TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Daisy Quintana: “la fórmula de la felicidad se lleva dentro” 

Daisy Quintana es, sin lugar a dudas, sinónimo de seducción. Justo como la vislumbraba en mi mente, es de esas personas que te hacen quererla al instante, con apenas conocerla. Confieso que con cada palabra suya dejé de amar solo a la versátil actriz, para caer rendido ante el carisma, la espontaneidad y la dulzura que irradia esta mujer mística, de ojos marrones y rasgos arábigos, amante de los gatos y de la vida misma.

Sin darme cuenta, la he amado en secreto a través de sus personajes. Pitingo, Fabiana, María Efluvio, Laura… son algunos de los nombres que vienen a mi mente, de los tantos que ha defendido Daisy a lo largo de su prominente carrera, y en los que se ha desdoblado como nadie, demostrando que nació para la actuación, la salida que, según ella misma, encontró ante el deseo irrefrenable de no parar de jugar, de crear historias y personajes.

La televisión la acogió –para beneplácito nuestro– muy joven cuando egresó del Instituto Superior de Arte (ISA); desde entonces, no ha parado de crear y de soñar:  

“Llego a la televisión por un llamado del inolvidable director Eduardo Moya, un maestro. Me gradué en julio de 1989 del ISA y ese mismo mes me convocó a participar en un taller del que saldría su próximo elenco para la serie De tu sueño a mi sueño. Fue exactamente mi debut en televisión, mi primera experiencia.

“Inmediatamente, después de este trabajo con Moya, llegó algo muy importante en mi carrera: la telenovela Cuando el agua regresa a la tierra, donde tuve el privilegio de trabajar junto a Brose –Borselianda Hernández– en la Ciénaga de Zapata y que me lanzó a la popularidad con Pitingo, un personaje inolvidable y que me marcó para siempre.”

Pitingo, personaje de Daisy Quintana en la telenovela Cuando el agua regresa a la tierra (Foto: Cortesía de la entrevistada)

Tu paso por la televisión ha sido abordado con profundidad en anteriores entrevistas, sin embargo, vienen a mi mente tres series recientes que han tenido una excelente acogida. Me refiero a LCB 2, Rompiendo el Silencio y Promesas, ¿cuéntame sobre tu experiencia en estos dramatizados?

“Justo lo que más disfruto de mi trabajo es poder hacer personajes bien diferentes entre sí, y eso precisamente es lo que me permite viajar de una psicología a otra, con historias que nada se parecen entre ellas, pero unidas por un denominador común: todas con excelente realización, en mano de excelentes directores.”

El canal Cubavisión actualmente retransmite la gustada telenovela Al compás del son, ¿qué significación ha tenido para ti reencontrarte con Fabiana? ¿Crees que el público haya conectado con esta telenovela como la primera vez?

“Aunque el reencuentro con Fabiana es gratificante, lo más impactante es la obra, que esta vez ha crecido con el tiempo. Los valores artísticos de Al compás del son me enternecen, así como su director, quien me ha llevado de la mano por caminos insospechables: ¡sin palabras, Rolando Chiong! La seducción de su obra trasciende, y se cumple la frase: el pasar de los años influye en las obras de arte tanto como las manos del pintor.”

La reciente proyección de Casa Vieja (2010) en el espacio televisivo De Nuestra América ha sido todo un suceso, pues gran parte del público aún no había tenido la posibilidad de verla en cines, mientras que el resto siempre agradece volver a ella. Para ti, ¿qué significación tuvo esta película de Lester Hamlet en tu carrera y en tu vida?

“Como bien dices, fue todo un suceso. En Casa Vieja fue que encontré el hallazgo que no estaba buscando. Con y en Lester nunca puedes separar al artista del ser humano, por tanto, en mi carrera y en mi vida, fue como encender la luz y encontrar al hombre del saco. Es el ser humano artista que más cultiva su don.”

Daisy Quintana interpretó a Laura en la película Casa Vieja, de Lester Hamlet (Foto: Cortesía de la entrevistada) 

¿Crees que la Casa Vieja continúa siendo nueva?

“Absolutamente. Mientras no exista el respeto a la diferencia, mientras no seamos capaces de entender el misterio humano y lo universal de que todos somos diferentes, que nada nunca es igual, que el mundo gira y gira y nada impedirá el movimiento de las cosas, Casa Vieja sigue y seguirá siendo nueva.

“Y nuevo también el ingenioso acto creativo de traer a la luz la obra de Estorino, escrita en la década de los 60, y tener la constante sensación de que fue escrita ayer. Como decía mi inolvidable profesora: las obras de arte andan solas, nadie las puede detener.”

Hablando de Lester Hamlet, es sabido que formas parte del elenco de su próxima telenovela , ¿cuéntame cómo fue la experiencia de volver a trabajar con Lester, esta vez para la televisión? ¿Nos puedes adelantar algo sobre la telenovela y en especial de tu personaje?

“Del personaje Marina prefiero hablar cuando se estrene en diciembre próximo. Creo que será una propuesta muy atractiva, el público necesita algo así. No hay un personaje que no esté increíble, es que realmente el increíble es Lester. Él no te hace reparar en el medio –cine o televisión–, sino que te hace beber de una fuente de energía inagotable, adictiva e indescriptible.”

Daisy Quintana será Marina en la próxima telenovela (Foto: Cortesía de la entrevistada) 

¿Algún otro proyecto en el que te encuentres inmersa y quieras compartirnos?

“Ahora mismo tengo tres proyectos: la telenovela Asuntos Pendientes, de Felo Ruíz con codirección de Tamara Castellanos; la serie Valientes, dirigida por Heiking Hernández; y la película El Camino, con Omar Alí.”

¿Qué te falta por hacer como actriz?

“Mucho. Sin límites, el artista se va entregando a su obra como a lo desconocido, como a la sorpresa de la propia vida, es lo bello… Si menciono algún personaje, se me quedaría otro que aún está sin imaginar, aunque debo reconocer que mi pasión es la naturaleza humana, la observación. Entonces mi trabajo viene a ser el resultado de mi verdadera pasión.”

¿Cuál es tu fórmula de la felicidad?

“La felicidad está tan cerca que la fórmula se lleva dentro, en comunión con la propia naturaleza.”

Portal TVC