TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

No imite, que el que imita fracasa

 

Carlos González, el actor que tan familiar se volvió por sus apariciones en 18 aventuras y muchos otros espacios televisivos, acaba de celebrar 80 años el pasado 20 de junio. El intérprete sitúa sus inicios escénicos en fiestas familiares santiagueras imitando a Luis Carbonell, y grande sería su estupor al ser pillado in fraganti por el Acuarelista de la Poesía Antillana, quien le aconsejó: “No imite, que el que imita fracasa y si quiere ser actor, luche por eso”.

Siguiendo esas recomendaciones, con el bachillerato concluido, Carlos se presentó a la convocatoria del Conjunto Dramático de Oriente, integrando la selección de los ocho jóvenes escogidos entre 300 aspirantes. De esa etapa, el entonces principiante recuerda los estrechos lazos afectivos creados con artistas como Félix Pérez y Raúl Pomares, y la formación recibida de los directores Adolfo Gutkin y Miguel Lucero: clases en las mañanas, ensayos por las tardes y funciones.

Tiene la oportunidad de conocer el cine por medio del filme “La primera carga al machete” y se introduce en la praxis radial de la emisora CMKC. Gracias a la fundación de Tele Rebelde en Santiago de Cuba, en julio de 1968, se inicia en la televisión participando en Aventuras, que se trasmitían a las 8:30 p.m., para no coincidir con el horario de las realizadas en la capital.

Entre los seriados en los que participó en esa región del país menciona: “El Capitán Alba”, “Fronteras de Fuego”, “Sangre Mambisa” y otros programas en vivo cuya señal llegaba hasta Guáimaro. En 1972 se arriesga a continuar su carrera actoral en La Habana.

Sin la suerte de coincidir en el primer momento con directores como Miguel Sanabria o Silvano Suárez, junto a los que había trabajado en Oriente, realiza 14 apariciones en la pequeña pantalla como extra, hasta ser tomado en cuenta como actor de radio y televisión, simultaneando su labor televisiva con la programación de Radio Rebelde.

Dirigido por Erich Kaupp y otros prestigiosos nombres, participa en sucesivas aventuras producidas por la televisión nacional, entre ellas: la popular “El Capitán Tormenta” en 1974, “Los Insurgentes”, “Los Incapturables”, “Los tres Mosqueteros” y muchas más. A estas, suma otros géneros: “Detrás de la Fachada”, donde vuelve al humor, policiacos como Sector 40, la segunda parte de “En Silencio ha tenido que ser”, la comedia “Quieren casar a Maltina” con dirección de Humberto García Espinosa, el Teatro “Aire Frío”, dirigido por Roberto Garriga y diversas producciones.

En 2002 retorna al género de acción con “El Conde de Montecristo”, y repite en “El Tesoro del Mallorquín”, junto al líder de tantos empeños compartidos, Germán Navarro.

Carlos recuerda cuanto aprendió de Ricardo Dantes, Carlos Paulín, Agustín Campos y Martha Jiménez Oropesa en la radio, liberándose del acento regional y tomando conocimientos de las avezadas figuras que generosamente compartían sus experiencias con los que, como él, querían ser mejores.

Gracias a las exigencias del espacio televisivo Aventuras, ganó habilidades en esgrima y equitación. Mientras realizaba “Los Incapturables”, en una acción a caballo, cayó en mala posición y sufrió una fractura del peroné, continuando las filmaciones con una pierna enyesada sin faltar un solo día a sus deberes.

Además de integrar brigadas artísticas, el intérprete tuvo la oportunidad de intervenir en doblajes y es memorable su puesta de voz al personaje del Tío en el filme de animación “Vampiros en la Habana”, en la primera y segunda parte, así como otras colaboraciones con el Premio Nacional del Humor Juan Padrón, al que recuerda por su excelencia y carácter jovial.

En 1998, con 56 años de edad y dirigido por Rudy Mora, interpretó a un anciano octogenario en el teleplay “El Viejo”, labor reconocida con Mención Ex Aequo entregada por el Concurso Caracol de la UNEAC, mereciendo otros galardones por su desempeño radial. Como acto de justicia a su constante y meritoria trayectoria actoral durante 55 años, la Agencia ACTUAR, hoy Caricatos, entregó a Carlos González el Premio ACTUAR por la Obra de la Vida.

Tras ser convocado por Rudy Mora, para intervenir en la serie de próximo estreno: “Primer Grado”, podremos disfrutar de su presencia en la pantalla nuevamente, junto a Verónica Lynn y Miriam Socarrás.

Al indagar sobre la conceptualización de su trabajo, el veterano profesional expresó al Portal de la Televisión: “Aprendí el método Stanislavsky en el Conjunto Dramático de Oriente. La actuación y las emociones tienen que salir de adentro. Debes identificarte con el personaje, vestirte con su piel, investigarlo y aportarle para que él, a su vez, te aporte a ti, contando siempre con la guía del director”.

Carlos González tiene a su pequeña familia en Santiago de Cuba y continúa residiendo en la capital, acompañado por los numerosos personajes que interpretó. Pasea por la Isla que lo vio ganar canas, evocando lo que siempre ha preferido: Actuar.  

Portal TVC