TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Día de la Cultura Cubana

Evocaciones imprescindibles de expresiones del arte y la identidad nacional que han fraguado la cultura en nuestra nación

 

Tras el liberador repique de la campana de un ingenio, los patriotas de 1868 montaron sus doctrinas a caballo; pero esos ideales precisaban erguirse como un salmo glorioso, y a sus sueños de independencia les pusieron letra y melodía para darle vida a nuestro Himno Nacional.

Así el 20 de octubre el patriotismo comenzó a expresarse no solo a filo de machete, sino también en un canto redentor que convidaba a combatir y nos sigue convocando a defender lo nuestro: esa noción de identidad e integridad que se ha sostenido desde entonces a fuerza de coraje, a trazos de pinceles, a punta de zapatillas, a golpes de buriles, a ritmo de tambores.

Porque “lo primero que hay que salvar es la cultura” -imperecedero reclamo del Líder Histórico de la Revolución-, hoy cabalga como antaño el patriotismo librando sus batallas decisivas en estos cruentos tiempos, inspirado en el martiano apotegma de “ser cultos es el único modo de ser libres”.

Cabalga el patriotismo en la carga reclamada por Rubén Martínez Villena en unos versos, junto a los fornidos milicianos pintados por Servando Cabrera y con ese “cañón de futuro” disparado por Silvio Rodríguez con acordes de trova.

Cabalga el patriotismo en los vitrales dejados por Amelia Peláez sobre el lienzo y entre las columnas habaneras que Alejo Carpentier universalizara en sus cuartillas. Cabalga el patriotismo en el danzario virtuosismo de Alicia Alonso y en el fervoroso verbo que Eusebio Leal transmutara en el rescate de su amada Habana.

Cabalga el patriotismo desde “el rudo manigual” donde no quiso Ernesto Lecuona que se perdiera el siboney, hasta llegar a la Calzada de Jesús del Monte trazada por Eliseo Diego en un poema.

Aquellos patriotas de 1868 que montaron sus ideas a caballo pusieron letra y melodía a sus sueños independentistas. Desde entonces fue más ardiente el amor de los cubanos por esta tierra nuestra y se nos convirtió en cultura la certeza de que “morir por la patria es vivir”.

Portal TVC