TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Miriam  Socarrás: LA EMPERATRIZ DE LOS PAPELES SECUNDARIOS

Quien no recuerda la abuela-vecina de Doble juego que protegía a la adolescente rebelde (Mónica Alonso) o la mulata jacarandosa que en Plaff o Demasiado miedo a la vida, se le enfrenta a Daisy Granados, en un buen tú por tú, diciéndole que ella no había tirado ningún huevo. Esa actriz es la misma que conduce Fe de vida, que se puede ver ahora en Destino prohibido y que ha estado muy ocupada en los últimos tiempos, la siempre afable Miriam Socarrás: 

-¿Tienes idea de cuándo pensaste por primera vez ser artista?

-Sin tener  antecedentes familiares, siempre quise ser artista, pero bien definido, ser Sonia Calero y Raquel Revuelta. Con Sonia tuve la dicha infinita de ser la co-protagonista de la comedia musical Mi solar, y doblaba mi personaje con una brillante bailarina y muy hermosa mujer, Regla Becerra. Nunca me atreví a decirle a Sonia mi pasión profesional que sentía por ella, me resultaba inaccesible, y ahora con la distancia, se lo he dicho, ja ja ja…

 Y de Raquel yo pertenecía al club de admiradores de ella. Tuve la dicha que una prima mía, mayor que yo, era de ese club y me llevó varios sábados a casa de Raquel, que vivía al lado del Gato Tuerto en el último piso de un edificio muy alto que había. Yo la admiraba tanto que me peinaba de medio lado, y la maestra le dijo a mi madre, que no era peinado para niña. El colmo es que caminaba con la punta de los pies hacia adentro, igual que Raquel, lo cual es un defecto físico, era mi admiración convertida en pasión, todo eso sucedía con menos de 12 años y hasta los 14, que desdichadamente mi prima no podía ir y perdí el vínculo con el club de admiradores de Raquel Revuelta

-¿Por donde empezaste?

-En  el Instituto Cubano del Petróleo, ICP, se creó el movimiento de aficionados con las hermanas Cary y Graciela Chao, en danza y con Elio Mesa en actuación, y ahí tuve la dicha de hacer la obra de Rolando Ferrer  La palangana de oro, y de ahí me sugirieron para sustituir a Argelia una actriz aficionada, que no le permitieron trabajar en la obra Yago tiene filing del joven estudiante Tomás González, alumno de Osvaldo Dragún, argentino creador de la escuela de dramaturgia, y sustituí a Argelia porque era Instructora de arte y no le permitían trabajar. Ahí haciendo la obra, mi primer trabajo profesional,  en la sala Las máscaras, me vio Rodolfo Valencia, profesor de actuación mejicano y le sugirió al  director del recién fundado Teatro Musical de La Habana, mi incorporación a dicho elenco, y ahí empecé a recibir clases de todo tipo, danza, ballet, actuación… con los mejores profesores de la época. Hablo del año 1962, a mis 21 años me convertí en una mujer muy feliz, pues logré el sueño de mi vida, cantar y bailar, en el escenario, pues el cine musical me apasionaba y Leslie Caron y  Cid  Charisse, también eran mis patrones. Mi anhelo,  mi sueño, se convirtió en realidad, y a partir de ese comienzo del año 62, gracias a la Revolución pude dejar, el ICP por el arte, conllevó una reunión familiar, y mi tío le dijo a mi madre, ya todo cambió, nada es inseguro, déjala ser actriz ja ja... 

-¿Qué recuerdas de esa etapa? 

-Recuerdo todo, conocer a Alfonso Arau, a Coqui García y Angel Espasande, como compañeros de trabajo, fue un regalo, me sentía muy emocionada de conocer  personas que admiraba desde niña por la radio la televisión…

¿Por qué y cuanto tiempo en Tropicana? ¿Repetirías esa experiencia? 

-Tropicana llegó de forma casual, la anterior presentadora se casó con un mejicano y se fue a vivir a México y Tomás Morales, me dijo de sustituirla, por unas vacaciones, y yo lo hice, y me prepusieron quedarme y lo acepté enseguida, o sea tenía el teatro musical,  y el primer y segundo show y marido, hijo, gato, cocina, tintorería, y clases de ballet a partir de las nueve de la mañana, y todo lo hice llena de pasión y juventud. Llegaba a Tropicana de jueves a domingo, solo a despedir el primer show, pues tenía trabajo en el Teatro Musical, En esa época, el auto que  me llevaba me cobraba 12 pesos y entre 2 personas me arreglaban para salir a tiempo a despedir el espectáculo, y yo pensaba viendo al maestro Caturla, como se podía él haber acostumbrado al cabaret, si cuando él estaba en el teatro la vida era más normalita, y….me pidieron quedarme fija y, me quedé 14 años de mi vida. Fue la época que más filmaciones cinematográficas hice, y el tiempo era un chicle me alcanzaba para todo, con Patakin me recogían del cabaret y me llevaban para la playa Jibacoa a filmar. Ahora me parece irreal, pero lo hice, ahora no me gustaría ni un poquito trabajar hasta la madrugada, disfruto mucho ver buenos filmes en mi casa, y a las 2 o 3 de la madrugada, hablar con el lucero, que es la representación de mi madre, este tiempo de disfrute nocturno, no lo cambiaría nunca más, me da mucho placer…

-¿Tu primer papel en la televisión?

-Mi primer papel importante en la tv, fue Doble juego, bajo la  dirección de Rudy Mora, él me dio personajes pequeños en anteriores series. Mi primera telenovela fue Destino prohíbido bajo la dirección de Xiomara Blanco.

-¿Y  en  el cine?

-Pues no decía ni una palabra, quizás una expresión de susto pero, junto a René de la Cruz, en el filme Papeles, son papeles, salí en los periódicos junto a René, y eso ya fue muy importante para mí, pero realmente el corto musical de Los zafiros, bajo la dirección de José Limeres, fue mi imagen más recordada, aún la exhiben por la tv y fue justo al inicio de mi carrera…

-¿Cuáles personajes audiovisuales  recuerdas con más cariño? 

-Realmente es difícil. Doble juego, lo sufrí y lo disfruté mucho; el filme, de Julio G. Espinosa,   Reina y Rey, porque hice un personaje, diferente, ni chusma , ni p… y eso hizo a mi madre muy feliz, y a mí también, siempre era vulgar, chusma, p….aquí soy un personaje yo le digo normal, sin matices desagradables…

-Tuviste una experiencia de  presentadora en España ¿me cuentas de esa experiencia? 

 -Fui a España, con el show de Tropicana para la Expo 92, realmente no había sido elegida, por el director del espectáculo y ya al final, todos con pasaportes, el empresario dijo “quiero a la Sra, mayor de la voz, bonita”. Esos son los premios que me ha dado la vida, fue una experiencia hermosa, pues la admiración por Cuba en España, es realmente sanguínea y nos aplaudían con pasión, y tuve la suerte de trabajar para un programa para la tv con la gran Concha Velasco.  Era su programa Queridos padres. Siempre recordaré esa hermosa experiencia en mi amada tierra española.

-¿Por qué Fe de Vida? ¿Qué te aporta?

-Fé de vida, llegó de forma casual, la actriz, que lo estaba haciendo no podía continuar, y la directora insistió y lo acepté. Yo estaba negada, tenía mucho temor, es algo diferente,  y claro que me ha aportado mucho. Trabajar con Olguita es un placer, ella es muy segura en lo que quiere y he logrado sentirme cómoda, haciéndolo y he recibido tantos halagos de profesionales de la salud, que me sorprendió en un principio. Los halagos son para la directora, pero me lo dicen y lo avalan muy bien eso es otro placer, hacer un programa que el público recibe con amor, como una enseñanza  a pesar de no estar en Cubavisión tiene mucha aceptación, y porque soy una dama de la tercera edad, y creo que puedo ser ejemplo para las que son presumidas, como yo y abuelazas como yo, ja ja ja… 

-Se que tienes algún personaje para la tv ¿me adelantas algo?

-Bueno no puedo, o no debo adelantar nada, pero es un personaje, que me ha gustado mucho y creo que muchas mujeres de mi generación se van a ver reflejadas en el mismo. Esta escrito por Amilkar  Salatti y Joel Infante y dirigida por Ernesto Fiallo, y también tengo dos telefilmes, con mínimos personajes, pero muy atractivos, uno bajo la dirección de Yoel Infante y el otro bajo la dirección de Rudy Mora, he tenido un año sorpresivamente muy laborioso, eso al borde de los 80 abriles, es otro enorme regalo.

-Has sido la reina de los papeles secundarios ¿Cómo lo logras? 

-Un admirador mío y actor del grupo de la Ciénaga, Jordi, es el culpable de la palabrita, la emperatriz de los personajes secundarios, ja ja ja…secundario es elegido por el director, yo sencillamente acepto y palante.

-Lo que no te haya preguntado…. 

-Tuve, porque ya lo borré, un pequeño dolor, era que jamás representé al cine cubano en algún festival, aunque actores o actrices que habían hecho mucho menos que yo, sí representaron al cine cubano en el exterior, esa una punzadita de dolor, que realmente ya está eliminada, de entre mis heridas, pertenece al hermoso pasado del cine cubano, ahora es mejor porque el cine independiente, para mí es mejor.

 

Portal TVC