TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Volver a mirar con Miriam Socarrás

El próximo 25 de abril la actriz de televisión y teatro Miriam Socarrás cumplirá 80 años, uno de los rostros más conocidos de Cuba que nos ha regalado momentos inolvidables desde la pequeña pantalla.

A Miriam la recordamos en las telenovelas de gran popularidad Doble JuegoDestino prohibido y Oh, La Habana, donde ha demostrado su talento en cada entrega. Confiesa la actriz que aun cuando está a punto de cumplir ocho décadas de existencia, se siente enamorada de la vida y de su pasado. Vive el día a día como cualquier adolescente y siempre espera algo bueno del futuro.

¿Cómo pasará este onomástico con la situación sanitaria en el país?

Solo con el nieto que vive conmigo, para quien haré una comida bien rica acompañada de un buen vinito, porque como persona precavida no tengo otra opción. Ya vendrán próximos abriles y podré festejar a lo grande como siempre he hecho, acompañada de mis hermanas y amigos, quienes hasta ahora nunca se han perdido uno de mis cumple.

Como nos queremos y somos responsables nos toca celebrar desde el necesario y obligatorio confinamiento. Vivo con mucha disciplina, voy al agro una vez a la semana, no recibo visitas y cuando me traen algo a la casa, como resido en alto, bajo la “jabita” y no permito a nadie entrar en mi domicilio. En esta pandemia me cuidan mis genes, papá Dios y por encima de todo mi alto sentido de responsabilidad.

¿Pudiera ofrecer detalles sobre la nueva novela en la que pronto podremos verla?

Es una novela que va a gustar mucho, saldrá por Cuba Visión. En un inicio se llamó Vida de mi vida, pero el nombre se cambió por Vuelve a mirar. La trama la componen varias familias, la mía en particular es muy atractiva, la conforma un matrimonio muy feliz con una hija, un nieto y ocurren situaciones que, por supuesto, no puedo comentar.

En la telenovela soy parte de un matrimonio longevo, mi nombre es Emma, tengo 75 años y mi esposo, el actor de radio y televisión Manolín Álvarez tiene 80. A pesar de la ancianidad nos amamos y con ello demostramos que el amor es infinito, no importa la edad siempre y cuando sepamos alimentarlo. Por eso te digo que la novela gustará mucho sobre todo a las personas de la tercera edad.

¿Qué otros actores y actrices trabajan?

La novela tiene ocho protagonistas (todos somos maduros), así como varias historias. La de Paula Alí, integrante del equipo, no tiene que ver con la mía ni con la de Nieves Riovalles, quien de igual modo tiene su historia con su nieta, mientras que la historia de Ruben Breña, un hombre solitario y viudo, tampoco se relaciona con las demás. Otros actores son Osvaldo Rojas, Roque Moreno y Manuel Porto.

¿Trabajan jóvenes?

Por supuesto, asumen diferentes roles, son hijos y nietos. Una de las actrices es Danay Cruz y trabaja además Armando Valdés Freyre, el pequeño de la película Conducta que ya no es tan niño, así como Iris Pérez (mi hija Vuelve a mirar), Ulyk Anello, (el esposo de mi hija), en fin, es un grupo maravilloso con el que me sentí muy a gusto. Muchos de esos actores somos amigos de la vieja guardia desde los años sesenta y a otros los he descubierto poco a poco sobre la marcha, pero con todos me siento muy halagada.

¿Cómo recuerda su primer trabajo en televisión?

Fue en Doble juego (2002), telenovela escrita y dirigida por Rudy Mora. Con él he hecho varios trabajos y por eso cuando hablo de Rudy lo llamo mi descubridor, fueron pequeños roles, recuerdo que algunos me llaman la emperatriz de los papeles secundarios, pero a pesar de su corta extensión fueron importantes para mí, los recuerdo con mucho amor porque me labraron el camino para mi primer protagónico en La otra esquina, dirigida por Ernesto Fiallo.

Desde entonces no he hecho otros protagónicos hasta ahora con Vuelve a mirar, con guion de Amílcar Salatti, junto a Joel Infante y dirección de Ernesto Fiallo.

¿Cómo es Miriam Socarrás más allá de la actriz que vemos en pantalla?

Tengo un hijo y tres nietos, de ellos un varón y dos hembras. En cuanto al amor carnal no tengo ahora a nadie, pero los que tuve los recuerdos con gratitud. Me vienen a la mente sobre todo cuando escucho algún bolero bien romanticón, pero de ahí en lo adelante no pasa.

Estuve casada once años y once meses con “El Gallego” Posada, el padre de mi único hijo (Mauricio), aunque vivimos bajo el mismo techo 20 años, que en opinión de Gardel no son nada, pero para mí sí lo fueron, porque viví muy feliz hasta que todo terminó en buena lid.

En la actualidad tengo muchos compromisos conmigo misma y más que eso deseos de ver a mi nieto mañana mismo con una novia, ver a mis nietas mellizas de dos años que viven en el extranjero. Ahora las veo a través de video llamadas, pero como toda abuela quisiera tocarlas, olerlas, sentirlas y disfrutar cada una de sus travesuras.

¿Qué hace para mantenerse activa en estos momentos tan complejos?

Hago ejercicios físicos, leo y veo películas, cuido mis plantas de arecas, patas de elefante y lenguas de vaca. No tengo otras plantas porque en mi casa el sol es muy fuerte y no logro otras especies más delicadas como son los helechos, me encanta su belleza y la frescura que ofrecen en las viviendas.

Pegada a una reja se ha hecho una enredadera de albahaca que me tiene subyugada, por las noches desprende un aroma maravilloso. ¡cómo me trae recuerdos! Me encantan también los gatos, pero por falta de espacio no tengo ninguno. Me gusta bailar y de vez en cuando echo mi pasillito. Escucho música, tengo en una memoria flash los 100 mejores boleros del siglo pasado y soy fanática de Bola de Nieve, tanto que mi nieto cuando me veía entrar, cogía uno de los discos de Bola y lo ponía sin que alguien lo mandara.

De joven escuchaba mucho a Vicentico Valdés, limpiaba la casa al ritmo de sus canciones, tal como lo hacen ahora los muchachos con el reguetón. Del ámbito internacional admiro la música romántica de Brasil y los tangos, si bien nunca aprendí a bailarlos.

Hugo Portal