me desgarró, por lo aterrador de los hechos que allí sucedieron. La que hice por el V Centenario del Encuentro entre Dos Mundos,  siguiendo la ruta de Cristóbal  Colón por Cuba en sus diferentes viajes, me planteaba la disyuntiva de cómo cerrarla, y la única solución que encontré fue entrevistar a un Colón imaginario que me dio muchos dolores de cabeza con los directores de las redacciones del Noticiero. Ellos no entendían como un Noticiero tan sobrio, prudente y discreto como el nuestro cometiera el desenfreno de entrevistar a un Almirante de fantasía hablando de temas bien actuales. Aún no sé como al final aceptaron trasmitir aquella entrevista.

 -Existen personas que consideran excluyentes las profesiones de animación  de espectáculos musicales y la presentación o elaboración de noticias ¿que piensas tú?

-No creo que sean excluyentes, siempre y cuando ambas se realicen con la proyección de  credibilidad y profesionalidad que exigen ambos géneros.  Al final, en ambos casos lo importante es el crédito  y la confianza que otorga el público a ese profesional de la pantalla más allá del programa en que lo vea. Hay casos de locutores exclusivos de informativos, que por su ampulosidad y falsedad  no son creíbles en las noticias que leen. ¿Serían más creíbles animando un espectáculo?

 

Portal TVC