TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

Denys Ramos: un “loco” al que tú admiras

Aparentaba ser un joven normal en los primeros capítulos de la telenovela, aunque celoso y manipulador, pero poco a poco el personaje que Denys Ramos interpreta en la telenovela , dirigida por Lester Hamlet, fue acentuando sus defectos. De tener una personalidad complicada pasó a la locura. ¿Cuán difícil habrá sido para él representar a alguien así descontrolado psicológicamente? En esta entrevista exclusiva concedida a BOHEMIA nos lo cuenta.

–¿Cómo llegaste a la telenovela?

–Lester Hamlet me llamó, me dijo que le gustaría mucho trabajar conmigo, y me propuso hacer de Rangel. Creo que el más privilegiado entre los dos fui yo, por esa oportunidad. La suerte de estar bajo su tutela y comandancia ha sido buenísima para mí, un gran aprendizaje y algo sumamente interesante, estoy realmente feliz de haber formado parte del elenco de . Después de todo lo que ha pasado con el personaje el premio ha sido muchísimo mayor.

–¿Te importó no tener un papel principal?

–Decía Bertha Martínez que uno es el protagonista de su propia vida y no es secundario en la de nadie, así mismo se ve en los personajes. Nunca he realizado un protagónico como tal, y no por eso he sido menos reconocido.

–¿Cuán arduo fue desdoblarte en Rangel? ¿Cuánto tuviste que estudiar para ello?

–Tengo un vecino, Ramón Prado, quien es profesor de psiquiatría en el hospital Calixto García; me prestó un libro muy interesante que muestra las características de la esquizofrenia, de forma ejemplar y sencilla. Luego hicimos trabajo de mesa con otros textos que mencionaban bastantes detalles y empezamos a estudiar juntos la enfermedad. También me llevó a círculos cerrados donde había pacientes medicados, no los vi en los estados en que se percibe a Rangel, pero observé un poco su forma de actuar y mirar.

“Las escenas que ocurren cuando secuestro a Anabel, se hicieron después de ocho meses sin filmar, en ellas tuve que volver a revivir e incorporar ese personaje, resultó para mí un proceso pesado, duro, porque hubiera querido hacerlo de una vez y borrarlo completamente, sin embargo, no fue así, casi tuve que interpretarlo durante dos años.

“En pantalla salen algunos intercambios muy complicados con la actriz Alicia Hechavarría, donde Rangel llega a la agresión y a la intimidación sin que él perciba que está provocando miedo o terror en ella, porque por supuesto, no está bien psicológicamente; son imágenes que en un momento determinado pueden incluso causar gracia y risa, por ser estados en los que no estamos acostumbrados a ver a nadie, pero terroríficos para la actriz en muchos sentidos.

“Todo esas acciones que hice con ella fueron agresivas, dejan una sensación como de reproche a uno mismo, aunque le pidas perdón cada vez que termine cada encuentro y ella sepa que estás trabajando. Solo puedes hacer eso cuando quieres mucho a la otra persona, y Alicia estaba felicísima con el resultado, a pesar de todo lo que la hice sufrir.

–¿Cómo fue la relación y el aprendizaje con el resto de los actores y actrices?

–Edith Massola, Isabel Santos y Fernando Hechavarría, Herón Vega, Daisy Granados y May Reguera, todos son personas maravillosas de las que se aprende mucho constantemente por su profesionalidad y entrega, al ver cómo llegan a la escena y lo tienen todo listo: sus emociones, intenciones, miradas. Me gusta mucho trabajar con profesionales así. Es muy agradable sentir al lado tuyo gente que te respalde.

–¿Te ha complacido cantar en la telenovela?

–Disfruto mucho realizar cosas diferentes, me encanta cantar, aunque no creo que sea un gran intérprete ni nada por el estilo, pero intento hacerlo lo mejor posible. Sí, creo que la música al final de cada capítulo aporta muchísimo a los conflictos y a la dramaturgia dentro de este melodrama, es un personaje más dentro de la puesta.

–¿Cómo ha sido la retroalimentación con los televidentes?

–El público en la calle y en las redes sociales ha reaccionado positivamente, por lo que estoy muy conmovido. Ha sido para mí un premio maravilloso y lo voy a guardar siempre. No pensé de verdad que Rangel fuera a impactar de esa manera. Verdaderamente el personaje no me gustaba en los primeros capítulos, no me sentía identificado con él; es la primera vez que no sé cómo encarnar a alguien, pero ahí está y lo hice con todo el amor del mundo, parece que eso obtuvo sus frutos.

–¿Cuánto te aportó Lester Hamlet?

–Fue maravilloso, porque él es un director de cine con gran creatividad, impulso, y a quien envuelve mucha magia. Los primeros días, como no nos conocíamos profesionalmente ni como amigos (sí lo somos ahora), estaba yo a la expectativa de qué podía hacer; después que me dirigió en las primeras escenas, cerré los ojos y me entregué a la creación, a toda esta vida que juntos le dimos a Rangel.

–¿Por qué en la vida real los actores de esta telenovela se consideran una familia artística?

–La “cabeza” de una dirección es la que convoca a que los actores sean así, logró que nos amáramos en la filmación y fuera de ella, hizo una especie de competencia entre los personajes, para ver quién hacía la locura mayor y las cosas

–¿Nos comentarías tus proyectos actuales y futuros?

–Hice una actuación especial en la novela de Alberto Luberta Ni tan lejos ni tan cerca, además estoy en la segunda temporada de Calendario, que empezamos a filmar ahora. Tengo otros proyectos de los que aún no puedo adelantar nada.

TOMADO DE BOHEMIA

Portal TVC