TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Eso que anda afecta lo que llega a la pantalla

 

La inflación no es un asunto solo de Cuba, la Covid-19 ha hecho que el planeta esté sumergido en una crisis económica galopante, a la que no se le ve el fin todavía.

El precio de los productos en Cuba, ¡para que hablar! Lo que hoy vale 3 pesos, mañana puede valer 9, pero repito que esa no es solo una situación de Cuba.

Si los alimentos y los productos agropecuarios han subido de precio de forma inimaginable, las personas que dependen de los servicios de las paladares, los carros alquilados y otro montón de servicios han visto que con el presupuesto de hace 2 años hoy no pueden lograr ni la tercera parte.

Los productores de la televisión cubana y los directores saben bien de que estoy hablando. Utilizando un refrán campesino "la caña se ha puesto a tres trozos" porque la escena más sencilla de hoy cuesta 10 veces, más o menos, lo que costaban hace 2 años.

Realmente ninguna persona con dos dedos de frente quisiera verse en la piel de hombres y mujeres que se dedican a planificar un presupuesto destinado para un audiovisual.

Por otro lado, del mismo dinero con que se compra la leche hay que sacar las partidas destinadas a la televisión. A la hora de escoger, nadie dude que primero se compra la leche antes de desembolsar la plata para una producción audiovisual.

La crisis económica entonces llega a nuestros televisores. Dudo mucho que, por ejemplo, Cubavisión pueda producir este año la cantidad de programas que logró en el 2021, a pesar de la pandemia, porque muchos espacios se firmaron en medio de los picos altos del dichoso bicharraco (SARS-CoV-2) que todavía nos tiene en jaque.

De ahí que vuelva sobre un tema que ya he tocado en otras oportunidades en la columna. Han existido un montón de decretos, de disposiciones que han llegado y modificado la manera de los pagos y los cobros en las diferentes instituciones.

Aunque sé que no es la solución en cuanto al presupuesto que se necesitaría para realizar todos los audiovisuales que los creadores estén dispuestos a entregar, pienso que si la televisión pudiera cobrar por publicidad (no existe otro nombre) los servicios que presta gratuitamente, algo podría entrar en ese presupuesto.

La televisión cubana (lo digo una vez más) es una televisión de servicio público y, por tanto, existen promociones que no se tendrían que cobrar, pero me pregunto si en la propia televisión se realizan reportajes, noticias de producciones que están haciendo las famosas Mipymes, ¿por qué no cobrarle a esa pequeña empresa un costo por un anuncio o trabajo propagandístico?

Pero voy más allá, si la televisión tiene que pagar todos los locales que usa para sus encuentros y también tiene que pagar por filmar en diversas locaciones, ¿por qué hay que hacerle promoción gratuita a un hotel que te cobra sus servicios o un área para filmar? ¿por qué la TV le tiene que pagar?

No creo que esté proponiendo nada que se aparte de los derroteros actuales que sigue la economía cubana.

La televisión es un producto caro y creo que utilizar la publicidad de manera inteligente contribuiría a que se pudieran firmar mayor cantidad de audiovisuales.

Por supuesto, estoy pensando en productos de calidad y no en programas para llenar espacios. Confieso que las circunstancias actuales, cuando hoy algún servicio o una comida puede costar la mitad del precio que tendrá mañana, producir y dirigir televisión y hacerlo bien es una heroicidad.

Portal TVC