CARTELERA DE LOS CANALES NACIONALES

 

 

Memorias de un abuelo que guardo como mías

 

“Yo recuerdo cómo éramos de niños, salvajes y risueños, traviesos y asumidos…”, así comienza el tema de presentación de la teleserie Memorias de un abuelo que, en voz de Amaury Pérez, ha vuelto a sonar en nuestros hogares, cada lunes y viernes a las 6:00 pm, por el canal Cubavisión.

La producción, estrenada en 1999, estuvo a cargo de la Televisión Cubana y Trimagen, con la dirección general de Rafael Acosta y codirección de Miguel Sosa.

Basada en el libro biográfico Descamisado, del General de Brigada Enrique Acevedo González, narra la historia de los hermanos Roly (Ebblis Valdivia) y Darío (Caleb Casas), quienes siendo adolescentes se unieron al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, todas las situaciones que pasaron, combates, además de ser testigos de la crueldad y las barbaries cometidas por el Ejército de la dictadura de Fulgencio Batista.

Los hechos son narrados en voz en off de José Antonio Rodríguez, como si se trataran de un recuento escrito en el diario de campaña del primero de estos muchachos.

Memorias de un abuelo narra los hechos como los percibió su protagonista Roly (Ebblis Valdivia) en aquel entonces, los cuales se conservan en su memoria. (Foto: tomada de la TVC)

Sobre Descamisado –el libro–, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, expresó en su prólogo:

“Este testimonio de Enrique Acevedo González, visto desde el prisma de un soldado, es lo mejor que he leído sobre nuestra lucha guerrillera. Su relato da la impresión que reproduce un minucioso diario de campaña, donde cada día se anotan con precisión los acontecimientos de la jornada, fueran estos trascendentales o anecdóticos y al correr de la pluma se plasmara también su estado de ánimo, las interrogantes sobre lo acaecido, las dudas sobre lo que sucedería en lo adelante.

“Este estilo, muy propio, singular, nos entrega en toda su frescura las peripecias de un adolescente de 14 años, que, junto a su hermano Rogelio, un poco mayor que él y también imberbe, decide unirse a la épica lucha que tiene por escenario la Sierra Maestra, cuya trascendencia liberadora no puede abarcar en toda su dimensión histórica. Mas su rebeldía juvenil que lo subleva contra la oprobiosa tiranía imperante, sus sentimientos de justicia lo conducen a intuir que allí se libra una causa noble.

“Al contar estas vivencias y confesar las intimidades más recónditas de sus reacciones y sus cavilaciones, Enrique, sin proponérselo, refleja lo que los combatientes del Ejército Rebelde experimentaron, en mayor o menor medida, en circunstancias similares o parecidas. Sin embargo, la lección más valiosa y perdurable que surge de esta narración es que muestra cómo se forjó el Ejército Rebelde, los combatientes, los oficiales, los jefes.”

Las palabras del líder guerrillero de la Revolución Cubana y Comandante del Ejército Rebelde se ajustan muy bien a la serie, donde Roly describe los hechos como él los percibió en aquel entonces y se conservan en su memoria. Un testimonio sobre los episodios vividos durante el año y medio que combatió en el Ejército Rebelde, las vivencias de un joven que estuvo desde los 14 hasta los 16 años en la guerrilla.

En Memorias de un abuelo, como el libro Descamisado, se muestra cómo se forjó el Ejército Rebelde, los combatientes, los oficiales, los jefes… (Foto: tomada de la TVC)

Con 90 capítulos, de alrededor de 27 minutos de duración cada uno, en un inicio la trama está enmarcada en el centro de la Isla, en el poblado de Consagración, con sus historias de piratas, almas en pena, fantasmas, pero, más adelante, mientras los jóvenes van madurando, todo comienza a cambiar… Los hermanos deciden unirse al Ejército Rebelde y la vida de guerrilla ocupa el peso principal de la narración.

En el primer capítulo, Roly está mirando por un telescopio; un plano muestra lo que está observando, como efecto de video novedoso para su época. Presenta a su entorno, su pueblo, se describe a sí mismo como un «loco irreverente» y a su hermano como «el ecuánime aplicado».

La serie cuenta con un elenco de lujo, donde sobresalen nombres como Mario Rodríguez, Enrique Almirante, Enrique Molina, René de la Cruz, Isabel Santos, Rogelio Blaín, Jorge Alí, Luis Alberto Ramírez, Rolando Núñez, Luis Rielo, Luis Lloró, Rodolfo Jiménez, Tito Junco, Manolo Melián, Manuel Romero, Carlos Paulein, Elvira Cruz, Obelia Blanco, Mario Limonta, Yazmín Gómez, José A. Espinoza, Mauricio Casín, Yamil Jalet, Argelio Sosa, Armando Tomey, Rolando Peña, Frank Reyes, Pedro Fernández, Daysi Quintana, María Teresa Pina, Sheila Roche, Cristina Palomino y Carlos Massola.

Memorias de un abuelo cuenta en su elenco con excelentes actores que ya no están físicamente, como Enrique Almirante y Rolando Núñez, entre otros. (Foto: tomada de la TVC)

Memorias de un abuelo es, sin lugar a dudas, una serie que debería convertirse en material de estudio obligatorio en las escuelas, al narrar de forma clara y sincera una de las páginas más gloriosas de nuestra Historia.

“Todavía soy un descamisado, cumplido y convocado por un Sol siempre olivo”, puede escucharse más adelante en la canción, que hace despertar nuevamente las emociones vividas por varias generaciones de cubanos que disfrutamos, hace más de 20 años, de aquella épica aventura de los hermanos Roly y Darío.

No es la primera vez que se retransmite y espero que no sea la última. Con cada capítulo continúo reviviendo las memorias de un abuelo que también guardo como mías, aunque no las viví. Las guardo como mías, porque somos nosotros, los «locos irreverentes» o «ecuánimes aplicados» de hoy, quienes tenemos el sagrado deber de dar continuidad a esa historia que forjaron valerosos hombres y mujeres, guiados por aquel «Sol siempre olivo» llamado Fidel.

Portal TVC